18/06/2015

La mató la lesbofobia

Dicen que una chica de 16 años se suicidó en Neuquén. No es la única, ni la primera, ni la última. Era lesbiana y su elección de vivir su identidad libremente la llevó a padecer los ataques lesbofóbicos de su entorno. Entonces se convirtió ella misma en la bala del arma llamada heteropatriarcado. Por El Zumbido

hetero-720x400.jpg


Conmoción, titulan los medios corporativos. Preocupación, agregan. Nosotrxs nos preguntamos una y otra vez desde que supimos del hecho si en verdad se mató o si la mataron, aunque fuera ella quien en la práctica se quitara la vida.

Recordamos a Pepa Gaitán, cuyo nombre no deja de resonar, porque ese crimen sí fue explícito: un tipo con una escopeta escupió su intolerancia y la fusiló.

Camila tenía 16 años. No sabemos hace cuanto había empezado a conocerse y a romper con los primeros miedos hacia lo normado. Pero sí sabemos que sus compañeras y compañeros de colegio la torturaban psicológicamente por su elección, que aparentemente hasta la familia (primera barrera) aceptaba.

También sabemos que la lesbofobia no es un problema de las y los adolescentes, que la mamaron, que la hicieron carne porque viene por todos los frentes a instalarse con su odio. Que nadie hizo nada por lo que venía sucediendo. Que el dolor de esa joven no explotó de un día a otro. Que hay un Estado que se refleja en diferentes instituciones que se lavaron las manos.

El heteropatriarcado mata todo el tiempo. Todo. Y no hace falta que sea un hombre el que le vuela la cabeza a una mujer para que sea femicidio. Esperamos ver las calles pobladas de “militantes del #niunamenos”. Pero sabemos que eso no pasará.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba