24/10/2015

Causa ATILRA: sobreseimiento definitivo a dirigentes locales

01-22.jpgAyer por la mañana se cerró el trámite que sentó como definitivo el sobreseimiento de Víctor Vega y Edgardo Barbero, referentes de la Seccional Rosario de ATILRA. La propia fiscalía consideró que no había elementos para elevar a juicio a los procesados por homicidio y lesiones en riña y tenencia y portación de armas de guerra, por los hechos de diciembre de 2008. Por Indymedia Rosario.


A poco de cumplirse siete años del desembarco de la conducción nacional de ATILRA que desembocó en una batalla feroz y el asesinato de Héctor Cornejo ““quien había venido a Rosario con la patota-, la justicia provincial sobreseyó a los procesados. La medida alcanza tanto a Víctor Vega, Secretario General de la seccional local del gremio lechero en 2008; Edgardo Barbero, quien al momento del hecho era Secretario Administrativo; Ángel Tardini, trabajador lácteo; Raúl Cazón, quien estuvo seis meses detenido y había ido al acto frente a la sede gremial con una de las organizaciones solidarias; y Carlos Ghioldi, militante mercantil que estaba en la concentración. Eduardo Delmonte, de la Corriente Clasista y Combativa había sido despegado de la causa con anterioridad por parte de la Cámara.

El 3 de diciembre de 2008 un centenar de trabajadores lecheros y organizaciones solidarias habían definido organizar un acto de repudio a raíz de un ataque sufrido por trabajadores de SanCor Rosario dentro de la empresa. El 27 de noviembre, trescientas personas identificadas con el Consejo Directivo Nacional de ATILRA, encabezado por Héctor Ponce, ingresaron sin trabas al Centro de Distribución y golpearon a la comisión interna, alineada con la conducción rosarina.

Mientras se desarrollaba dicho acto, en la puerta del sindicato ubicado en Iriondo y San Luis, una patota de 900 personas vestidas con las camisetas amarillas de ATILRA Nacional arremetieron contra los presentes, que se defendieron entre piñas y piedrazos. La batalla duró cerca de 40 minutos, tiempo durante el cual la policía le garantizó zona liberada a la patota de Ponce. Al finalizar, había varios heridos y un muerto: Héctor Cornejo, tesorero de ATILRA Córdoba. Su cuerpo fue hallado en Rioja llegando a Cafferata, en una zona donde las calles generan codos, que rodean al Club Plaza Jewell. Siendo la confrontación de ambos sectores en San Luis e Iriondo, la hipótesis que la bala mortal proviniera de los militantes rosarinos, sonaba físicamente improbable: las balas no pueden dar la vuelta dos esquinas.

La defensa de la causa penal en nombre de Vega y Barbero, fue llevada adelante por los abogados Federico Garat y Antonio Ramos. El homicidio de Cornejo queda sin juicio, por falta de pruebas y en medio de un proceso judicial cargado de vicios, inicialmente llevado adelante por la cuestionada jueza María Luisa Pérez Vara. Nunca se citó a declarar a los dirigentes de ATILRA Nacional, ni a los barrabravas identificados como parte de la patota que llegó a Rosario el 3 de diciembre de 2008. En tanto, la causa por las agresiones del 27 de noviembre en SanCor cayó en archivo años atrás. La Seccional Rosario del sindicato fue intervenida, disuelta y casi todos sus activistas despedidos o desplazados mediante “˜retiros voluntarios”™.

Luego de 2008, intervenida y disuelta la Seccional Rosario de ATILRA, alrededor de 150 obreros lácteos quedaron sin trabajo y sucesivos conflictos sindicales expusieron la continuidad de la persecución de la conducción nacional del gremio en coordinación con las patronales y la anuencia de diversos sectores del Estado. Los suscitados en el Centro de Distribución de SanCor Rosario y COTAR fueron emblemáticos, dado que durante ellos se desplazó a buena parte del activismo local y casi todos sus referentes sindicales, a quienes conseguir trabajo fijo les fue sumamente dificultoso, según denunciaron reiteradas veces, por la existencia de “˜listas negras”™.

Sobre el proceso que se abrió posteriormente y sus implicancias, Indymedia Rosario conversó con Vega y Barbero.

((i)) ¿Cómo están viviendo este momento después de 7 años?

Vega ““ Después de tanto tiempo se hizo justicia con nosotros, pero no con la causa. No aparecieron aun los responsables de la muerte de un trabajador. Yo esperaba que se dé el sobreseimiento, porque llevábamos el peso de tener una acusación injusta.
Barbero ““ Con tranquilidad personal, pero con bronca porque si bien un juicio hubiera sido afrontar una situación difícil, también hubiera permitido esclarecer determinadas situaciones y también llegar a los responsables.

((i)) Para recordar, desde un principio se denunció que era un proceso cargados de vicios. Desde el accionar de la policía el mismo 3 de diciembre de 2008 a toda la historia que se abrió después.

B – En primer lugar, la parte de la investigación la llevó a cabo una de las juezas más cuestionadas de Rosario (por María Luisa Pérez Vara), que se fue incluso con procesos en su contra por irregularidades en un montón de causas. En nuestro caso, por ejemplo, el video que realizó Indymedia sobre los hechos, nunca lo tomaron como prueba, ni lo incorporaron al expediente. Hubo pedidos de prueba que directamente no nos aceptaron o perdieron los papeles de las presentaciones, entre otras irregularidades. No nos dieron posibilidad de demostrar determinadas cosas y ahora el fiscal que tenía que hacer formalmente la acusación, porque el procesamiento fue dictado con un grado de probabilidad, dice que no hay elementos para afrontar un juicio. Entonces da por tierra con seis años y medio de investigaciones que no llegaron a ningún término. Y la muerte del compañero queda sin esclarecer.

((i))Por fuera de lo judicial, estos años se dieron otras situaciones ¿qué significó en un sentido más global y político la causa de ATILRA?

B ““ Fue una causa construida para desarmar y desarticular a una seccional combativa de un gremio. Como no podían sacar a las autoridades mediante elecciones, se montó un operativo de violencia para deslegitimar a los compañeros que estaban en ejercicio de la representación de Rosario. Cuando se da paso a la violencia, se cierran los pasos de la discusión política y termina ganando el más fuerte. En este caso un aparato nacional del gremio con un importante manejo de dinero generó esta situación. Si nos enfrentaban en elecciones limpias, perdían, como pasó en otras partes del país.
Recordemos que primero vinieron el 27 de noviembre de 2008 y golpearon a toda la comisión interna de SanCor Rosario e impune e increíblemente, en un acontecimiento que no registra antecedentes, más allá de la dictadura, de un operativo de represión de gremios sobre sus trabajadores, desembarcaron con 900 personas el 3 de diciembre y venían directamente a cagarnos a palos.

((i))Después de lo del 27 de noviembre, se giraron avisos a las autoridades sobre un posible ataque, ¿cómo se llega entonces una semana después al acto de repudio de lo sucedido el 27, con el desembarco de casi mil personas uniformadas dispuestas a confrontar?

V ““ Inmediatamente después de la agresión a los compañeros del cuerpo de delegados dentro de SanCor Rosario, corrieron versiones de que podían volver y presentamos notas ante el Ministerio de Justicia (en manos de Héctor Superti), el Ministerio de Seguridad de la Provincia (entonces en manos de Daniel Cuenca) y la Secretaría de Seguridad (a cargo entonces de Carlos Iparraguirre), advirtiendo que se podía dar esta situación y pidiendo que no se les permitiera el ingreso a la ciudad. Fueron posteriormente interpelados por la Cámara de Diputados de la Provincia y responsabilizaron a la conducción local de ATILRA. Fue un claro mensaje del gobierno provincial hacia la conducción del gremio nacional, acusándonos a nosotros.
Se ve claramente en el video de Indymedia: la policía no sólo permite el ingreso a la ciudad, sino que los guía hasta el lugar en que estábamos haciendo el acto nosotros. Los traen hasta San Luis e Iriondo, liberando el paso a 900 personas que no venían con fines pacíficos.

((i))Después se da la intervención, la disolución de la seccional y la causa. ¿Qué pasó con los trabajadores de la Seccional Rosario de ATILRA?

B ““ Tenemos más de 150 compañeros en la calle. Si bien el grueso son retiros voluntarios muchos compañeros fueron forzados a retirarse. Hubo una razzia impresionante. Del total, alrededor de 50 eran militantes gremiales que habían asumido la línea que se había desarrollado en la seccional local, que era respetar la definición de los compañeros en asamblea y hacerse respetar con la patronal. No era una línea política revolucionaria que pusiera en jaque nada, sino simplemente la autonomía de los trabajadores frente a las definiciones de las empresas. La mayoría de los compañeros pagaron el costo, como los de SanCor que tras ser despedidos sin causa, después de 4 años de juicio una jueza laboral falló a favor diciendo que habían sido despedidos ilegal e ilegítimamente, con causas fraguadas por SanCor. Así perdimos delegados y compañeros que fueron perseguidos y acorralados. Después de intervenir la seccional, limpiaron a un montón de compañeros. El proceso de ellos fue intervenir la seccional, después dividirla. Mandaron a lo que era de Rosario a depender de El Trébol, a 250 kilómetros. Y los alrededores de Rosario, que entonces era parte de nuestra Seccional, armaron otra delegación. Cuando fuimos a elecciones, contando los votos de lo que era la Seccional Rosario, ganamos 60% a 40%. Pero al dividir los votos, perdimos con el padrón de El Trébol. Lo que era Rosario, que hoy depende de El Trébol, se ganó 85% a 15%. A pesar de la expulsión, de que varios compañeros habían quedado afuera y varios compañeros eran tercera generación en prácticas gremiales, hubo un amplísimo respaldo. Donde el gremio perdía no convocó más a elecciones, donde lo hacían les ganábamos, despedían a los compañeros nuestros para asegurarse tener un representante de ellos.

((i))No obstante los golpes, siguen juntándose en clave fraternal. Tal vez lo orgánico no está más, pero sí lo humano ¿Cómo se dio eso?

B– Nos seguimos reuniendo porque del grupo de compañeros que integró esta seccional, el 90% lo hacía por una convicción y solidaridad de trabajador. No lo hacían por conveniencia o arribismo acomodaticio de un cargo en el gremio, de ser así se hubiera dispersado y roto automáticamente. Van 7 años y los compañeros se cagaron de hambre cuando fueron despedidos, pero ninguno traicionó, ni se cruzó de vereda, ni fue a mendigar un cargo. Los que se abrieron de entrada, que estuvieron con el gremio a nivel nacional, hoy están todos defenestrados. Nuestros compañeros se siguen viendo, con gestos de afecto y solidaridad porque se pueden mirar a la cara, porque pese a lo sufrido por ellos y sus familias, nadie traicionó.

((i))El proceso judicial se podría haber acortado muchísimo de haber aceptado una probation asumiendo la responsabilidad sobre lo ocurrido ¿Por qué no lo hicieron?

B ““ Por convicción de nuestra inocencia y porque no bastaba una probation. El tribunal en dos oportunidades nos dio la posibilidad para no afrontar el juicio. Lo rechazamos de plano porque queríamos no sólo demostrar nuestra inocencia, sino realmente lo que había pasado, que tanto en los medios como en la justicia nunca se investigó. ¿Cómo es posible que una entidad gremial movilice casi mil trabajadores, un día laboral, con plantas ““como en Córdoba- prácticamente paradas por la cantidad de gente que sacaron y sin ningún justificativo formal? Ellos mintieron diciendo que venían a una asamblea que absolutamente nadie había convocado. Nosotros habíamos convocado un acto de repudio por la patoteada de una semana antes. Vinieron a impedir esa denuncia que para ellos hubiera sido una mancha. Lamentablemente la muerte de este compañero le significó un salvavidas a la conducción nacional. Si no hubiera muerto en esa trágica jornada, el gremio no hubiera levantado nunca la mala reputación que le hubiera quedado por la patoteada.

((i))¿De todos modos, ustedes esperaban semejante desembarco en Rosario? ¿Previeron la magnitud de lo que después pasó?

B ““ No, en absoluto nos imaginamos que iba a suceder algo así. Sí tal vez la presencia de un grupo menor, que volara una piña, pero no más que eso, nunca el ataque que sucedió. A quienes dirigíamos a nivel local no se nos cruzó que iban a hacer algo así desde la conducción nacional.

((i))¿Qué creen que pasó con Cornejo?

B ““ Sinceramente no puedo aseverarlo. En un primer momento, la mayoría de los compañeros decían que había sucedido a dos cuadras, con los patovicas que ellos habían contratado. Había algunos barras de Central que, es más, en el video y el expediente están identificados, pero la policía nunca los investigó y el tribunal tampoco los citó a declarar. Hubo un procedimiento de identificación de todos los que se encontraban con remeras negras en el paredón del Club Plaza Jewell, que en un acta policial dicen que estaban así vestidos y al costado tenían una bolsa llena de remeras que decían “Atilra Seccional Gálvez”. Hay 4 o 5 personas identificadas de ese grupo y solicitamos que se los cite a declarar qué hacían ahí si no eran trabajadores lácteos y nunca nadie los citó. No puedo decir qué pasó, más allá de los elementos que conocemos, como que las manchas de sangre estaban a partir de los 100 y 200 metros del gremio, en un lugar donde las calles hacen tres curvas, cosas que constan en expediente. Lamentablemente nada de eso se pudo profundizar porque hubo una condena política y no se terminó investigando. De hacerlo se hubieran descubierto algunas cosas.

((i))Lo de Atilra, ¿fue la demostración práctica de, superada la incorporación de barrabravas como fuerza de choque sindical, pasar la fuerza sindical a ser fuerza de choque directa de las patronales?

B ““ En parte sí. No es lineal ni mecánico. Porque no accionan como brazos directos de la patronal. Por un lado el poder los vuelve paranoicos, no confían en nadie y pretenden alinear con el verticalismo clásico de la actividad tradicional gremial. Porque ellos dos o tres meses después de habernos atacado y desalojado de nuestra seccional, el gremio a nivel nacional firma con las patronales un ingreso extraordinario que hoy representa en 10% del sueldo básico de cada trabajador. Sería más de dos mil pesos por trabajador por mes y el gremio dice que tiene arriba de veintemil afiliados.

((i))En el caso de ustedes, no fueron despedidos ¿Cómo fueron estos siete años en relación con las empresas para las que trabajan?

B ““ En mi caso, la empresa (COTAR) desde el procesamiento, en no menos de 5 oportunidades me ofreció el retiro voluntario, siempre les dije que no y comenzaron un proceso de aislamiento. Por mi tarea administrativa me recluyeron en un rincón con un escritorio sin absolutamente ningún elemento de trabajo. Si bien con los compañeros más veteranos teníamos un diálogo, a los más nuevos se les prohibía acercarse y hablar. Fueron 5 años muy largos. Uno aguantó también porque muchos compañeros fueron solidarios. Recuerdo a dos que terminaron agarrando el retiro voluntario porque los perseguían, que me armaron una computadora con rezagos que había en administración, me inventaron un trabajo y una vez que salí de vacaciones me llamaron para avisarme que a la vuelta ya no iba a estar más. Pero al volver tenía otra computadora armada y la patronal tenía un veneno tremendo. También me prohibían circular, estaba neutralizado totalmente para realizar cualquier tipo de tarea gremial. Esa situación cambió cuando salió el sobreseimiento, vino el gerente a decirme si me iba o no, le dije que no, y me dijo que entonces me daban trabajo porque no les convenía tenerme sentado sin hacer nada pagando 20 mil pesos al mes.
V – Yo soy del interior y estoy en producción (Verónica). En un primer momento el gremio ordenó que no me hablen a los compañeros. De parte de la empresa no he sido muy perseguido, sí del gremio. En algunas cosas puntuales estaba la complicidad del gremio con algún encargado para mandarme a hacer trabajos individuales para aislarme. Eso se va revirtiendo de a poco, por la división gremial interna y la presencia de trabajadores nuevos a quienes les hicieron la imagen de que uno es conflictivo y tratan de comprender por qué se dieron las cosas.

((i))Pese al desguace orgánico, siempre para la militancia general serán “˜los muchachos de ATILRA”™. ¿Qué creen que representan en la historia contemporánea del movimiento obrero la construcción de la que fueron protagonistas?

B ““ La identificación es de los otros y también nuestra, por una identidad muy fuerte creada en torno a la solidaridad. Empezamos construyendo solidaridad en la década del ´90, cuando íbamos acompañar los cortes de ruta y piquetes de la CGT San Lorenzo de Edgardo Quiroga; cuando con la tráffic llevamos a un grupo de docentes a la Carpa Blanca que se había instalado en Plaza de Mayo en contra de Menem, cuando acompañábamos a los organismos de derechos humanos a los primeros escraches a represores; cuando éramos el único gremio industrial privado que se sumaba a las marchas de Plaza de Mayo; siempre ATE fue un referente a nivel Rosario y luego se sumó AMSAFE, pero como gremio industrial el nuestro era el único que se sumaba. También acompañamos a las mujeres en lucha contra los remates de los campos, o las movilizaciones con bancarios para impedir la privatización del Banco de Santa Fe. Entonces, hubo mucha historia, solidaridad, y nunca fue por transas de cargos o repartijas o constitución de sellos hipócritas de representación, sino por acompañar a quienes peleaban por una causa justa. Eso forjó una identidad muy fuerte que hoy a pesar de estar en el llano, hace que compañeros que están en las conducciones de estos gremios, nos siguen reconociendo prácticamente como iguales.

Notas vinculadas

* Telefe Noticias – Agresion a ATILRA Rosario – 27 de noviembre 2008

* Video informe: ATILRA Rosario defendió su sindicato contra una patota sindical

* ATILRA: la burocracia y la violencia

* Elecciones bajo la sombra del fraude

* ATILRA Rosario: a un año del brutal ataque

* SanCor y el juego de la mesa achicada

* Caso ATILRA: procesaron a dirigentes sindicales y sociales

* COTAR sigue despidiendo trabajadores

* La justicia falló a favor de los despedidos de SanCor

Foto portada: Barbero, Vega y Ramos



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba