27/12/2015

Homenaje a los caídos en el copamiento de Monte Chingolo

sin_titulo-7.jpgEl miércoles 23 de diciembre, en el cementerio de Avellaneda, se homenajeó a los combatientes revolucionarios caídos en Monte Chingolo. En 1975, el PRT-ERP decidió el copamiento del Batallón de Monte Chingolo con el objetivo de frenar el terrorismo de estado y demorar la consumación del golpe de estado. Por ANRed.


Cuarenta años después, integrantes de la Comisión de Familiares de los caídos, torturados y asesinados en Monte Chingolo reseñan el origen del espacio y a sus primeros impulsores, Laura Bonaparte, Eloy Monzón, la mamá de Norma Finocchiaro, entre otros. Recuerdan la lucha por construir en el lugar, un espacio para la memoria. En un principio, luego del 23 de diciembre de 1975, los padres y familiares comenzaron a convocarse en el cementerio para saber sobre sus hijos, luego el resto de los familiares y compañeros lo siguió haciendo en función de sacar las letrinas que habían puesto las autoridades en el lugar.

A partir de la dictadura militar y durante la etapa democrática, el cementerio destinó, donde se encuentran sepultados los 55 compañeros, un basural en el que se acumulaban los deshechos del cementerio, las letrinas. Durante la intendencia de Herminio Iglesias, los padres y familiares que iban a visitar la sepultura de los militantes tenían que ocultarse de la vista del padre Nany que, afirmaban, oficiaba de buchón. En 1984 se produce la primera exhumación, que en realidad fue un levantamiento de los restos humanos con pala mecánica que terminó destruyendo los cuerpos. Recién en el 2006 se acercó gente de Antropólogos para exhumar los cuerpos desde un criterio científico. Para el 2003 se pudo colocar la primera placa recordatoria, previo pedido de autorización al poder judicial.

Eduardo Oroño, miembro de la Comisión de Familiares destaca que para los familiares y compañeros, venir todos los 23 y rescatar vida del lugar es algo muy importante sobre todo, señala, cuando el avance de la clase dominante se vuelve notorio y cuando se trata de profundizar la lucha por la justicia, la verdad y la memoria.

Para Alicia Delfino, también miembro de la Comisión, la obra que hoy emerge donde están sepultados los restos de los combatientes fue un trabajo colectivo, donde los escultores que trabajaron durante dos años contribuyeron a otorgar valor cultural y artístico al cementerio. También, los arquitectos que diseñaron el panteón aportaron sus horas de trabajo, las empresas que donaron estudios previos de los suelos y el estado que se encargó de costear los gastos de la construcción de la obra arquitectónica. Alicia aclara que lentamente están construyendo la reparación histórica y que se trata de incorporar a las generaciones nuevas, porque si no es imposible construir futuro. Agregó que les interesa destacar el origen del espacio, en principio con la presencia de los papás que venían a saber qué pasó con sus hijos después del 23 de diciembre del 75 y luego continuó la convocatoria a veces con menos gente, a veces con más. Actualmente muchos papás han fallecido, otros militantes y familiares no pueden participar activamente, porque sufren de algún problema de salud. A raíz de esas ausencias el día miércoles fue homenajeado Eloy Monzón, padre de Ismael, fallecido recientemente.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba