19/06/2015

Vecinos continúan denunciando la contaminación en Palpalá.

jujuy_palpala_002.jpg

La ciudad de Palpalá con los años se ha convertido en una de las ciudades más contaminadas del país, como ya lo contaba un informe de un medio nacional en 2006. Luego de la privatización de los Altos Hornos Zapla, actualmente Aceros Zapla, la ciudad se fue poblando a lo largo de la Ruta Provincial N° 1 como en la ciudad, de diferentes empresas como Papel NOA, Electroquímica El Carmen S. A., Sulfhaar S.R.L., entre otras que además de emplear precariamente a sus trabajadores contaminan al medio ambiente, tanto en tierra, aire y agua. Así dos de los barrios más afectados son 23 de Agosto, Florida y Sarmiento, donde están ubicado el Parque Industrial Alto La Torre con 16 empresas de plomo, celulosa y fundición de baterias, como también la estación transformadora de energía conocida como “La Usina”. Por Colectivo Radio Pueblo


La tarde del miércoles 17 de junio, vecinos se hicieron presentes en el Consejo Deliberante de Palpalá, puesto que al estar en alerta por la situación en el barrio se presentó un proyecto de ordenanza que regula las distancias mínimas respecto de las transformadores de energía, similar a la presentada en el conflicto con EJESa hace 2 años. Proyecto que podía ser archivado por la indiferencia de los concejales respecto a la contaminación ambiental, si bien esto pudo impedirse, la amenaza sigue presente porque al potenciar La Usina, que ya contamina, se duplicaría la exposición de los vecinos a los campos electromagnéticos puesto que está ubicada a menos de 60 metros de los vecinos.

En diálogo con Radio Pueblo, Johnatan Arenas, comenta que la intención de potenciar La Usina es para proveer de energía a las empresas Papel Noa y Aceros Zapla, puesto que la obra de extensión se inicio años atrás con la colocación de postes y cableado subterráneo, que por la denuncia de los vecinos se pudo frenar. Por otra parte comentó que en el barrio hay casos de cáncer, malformación en los bebés recién nacidos, además de los casos de vecinos con plomo en la sangre por otras empresas contaminantes. Situación que hizo que en 2006 se aprobara una ordenanza que declaraba la emergencia ambiental en la ciudad, ordenanza que sólo quedo en papeles porque nunca se hicieron, ni hay intenciones de hacerlo, estudios de impacto ambiental confiables, controles de las fábricas que contaminan, controles sanitarios en los barrios, ni nada que prevenga y detenga la contaminación que se genera por día. “La excusa es siempre la misma, que no hay reglamentación nacional respecto a los campos electromagnéticos”, cuenta frustrado pero afirma que los vecinos conocen y sufren la contaminación, y que más allá de la denuncia y los intentos por reglamentar las distancias mínimas respecto a los transformadores de energía, la situación pareciera que persistirá impunemente.

jujuy_palpala_004.jpg

Johnatan pudo acceder al estudio de impacto ambiental de la obra que intentan realizar y tras una investigación personal, pudo conocer que esta usina tiene el doble de potencia en energía que la estación en Barrio Malvinas en San Salvador de Jujuy, que los vecinos denunciaron y fueron reprimidos al impedir que se potencie la misma. Entonces, La Usina produce mayor energía y contaminación, y es la misma que busca ser potenciada; es decir que para ahorrar presupuesto en otra estación alejada de la ciudad, buscan incrementar su capacidad y así la contaminación que genera.

El rol de los funcionarios es siempre el mismo, puesto que lo ponen el términos que estos proyectos darán más puestos de trabajo y contribuirán al progreso de la provincia, poniendo así a los vecinos como obstáculos del bien común, por eso Johnatan cuenta que “nos enfrentan entre vecinos y trabajadores, cuando nosotros queremos que dejen de contaminar.”

La situación energética en la provincia es noticia desde hace años por el atropello a los vecinos, ya paso en Malvinas, en Los Naranjos, donde pudo frenarse, y hoy nuevamente los vecinos de Punta Diamante, El Chingo, Cerro Las Rosas, resisten en un acampe para frenar la obra de la estación (como se comentó en otro informe). Y hoy se denuncia también nuevamente la contaminación Palpalá desde Alto La Torre.

Todas estas fueron y son situaciones en las que los vecinos alertaron y resistieron desde diferentes medidas como los acampes, cortes de calle, radios abiertas, presentación de proyectos, pero siempre con la misma respuesta de indiferencia y criminalización, ante funcionarios y empresarios que aprueban proyectos de un día para otro, sin consulta pública, sin planos aprobados, sin estudios de impacto ambiental, sin controles sanitarios, sin otro elemento que la impunidad y el atropello a la salud de los vecinos, quienes sufren diariamente la contaminación en sus cuerpos, con familiares que sufren enfermedades y mueren en la indiferencia, porque tampoco es casual que estos proyectos se den en los barrios más pobres. Así la situación de abandono se potencia, porque mientras la burocracia opere en este tipo de intentos, que abren la discusión ante el oportunismo electoral de algunos sectores, la situación de los vecinos contaminados persiste.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba