21/12/2015

Resistentes como las rocas, glamorosos y glamorosas como el gibré

cascotiada01.jpg

El jueves, con una loca presentación después de dos años de arduo trabajo y sacrificio, se inauguró el portal web y revista “La Cascotiada”. ¿Qué es La Cascotiada? La primera publicación de actualidad LGTBIQP de la historia de Tucumán. Las notas abordan un amplio abanico que va desde la reflexión política y el arte drag hasta reseñas de películas y humor. Por Corresponsal popular en Tucumán


cascotiada03jpg.jpg

Además la plataforma tiene todavía en construcción el primer archivo sobre la historia gay de nuestra provincia. Tanta vanguardia junta merecía una inauguración a la altura de las circunstancias y ahí estuvo Amanda Ponce de Ponce que aportó su brillo como presentadora y un panel integrado por las y los impulsores de la publicación y militantes del colectivo “En Lucha”: Fabricio Jiménez Osorio, Patricio Dezalot, Renata Figueroa y Psicógena Lapsus. Quienes contaron con la compañía de Gisela Andreani y Diego Albarracín, como corresponsal exclusivo en Santiago del Estero. La prehistoria de esta gesta se inicia con los “Boletines Insumisos”, primera experiencia de publicación. Otro hecho importante en este camino fue el Encuentro LGTBI celebrado en el marco de las tomas estudiantiles de 2013. La revista se presenta como un órgano de difusión pero también como una trinchera de resistencia y reivindicación en nuestra provincia.

cascotiada04.jpg

Las piedras duran para siempre

La publicación toma su nombre de una anécdota. Un día caminando por Buenos Aires Leopoldo Brizuela y Leda Valladares se encontraron con Juan José Hernández y la coplera le pregunto cuándo volverían a Tucumán, a lo que el escritor contesto: ¿A Tucumán, querida? ¿A qué? ¿A que nos cascotien? Una de las formas que los gays, las lesbianas y las travestis han encontrado de contrarrestar la violencia que se vierte sobre ellos y ellas, ha sido tomar las palabras que se usan para estigmatizarlos y resignificarlas, nos cuenta Fabricio. Así apelativos como “maricón”, “loca” y hasta “monstruo” (mostra dicen las travestis) han sido apropiados con orgullo como señas identitarias. La pedrada con la que la intolerancia busca acallar la diversidad se vuelve así en su contra cuando ya no puede herir.

cascotiada02.jpg

Por esto quizá el primer número se llame “La Primera Piedra”. Lejos de la vergüenza y la sumisión, el movimiento LGTBIQP tucumano empuña esta revista como un elemento contundente presto a dar batalla a los represores de ayer y de hoy. Los pequeños cascotitos que se repartieron como souvenirs (envueltos en papel celofán, obvio) fueron el moño con el que concluyó el ágape. Una antigua tradición judía, nos cuenta Amanda Ponce de Ponce, consiste en dejar piedras en las tumbas de los seres queridos ya que, a diferencia de las flores, estas duran para siempre. Igual que la lucha por un mundo más justo.

Buscalos en la web La Cascotiada



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba