23/06/2015

A 47 años de la tragedia en la puerta 12

puerta_12_2.jpg

Un 23 de junio pero de 1968, el país sufría una de las peores tragedias no naturales de su historia. Luego de disputarse el clásico River-Boca en el monumental de Nuñez y cuando la parcialidad visitante se estaba desconcentrando sin problemas, los que intentaban salir, se encontraron con una de las puertas cerrada, la número 12. La presión de los hinchas que querían salir del estadio, produjo 71 muertos, la mayoría menores de edad. Por ANRed


“En un principio era una avalancha normal, pero después se acrecentó. Iba por el aire, sin tocar el piso. Algo empezó a salir mal. La avalancha se detuvo. Cada vez estaba más apretado. Había gritos de pánico, de mucho miedo. La gente que estaba abajo quería subir. Estábamos uno arriba de otro bajo una terrible presión que no dejaba puerta_12_1.jpgrespirar. Me caí y después me desmayé. ¿Cuál fue el motivo de la tragedia? Nunca lo conocí. Yo me salvé de milagro. Quizá gracias a la gente que me ayudó porque era el más joven de todos y porque la avalancha se detuvo cuando yo estaba en un recodo de la escalera. Apenas tenía 4 años. Nunca más fui a ver a Boca”. relataba, Miguel Durrieu, sobreviviente de la tragedia.

En cuanto a las responsabilidades, en la parte penal, se cerró la causa al no encontrar culpables. Se sospechó de la Policía Federal (dictadura del general Juan Carlos Onganía, 1966-1970), también fueron investigados dirigentes de River Plate, pero nadie pagó penalmente por las muertes.

En la cuestión civil, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y los clubes afrontaron la defensa de manera conjunta. Repartieron alrededor de 100 mil dólares entre los damnificados. Solo dos personas, Nélida Oneto de Gianolli y Diógenes Zúgaro, iniciaron juicio contra River; el falló condenó al club a raíz de su responsabilidad civil y le ordenó pagar alrededor de 50 dólares a cada uno.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba