09/12/2015

“Las aventuras empresariales las tienen que pagar los empresarios y no los trabajadores”

te.jpg

El SIPREBA es un sindicato con todas las letras y es noticia. “Lo que era legítimo es legal”, afirma Tomás Eliashev, periodista y delegado de la revista Veintitrés. En diálogo con ANRed, explica la importancia de conseguir la personería gremial simple y el escenario político ““ sindical actual de los trabajadores de Prensa. “Estamos más preparados para enfrentar los embates patronales”, asegura y sentencia: “Si las autoridades ministeriales y las cámaras patronales no negocian con el SIPREBA van a firmar un papel mojado”. Por ANRed


Habían pasado pocos minutos de las cuatro de la tarde cuando en una sala vacía de la redacción de la Revista Veintitrés, en el barrio de La Boca y a una cuadra de la Bombonera, Tomás Eliashev trajo dos vasos de agua. Por un rato, el dirigente del Colectivo de Trabajadores de Prensa (CTP) y el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) no iba a escribir: tenía que ser escuchado. El grabador no le pertenecía a él. Le tocaba dar respuestas donde suele hacer preguntas.

ANRed: ¿Cómo llega el SIPREBA a conseguir la personería simple?

Tomás Eliashev: El SIPREBA tiene su fecha de nacimiento un año atrás cuando más de dos mil compañeros en diciembre del 2014 votamos masivamente en un plebiscito que se hizo en todas las redacciones porteñas para constituir un nuevo sindicato. Pero se viene gestando hace rato. Un conjunto de laburantes de prensa venimos viendo la necesidad de tener una herramienta gremial que nos represente. Primero, intentamos recuperar la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) y destituir a la burocracia que está ahí, apoltronada. Sin embargo, nos dimos cuenta que era muy difícil porque manejaban un padrón trucho, con más de la mitad de las afiliaciones que el sindicato no puede defender ni explicar, que no tienen nada que ver con ninguna forma de comunicación ni alternativa ni hegemónica. Es gente que no tiene relación con el gremio al que está afiliada. Entonces, necesitábamos una herramienta para poder enfrentarnos con empresas muy poderosas y lo venimos haciendo. Durante muchos años hubo compañeros que, con mucha soledad, mantuvieron la llama de la organización. Podemos decir que, a partir del conflicto de Crítica del 2010, comenzó a gestarse un movimiento fuerte donde recuperamos nuestra identidad como trabajadores y fuimos dándonos un fuerte trabajo de base en muchas redacciones. Recuperamos la organización gremial en donde no la había, como por ejemplo en Clarín, que había perdido su comisión interna en el 2000 por los despidos y las persecuciones de la empresa. Y a partir de desarrollar ese trabajo de base, tuvimos una vocación unitaria que, primero, desembocó en un plenario de delegados y en la lucha por las “Paritarias Prensa” en 2013. Conseguimos una paritaria para los diarios, las revistas, las agencias y los sitios de internet. Después fuimos a la lucha contra el fraude, contra la burocracia sindical con la conformación de la Lista Multicolor. Después constituimos un plenario auto convocado, cuando ya la UTPBA (Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires) se negaba a convocar los plenarios de delegados, con las tres ramas: radio, televisión y prensa escrita. Ese es el proceso que desemboca en el SIPREBA, que es la expresión de las asambleas, los delegados y la discusión colectiva. Acá no hay sindicalistas profesionales que se dediquen a algo distinto que no sea laburar y representar a los compañeros. Es un sindicato conformado por activistas que estamos en las redacciones, que cumplimos horarios de trabajo, que estamos a la par de nuestros compañeros y compañeras, que proponemos al conjunto de las redacciones y del gremio participar en este sindicato y, así, lo estamos gestando. Así lo soñamos y lo estamos llevando a la práctica.

A: ¿En qué cambia haber obtenido la personería gremial simple?

T.E.: Lo que cambia es que lo que era legítimo ahora es legal. A la hora de elegir una comisión interna y gozar de los beneficios de la ley no lo podíamos hacer y ahora sí. Ese es un salto en calidad importantísimo. Es cierto que, en gran medida, lo que pase en nuestros puestos de trabajo y fueros gremiales tiene que ver con la relación de fuerzas, pero también hay una legalidad. Y en este país, donde hay un unicato sindical (que es algo puesto en cuestión), la importancia de tener una inscripción simple nos permite elegir comisiones internas. Es un reconocimiento por parte del Ministerio de Trabajo de que nuestra construcción es legal. Es muy importante esto, es un escalón más en una lucha que es larga.

A: Según la legislación argentina, la personería gremial simple, por más que da la legalidad, no permite defender a los trabajadores frente al Estado ni intervenir en negociaciones colectivas. ¿Cómo creés que el SIPREBA puede desempeñarse en estos puntos?

T.E.: Nosotros nos estamos preparando para dialogar sobre este nuevo escenario con todos los delegados de todas las ramas. Las empresas hacen todo lo posible para no convidarnos a la mesa porque saben que de esa manera van a tener que poner más plata para los trabajadores. El Ministerio ha mirado para otro costado el año pasado y el anterior cuando pedíamos estar en la paritaria. Ahora no somos sólo los delegados sino que es un sindicato hecho y derecho. Vamos a poner toda nuestra fuerza para estar en las discusiones salariales. Nosotros somos los que discutimos con los compañeros, los que conocemos sus necesidades. El año que viene vamos a hacer todas las movilizaciones y medidas de fuerza que estén a nuestro alcance para hacernos escuchar. Si las autoridades ministeriales y las cámaras patronales no negocian con el SIPREBA van a firmar un papel mojado.

A: ¿El objetivo del SIPREBA es lograr esa personería gremial que hoy tiene la UTPBA?

T.E.: La UTPBA es un caso inédito de burocracia sindical, porque éstas en general tienen algún grado de representatividad. Puede ser patoteril o con delegados que representan más a la empresa que a los trabajadores, pero la UTPBA no tiene siquiera un sólo delegado que le responda o acompañe a la conducción. Basan sus votos en un conjunto de jubilados y un padrón de colaboradores totalmente trucho porque no están los trabajadores reales, los factureros, los compañeros que se la pasan sufriendo, sino que están los amigos de la conducción o personas que no sabemos quiénes son. No representa a nadie la UTPBA. A nosotros no nos queda otro camino que hacer lo que hicieron los compañeros del subte de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP), que es compulsar y desplazar a la burocracia sindical que no es representativa. No nos queda otro camino que ir hacia eso mientras siga prevaleciendo el unicato sindical.

A: ¿Cómo se está estructurando el nuevo sindicato?

T.E.: Primero estamos afiliando compañeros y compañeras. Tenemos un método artesanal para el cobro de las cuotas, que, con la inscripción simple, podremos bancarizar. Hasta ahora las finanzas vinieron de los aportes de los compañeros y de fiestas que hemos hecho. El año que viene tenemos prioridad conseguir una sede para poder reunirnos. El tema de la obra social es una discusión que tenemos que tener con las bases y los delegados. La UTPBA ha dejado la obra social, OSTPBA (Obra Social de los Trabajadores de Prensa de Buenos Aires), que nuestros mayores afirman que era muy buena. Han dejado un tendal, con deuda y una situación preocupante. Buscaremos lo mejor para atender las necesidades de la salud de los compañeros.

A: ¿Crees que el SIPREBA va a tener que accionar el año que viene en un panorama de despidos, ya sea por ajuste económico o por cuestiones ideológicas ligadas a la libertad de expresión?

T.E.: Esperemos que no, pero podemos decir que estamos más preparados que antes para enfrentar los embates patronales. Esperemos que nadie aproveche el cambio de gobierno para sacar ventaja, para precarizar más el trabajo. Todo indica que las patronales quieren avanzar en ese sentido, pero también están leyendo que nosotros estamos más listos para resistir. Que el saldo de estos últimos 10 años es un crecimiento de la organización y la conciencia. Aquellos que dicen que van a desaparecer todos los medios oficialistas creo que se equivocan: no es tan sencillo. Quienes desean eso creo que no están pensando en el conjunto de la clase trabajadora. Las aventuras empresariales las tienen que pagar los empresarios y no los trabajadores. Vamos defender todos y cada uno de los medios de trabajo. Conocemos el tema del rol de la pauta oficial en el sostenimiento de los medios, el hecho indiscutible de que con la devaluación el precio del papel aumenta y que se ha perdido la cultura del papel impreso y crecen los medios digitales. Pero creemos que todas esas son coyunturas y que eso no determina que tenga que haber despidos. Nuestros patrones utilizan a los medios de comunicación como plataforma de lobby para negocios extra periodísticos y nunca han abierto sus números y sus cuentas para que nosotros sepamos cuánto se enriquecen utilizando nuestros medios. Estamos atentos para que, al primer intento de atacar los puestos de trabajo y nuestra organización, demos la respuesta contundente que amerite ese ataque.

A: ¿Tienen diálogo habitual con expresiones políticas de tipo partidario?

T.E.: Hay varias compañeras y compañeros que participamos en organizaciones sociales y políticas. En mi caso en el Frente Popular Darío Santillán, hay compañeros independientes, o con simpatía por el kirchnerismo. Otro grupo de compañeros enrolados en el Partido Obrero, Patria Grande o Izquierda Revolucionaria. Pero más allá de eso tenemos en claro que participamos en tanto trabajadores procurando defender los intereses de nuestros compañeros, que somos elegidos como delegados y como integrantes de la Comisión Directiva Provisoria del SIPREBA por nuestra representatividad real, que tiene que ver por supuesto con nuestras ideas pero sobre todo con nuestra práctica y nuestro apego a las bases. Creo que tenemos el apoyo de vastos sectores democráticos, progresistas, de izquierda que ven con simpatía que los trabajadores de prensa nos organicemos porque entienden que es un reaseguro de la libertad de expresión. Creo que hay muchos sectores de la militancia gremial, social y política que ven con simpatía y beneplácito lo que está sucediendo en las redacciones.

El SIPREBA y la comunicación alternativa

“La comunicación tiene un rol muy importante en esta sociedad en la que vivimos, define muchas cosas. Entonces, no puede estar en manos de empresarios que pasan por encima cualquier código ético y principio para defender sus intereses económicos. Nosotros entendemos que el desarrollo de los medios comunitarios, alternativos y populares y de todos aquellos que cuestionen la lógica de la comunicación como mercancía, es estratégico”

La paradoja de la censura

“Demostramos con nuestra lucha que muchas veces los medios censuran a los más explotados, a los que luchan, y a veces nos ha tocado a nosotros mismos. Censuras hay todo el tiempo, es algo permanente y cotidiano. Lo que no es permanente y cotidiano es la generación de las condiciones para un rechazo y una respuesta colectiva a esa manipulación de la noticia. Eso ha sucedido en los últimos años al calor de la organización gremial, las comisiones internas, las asambleas”

Los trabajadores, la comunicación, el periodismo y la lucha de clases

“La discusión es, en primer lugar, reivindicativa, salarial, contra la precarización, los vaciamientos y los despidos, pero termina siendo también sobre los contenidos periodísticos que generamos y el rol de la comunicación. No son discusiones separadas. Todos los trabajadores de cualquier rama podemos dar esta discusión. Los trabajadores del Subte pueden discutir sobre el transporte público. Los de la construcción sobre un plan de viviendas puesto que la mayoría de los trabajadores no tiene acceso a una o vive hacinado o con alquileres impagables. Los docentes pueden discernir acerca de los planes de estudio y las dinámicas del aula. Buenos, los trabajadores de prensa queremos discutir sobre el rol de la comunicación y los medios. Y, en ese sentido, contar con el SIPREBA es clave. Hay un desdibujamiento del rol de la comunicación y de la importancia que tiene hacer una nota o poner la cara o la voz en la televisión o la radio. Hay ahí una autonomía que nosotros defendemos del trabajador de prensa y el periodista. Periodista no es alguien escindido de la sociedad, no somos una casta aparte. Somos parte de la lucha de clases y ahora podemos decir que hay un conjunto de compañeros que participamos activamente en las filas de la clase trabajadora”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba