23/12/2015

Exporta dólar

exportadolar.jpg

La quita de retenciones fue anunciada con bombos y platillos por la nueva gestión de Mauricio Macri, pero en realidad es una medida que poco contribuye a mejorar la calidad de vida del pueblo. Los derechos a la exportación (llamadas popularmente como retenciones) son cobradas a grandes empresas transnacionales que controlan el comercio exterior y que, en consecuencia, son los principales beneficiarios de aquella política económica. Por Guillermo Alamino para ANRed


Las grandes empresas que controlan las exportaciones de granos y cereales pertenecen a corporaciones como Cargill, Bunge, Aceitera Deheza o ADM que serán beneficiadas directamente con las nuevas exenciones impositivas declaradas por Macri. Las exportaciones de maíz, cereales, trigo, y productos regionales no pagarán retenciones, mientras que la soja percibirá una disminución de un 5% de ese impuesto. Si bien es necesario establecer beneficios a las economías regionales, los mismos deben llegar principalmente a los pequeños productores. Pero para lograr esto, el Estado tiene que intervenir en los precios de los productos agrícolas que hoy se encuentran manejados por grandes monopolios, tal como sucede en el caso de la vitivinicultura. No sirve de nada quitar las retenciones si un pequeño productor de uva sigue cobrando 0.85 centavos por kilo. La no percepción de retenciones sólo favorece directamente a un eslabón de la cadena productiva, siendo una decisión que no integra a otros actores de la misma. Por eso, es urgente la necesidad de fundar mecanismos que ejerzan una regulación en la economía nacional, tal como lo hacían las Juntas Nacionales, que fueron derogadas por Domingo Cavallo mediante el decreto Nº 2284/91 de desregulación económica que continúa vigente. De lo contrario, el mercado seguirá dominado por una minoría corporativa.

En este sentido, el control de la economía interna como externa, por parte del Estado, es primordial para captar la renta nacional. La creación del Instituto Argentino para la Promoción y el Intercambio (I.A.P.I) demostró ser una herramienta eficaz para controlar la economía y captar la renta agropecuaria durante el peronismo. Si el comercio exterior sigue en manos de empresas multinacionales, los productores seguirán en una situación difícil y continuaremos condenados al monocultivo. Precisamente el IAPI tenía la función de comprar la producción a los agricultores para luego exportarla, fomentaba el desarrollo de las actividades productivas y, además, giraba los fondos hacia la industria. De este modo ejercía un papel monopólico en el comercio externo e interno de la nación, y no dejaba al azar del mercado la planificación de lo que debía o no cultivarse en un determinado momento histórico.

La desesperación por conseguir dólares y las características propias del equipo económico liberal de la gestión de la Alianza Cambiemos, traen aparejadas estrategias políticas que sólo asisten a grandes sectores empresariales Tener en cuenta a todo el eslabón productivo (desde el pequeño productor hasta las exportadoras) es fundamental a la hora de establecer una economía que favorezca a los más desprotegidos. El kirchnerismo tampoco fue capaz de derogar la desregulación económica declarada durante el menemismo, y la crítica a las corporaciones quedó en el relato. “La economía nunca ha sido libre: o la controla el Estado en beneficio del Pueblo o lo hacen los grandes consorcios en perjuicio de éste”, son palabras de Perón.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba