16/06/2015

Paraguay: a tres años de la Masacre de Curuguaty

11407056_1010768875636017_6041906307870624690_n.jpg

El 15 de junio se conmemoraron 3 años de la Masacre de Curuguaty. Desde ANRed reproducimos la carta que integrantes del Movimiento 138, dirigieron al embajador paraguayo en Argentina Nicanor Duarte Frutos.


Sr. Embajador en Argentina,
Nicanor Duarte Frutos
S/D

En esta triste fecha, una vez más nos dirigimos a usted para manifestar nuestra tristeza y preocupación por la que están atravesando nuestros queridos compañeros y compañeras campesinas del caso de la Masacre de Curuguaty.

Hoy se cumplen tres años de un hecho aberrante. Las condiciones históricas de acumulación fraudulenta y desposesión perversa terminaron en este hecho que mundialmente se conoce como la Masacre de Curuguaty y que sirvió como excusa para el desplazamiento precipitado de un presidente democráticamente electo en un circo absurdo que llamaron juicio político.

Hace tres años que denunciamos junto a colectivos de Paraguay y de todo el mundo que el proceso al que están sometidos los campesinos y campesinas presos y presas por este caso es un montaje sin el menor sustento racional. Aquellos que fueron atacados, lastimados, desalojados, despojados. Aquellos que fueron heridos, que perdieron a sus familiares, a sus amigos, a sus vecinos fueron luego acusados, imputados y encarcelados, es decir, criminalizados. Las víctimas en lugar de recibir reparación hoy lidian con un proceso judicial insólito y cruel. Por eso decimos que ellos son presos políticos, porque no hay ningún solo elemento que pueda sostener la acusación que recae sobre Juan Tillería, Alcides Ramírez, Luis Olmedo, Lucía Agüero, María Fani Olmedo, Dolores López, Rubén Villalba, Néstor Castro, Adalberto Castro, Arnaldo Quintana, Felipe Benítez, Nery Urbina.

Miles de veces ya hemos enumerado todas las irregularidades del proceso, irregularidades que están a la vista del que quiera ver. Las demostradas relaciones de afinidad entre el fiscal de la audiencia pública, Jalil Rachid, con quien se arroga la propiedad de las tierras en cuestión, Blas Riquelme; la no consideración de la situación de las tierras de Marina Kue que es comprobadamente estatal; el desastroso desempeño de la jueza Janine Ríos durante la audiencia preliminar; la persecución que reciben los abogados defensores y los testigos de la causa; la introducción tardía e irregular de supuestos elementos probatrios; la no consideración de pruebas básicas como las autopsias de los cuerpos y las fotografías que muestran a policías ultimando a campesinos indefensos, entre otras atrocidades que a estas alturas ya no pueden ser consideradas como “descuidos” o simples “desprolijidades” sino que muestran con todo esplendor las groseras operaciones de las mafias enquistadas en el poder.

Días atrás se lanzó la campaña “Somos observadores” mediante la cual se pretende acompañar el juicio anunciado para el próximo 22 de junio en Asunción. Por supuesto que nos plegamos a la campaña, pero la verdad es que nosotros hace tres años que no solo somos observadores, sino que somos actores en la búsqueda de verdad y justicia ya que hemos levantado la bandera de la Masacre de Curuguaty en miles de rincones de la Argentina y América Latina. La solidaridad internacional frente a los atropellos de los derechos humanos que ocurren en Paraguay se ha manifestado en opiniones, firmas, fotografías, pinturas, dibujos, canciones de miles de personas. Así es que estamos en condiciones de asegurar que si el proyecto de las mafias es condenar a inocentes como chivo expiatorio para avanzar en la desmemoria que les habilite a seguir saqueando al Paraguay, sepan desde ya que no lo vamos a permitir. No bajaremos los brazos hasta ver al último compañero libre y trabajando en su tierra.

Estamos aquí para reclamar, pero fundamentalmente para demostrar que no vamos a dejar de persistir e insistir: queremos a los campesinos y campesinas de Marina Kue en Libertad, queremos que puedan trabajar la tierra que les corresponde. Eso para nosotros condición imprescindible para hablar de democracia o pensar en el progreso, porque no puede haber paz sin justicia, y no puede haber democracia si hay presos políticos.

Marina Kue es mucho más que un pedazo de tierra, es una lucha que trasciende las fronteras del Paraguay. Por eso, una vez más exigimos: Libertad inmediata a todos los presos políticos, Recuperación de las tierras públicas de Marina Kué, Reparación a las víctimas de la masacre y Juicio y castigo a los verdaderos responsables.

Justicia, Tierra y Libertad.
Marina Kue, pueblo Mbae.
Esta es nuestra palabra,
Movimiento138. Colectivo de resistencia cultural.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba