28/12/2015

Una tierra que no estaba baldía

05-20.jpg

Ayer a la tarde en Villa Alem, barrio popular de San Miguel de Tucumán, tuvieron su cierre de año las actividades del colectivo cultural “El Baldío”. El arte como una herramienta de desarrollo de niños, niñas y adolescentes. Corresponsal popular en Tucumán


04-22.jpg

Hace tres años inició su marcha el colectivo que ayer festejó uno más de existencia. Militantes de distintas edades y experiencias se encontraron con una inquietud en común: trabajar desde la cultura para realizar su aporte al cambio social. Con la idea de llevar adelante talleres artísticos se instalaron en un terreno baldío al que acondicionaron con este fin. La horizontalidad, las prácticas pre figurativas y la organización popular son algunos de los pilares que estructuran desde lo ideológico a este grupo. La pintura, los títeres y la murga se cuentan entre las actividades que tienen lugar allí acompañadas de un merendero. Existe además un proyecto de radio comunitaria y un nuevo taller de huerta, estos últimos dirigidos a adolescentes y adultos. La jornada de cierre tuvo lugar en el asentamiento que algunos vecinos llaman “Ciudad Oculta”. Un predio que fuera de los extintos ferrocarriles nacionales y que hace unos dieciocho años fue ocupado por sus actuales habitantes.

01-23.jpg

La generosidad de Lorena, una de sus vecinas, hizo posible que desde este año las actividades se desarrollen en su casa. “La Gaby, mi hija, tiene un añito y medio y llora porque quiere ir con Estebitan y no puede ir. Y yo me puse a pensar, el chiquito de allá llora porque el hermanito más grande va y él no puede ir y al de allá le pasa lo mismo y un día le dije a Gonzalo: ¿Che porque no nos quedamos acá?”, nos cuenta. En la jornada hubo distintos juegos que concluyeron con una votación en la que los niños eligieron el nombre del merendero ganando por aclamación el de “Merendero de la libertad”.

03-24.jpg

De la misma forma en que en un baldío no hay nada además de yuyos, estos militantes hallaron un vacío. En nuestra provincia son poquísimas las bibliotecas populares y centros culturales en los barrios. Y Villa Alem no era la excepción. Desde sus inicios el espacio ha venido a cumplir con la doble función de ser un lugar de socialización y de expresión para niños y adolescentes. Quizá todo este esfuerzo este sintetizado en una frase escrita en una de las paredes del espacio “Con mil nudos en la garganta, una tarde cualquiera, empezamos a pensar el vasto territorio del deber”.

02-27.jpg

Encontrá más información en el sitio web: Colectivo El Baldío

seguí a El Baldío en facebook



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba