12/06/2015

La Gobernación bonaerense ascendió a un policía acusado de asesinar a dos jóvenes

mauri_ismael.jpg
Según figura en el Boletín Informativo N°17 del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, el integrante del Grupo Halcón Cristian Duarte, fue ascendido de teniente a teniente primero, a pesar de que la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal ya dispuso su elevación a juicio, en la causa que lo tiene como principal acusado de asesinar a los jóvenes Mauricio Andrada e Ismael Perussatto. Este lunes familiares y distintas organizaciones sociales y de Derechos Humanos convocan a concentrar en los tribunales penales platenses. Por ANRed


El Ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, ascendió en abril a Cristian Daniel Duarte, policía del grupo Halcón, a pesar de que es el principal acusado de asesinar con su arma reglamentaria a los jóvenes Mauricio Andrada e Ismael Perussatto, situación por la que ya se ha pedido su elevación a juicio.

A continuación, reproducimos el comunicado del Colectivo contra el Gatillo Fácil, en el que se explica la gravedad de la situación, y en el que se convoca a una concentración en la sede de los tribunales penales platenses.

LUNES 15 DE JUNIO ““ 10 Hs

TRIBUNALES PENALES DE LA PLATA ““ 7 e/56 Y 57.

JUSTICIA POR MAURICIO ANDRADA E ISMAEL PERUSSATTO

CÁRCEL AL POLICÍA ASESINO CRISTIAN DANIEL DUARTE

SCIOLI Y GRANADOS ASCIENDEN A LOS ASESINOS DE NUESTROS PIBES

El pasado 17 de abril el Ministerio de Seguridad informó el ascenso del teniente e integrante del grupo Halcón Cristian Daniel Duarte, quien el 12 de febrero de 2014 asesinó con su arma reglamentaria a Mauricio Andrada e Ismael Perussatto en La Plata.

El dato figura en el Boletín Informativo N°17 del ministerio, y afirma que el teniente Duarte es ascendido a teniente primero. Una vez más repudiamos al poder político que encubre y premia a los policías de gatillo fácil por la labor cumplida.

La Resolución N°293, firmada por el ministro Alejandro Granados, promueve al grado inmediato superior a un centenar de agentes del sub-escalafón general y de servicios generales, y afirma que el personal ascendido “reúne las condiciones de idoneidad necesarias y los demás requisitos requeridos para su promoción”.

En otras palabras, para el ministro Granados y el gobernador Scioli, ser un policía de gatillo fácil es reunir “las condiciones de idoneidad, perfil profesional y funcional, destacándose por el compromiso en el ejercicio de sus funciones”.

Esta burla a los familiares de Mauricio e Ismael intenta justificarse en la excusa de que no hay nada que impida ascender a Duarte porque “han tomado intervención de su competencia las Juntas de Calificaciones correspondientes, la Auditoría General de Asuntos Internos y la Dirección de Personal”.

El ahora teniente primero Cristian Daniel Duarte, clase 1974 y legajo 158.459, disparó a sangre fría sobre Ismael “Beiby” Perussatto (de 20 años) y sobre Mauricio Andrada (de 17 años), en un supuesto “arrebato” que hasta ahora no ha sido probado. Duarte sacó su arma reglamentaria y, en lo que intenta hacer pasar como legítima defensa, gatilló siete veces contra los jóvenes, según muestran las pericias realizadas en el lugar del hecho, en calle 71 entre 23 y 24.

“Beiby” murió al instante, mientras que Mauri estuvo 40 días luchando por su vida. Falleció el 17 de marzo de 2014 en el Hospital San Juan de Dios.

Desde el primer momento la familia de Mauri y las organizaciones que la acompañamos venimos exigiendo el inmediato apartamiento de Duarte de la fuerza. También pedimos a la Auditoría General de Asuntos internos del Ministerio que conduce Granados que tome cartas en el asunto y no encubra a estos asesinos de uniforme.

Duarte está acusado de “doble homicidio en ocasión de robo” y sin embargo sigue activo en la fuerza y portando su arma en la calles de La Plata. Con más de un año de instrucción, la causa judicial no ha mostrado avances. Hace un tiempo el Juzgado de Garantías Nº 1 de La Plata creyó la versión de Duarte y dispuso su sobreseimiento. Frente a ello la Fiscalía Nº 6 y la mamá de Mauricio como particular damnificada, apelaron la decisión. Ante esto, la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal, presidida por Raúl Dalto, revocó el sobreseimiento y dispuso la elevación a juicio. A su vez la a Comisión Provincial por la Memoria presentó un informe sobre el caso pidiendo que se garantice el acceso a la verdad y se produzca un debate pleno.

El Fiscal de la causa, Marcelo Romero, comunicó a la Dirección de Asuntos Internos el mismo día del hecho, hace un año y medio, el procesamiento de Duarte por homicidio. En las últimas actuaciones de la causa, el fiscal Romero afirmó que “la versión brindada por el imputado no es conteste con las conclusiones periciales arribadas”. Esas dudas llegan incluso a las afirmaciones del principal testigo del hecho que, intentando corroborar la versión de Duarte, según Romero “no resultan en un todo coincidente”.

Aún así, el asesino Duarte sigue libre, portando arma y escalando posiciones en la fuerza. Y mas allá de que su carrera se decida en un proceso interno administrativo, la voluntad de mantener policías acusados de homicidio de jóvenes pobres dentro de la fuerza, y ascenderlos como si nunca hubieran tenido una mancha en su historial, es una decisión política. Hacemos cargo al Gobernador Daniel Scioli y a sus ministros de Seguridad, Alberto Granados, y de Justicia, Ricardo Casal, por esta clara muestra de que la efectividad de su “combate a la delincuencia” significa el fusilamiento cotidiano de los pibes de nuestro pueblo.

Este no es un caso aislado, porque ya son más de 4.300 las personas asesinadas por el aparato represivo del Estado desde 1983 a la fecha, en sus distintas modalidades de “gatillo fácil”, torturas y asesinatos en sede policial o penitenciaria. La mayoría son jóvenes pobres de entre 15 y 25 años. Y eso no es una casualidad, sino una política de Estado.

Del mismo Estado que prefiere vaciar de presupuesto los programas sociales en la provincia, para reforzar su “lucha contra la inseguridad” saturando nuestros barrios con la policía Bonaerense, la Bonaerense 2 y ahora la Policía Local.

Por eso no creemos en soluciones mágicas o electoralistas para problemas sociales complejos. Sólo la lucha y la organización popular os ayudarán a cambiar el estado de cosas.

POR TODO ESTO EXIGIMOS:

  • Justicia por Mauricio Andrada e Ismael Perussatto.
  • Apartamiento de la fuerza y Juicio Ya! al policía Cristian Daniel Duarte.
  • ¡Basta de gatillo Fácil! ¡Ni un/a pibe/a menos! Scioli, Granados y Casal son responsables.


0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba