20/10/2015

Agentes penitenciarias infiltradas en talleres del ENM

dsc_0197.jpg

Mientras se desarrollaban los talleres de “Mujeres, cárceles y Servicio Penitenciario” en el marco del 30° Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) una guardiacarcel del Servicio Penitenciario, participó de forma explícita en uno de ellos. En otro taller sobre la misma temática, hubo denuncias de agentes penitenciarias “infiltradas”, en las discusiones que suscitan en dichos encuentros. La presencia de funcionarias de la fuerza de seguridad, generó disrupciones e inconvenientes en el desarrollo de los mismos. Por ANRed. Imágen: ANRed


Durante el desarrollo del segundo día del taller “Mujeres, cárceles y Servicio Penitenciario” mientras comenzaban a realizarse la ronda de opiniones y aportes en relación a los ejes temáticos previstos para ese taller, la coordinadora de la lista de oradoras le da la palabra a una señorita quien se presentó como personal guardiacarcel del Servicio Penitenciario Bonaerense. Inmediatamente, las disidencias y el intercambio de opiniones respecto a su presencia en ese espacio, ocupo el foco de atención de todas las participantes.

Integrantes de la Coordinadora Antirepresiva por los Derechos Humanos de Córdoba, plantearon su postura: “no vamos a compartir un espacio de discusión, estando presente una funcionaria que representa al aparato represivo del estado”. Otras integrantes priorizaron su condición de mujer, y la importancia de escucharla puesto que podría aportar información para enriquecer el taller. El punto final a la discusión sucedió cuando Felisa, mamá de Silvana Vanesa Castaño, víctima de torturas y asesinato en un penal de córdoba, tomó la palabra. Con un relato desgarrador, expuso frente a todas las presentes las torturas a las que fue sometida su hija en la cárcel. Comentó como el Servicio Penitenciario provincial oculto pruebas, y explico a la justicia que Silvana se había suicidado en una celda de castigo. A partir de ese momento un grupo de mujeres deciden abandonar el taller y formar otro donde no estuviese presente, la agente penitenciaria.

Las disidencias continuaron, quienes optaron por retirarse consideraban inadmisible la presencia de funcionarias del Servicio, y con ayuda de las organizadoras del ENM quienes rápidamente brindaron un nuevo espacio para que se pudiera continuar con el taller. Simultáneamente se desarrollaron tres talleres sobre la misma temática.

El taller “disidente” continuó con aportes de mujeres que trabajan dentro del ámbito carcelario: como docentes, talleristas, como así también familiares de víctimas de la represión carcelaria. La larga lista de oradoras se desarrolló ordenadamente, posibilitando que todas pudieran ser escuchadas y aportar datos, sobre puntos críticos de la situación femenina dentro de las cárceles. Llegando al final, se comunica que el taller estaba “infiltrado” por personal del Servicio Penitenciario. Esta situación generó nuevas discusiones y reflexiones entre las participantes, quienes concluían en la necesidad de tomar medidas de seguridad, frente a estos hechos.

Fue así como propusieron que talleres donde se discutan temas sensibles vinculados a abusos a los DDHH, no se permita el uso de registros fotográficos ni grabaciones de audio, aporte que pretenden que sea tenido en cuenta para el próximo encuentro 2016 con sede en Rosario.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba