11/06/2015

Corte de ruta y pasarela

tapa_tapita.jpgEn el día de ayer, se llevó adelante en la facultad de Trabajo Social la segunda charla en el marco de las Jornadas Interfacultades de Género “Degenerando” de la Universidad Nacional de La Plata. Por ANRed.


“Corte de ruta y pasarela. De mujeres piqueteras, tortas de barrio y disputa del territorio”. Como bien dice el evento de las jornadas en su bajada, esta vez el eje para discutir fue las organizaciones sociales y las mujeres. Según los organizadores en este panel se propuso “realizar un recorrido histórico sobre diferentes experiencias de organización de mujeres, lesbianas y travestis en relación a la visibilización de identidades que rompen con las normas del patriarcado y la heterosexualidad obligatoria”.

Al comenzar el segundo día de las jornadas se realizó una actividad lúdica, donde los asistentes a la jornada tuvieron que poner el cuerpo para jugar al “Ruleta toqueta”. Espacio durante el cual además de jugar se pusieron en crisis los “roles de nuestros cuerpos asignados por el sistema patriarcal”, según su explicación.

deje_3.jpg

Luego de esta actividad se dio paso a las tres panelistas. Roxana Longo, feminista, integrante del Equipo de Educación Popular Pañuelos en Rebeldía. Docente e Investigadora de la UBA. Ernestina Arias, integrante de “tortas de barrio”. Susana Martínez, fundadora del centro de salud Sandra Cabrera e integrante del equipo interdisciplinario del centro y ex trabajadora sexual.

De a una, fueron exponiendo sus ideas. En primera instancia, Longo habló de la historia de las mujeres en los movimientos sociales, como forma de “recuperar nuestra historia como mujeres en lucha”. Para la docente, es largo el recorrido de las mujeres organizadas en la historia latinoamericana, y aseguró que “en los “™90 la lucha se acentúa, la participación de las mujeres en los movimientos sociales comienza a cuestionar muchas cosas. Lo primero que pone en cuestión es el espacio público y privado”.

dege_4-2.jpg

Asimismo, Roxana argumenta que en aquella época, comienzan los movimientos sociales a tener espacios para cuestionar el patriarcado y toman el antipatriarcado como definición, para ella “el rol de las mujeres es fundamental porque son las que llenan en principio estos espacios de discusión y los sostienen”.

Además, Longo también hizo referencia a la coyuntura, ya que se refirió a la masiva marcha contra la violencia hacia las mujeres del pasado 3 de junio. Allí remarcó que “esa fuerte presencia en el espacio público tiene que ver con la lucha que llevan los movimientos y sus mujeres” y agregó que “el movimiento de mujeres instaló en los últimos 30 años, la recuperación y politización de un sujeto negado, marginado: las mujeres”. Por último, la docente se refirió a uno de los desafíos que tiene por delante el movimiento y dijo que “sigue estando muy vigente un discurso, un paradigma familiarista, que despolitiza a las mujeres”

dege_1-2.jpg

Luego tomó el micrófono Ernestina Arias, que desde la experiencia relató la organización de mujeres en los barrios. En principio, y antes de comenzar, aclaró que “no pudimos venir todas las tortas porque estamos en plan de lucha, por trabajo, porque además de tortas somos trabajadoras”.

Para arrancar Ernestina hizo referencia a que cada lucha que comienzan no es aislada sino que acarrea todas las históricas luchas de las mujeres e identidades disidentes oprimidas. Luego hizo hincapié a las dificultades y el tiempo que lleva, en los movimientos sociales, “hacer carne la definición antipatriarcal”. Posteriormente habló de que el espacio “tortas de barrio” despertó en las mujeres aquello que se invisibilizó en cada vida particular durante mucho tiempo, “ese dolor cotidiano de no poder decirle al compañero o la compañera de trabajo, de facultad, al jefe, a la jefa, soy lesbiana”.

deje_2.jpg

Ernestina también hizo referencia a la difícil complementariedad de la lucha anticapitalista y antipatriarcal cuando observó que “como trabajadores no nos cuesta tanto decir soy clasista pero sí cuesta decir soy trota o lesbiana”. Por último dejó una frase que redactó una de sus compañeras en uno de los talleres que realizaron como organización para hablar de identidades. Colectivamente decidieron entre todas llevarla a la charla para que la leyese ante el público: “Ser torta de barrio, es salir a luchar desde el amor y la bronca”.

La última panelista en hablar, Susana Martínez hizo un recorrido desde lo personal para demostrar la politización como mujer al calor de la lucha. Como ex trabajadora sexual, “he aprendido mucho, a partir de la lucha que tuve y tuvimos que dar junto con mis compañeras”. También Susana hizo referencia al rol del Estado frente a las demandas de las trabajadoras sexuales, “el único espacio del Estado que nos reconocía, y lo sigue haciendo, es la policía, que nos sacaba nuestro salario, porque para las trabajadoras sexuales la plata que juntamos es nuestro salario”.

dege_6.jpg

Luego reflexionó sobre el accionar de jueces, fiscales y policías, como exportadores, ya que “trabajábamos con nuestro cuerpo, nosotras no lo vendíamos, yo comía por ese trabajo, pero ellos sí nos explotaban”, hizo referencia a la auto-organización y cómo la ayudó a reconocerse como mujer, y con derechos.

Como relató, fue así que con la lucha pudieron abrir un centro de salud para sus compañeras, que tan difícil se les hace poder ser asistidas dignamente en los hospitales públicos, y remarcó lo difícil de la situación de sus compañeras trans que sufren aún más la discriminación.

Posteriormente también remarcó, desde su experiencia en el centro de salud Sandra Cabrera (que lleva su nombre por una trabajadora sexual rosarina que supo luchar contra la policía y la justica en su ciudad), la importancia de que los profesionales, -sean médicos, trabajadores sociales o psicólogos- tengan la capacidad de escuchar a la “gente pobre, a los que de verdad necesitan una mano”, y que luchen junto a ellos por la posibilidad de vivir dignamente.

dege_5-2.jpg

Continúan las Jornadas Interfacultades

Las actividades de las Degenerando 2015 continúan hoy, en la Facultad de Humanidades de la UNLP a las 18 horas, con el panel de debate: “No me como ningunx. Identidades disidentes en los pasillos de la facultad”.

En la misma se propone “pensar qué relación hay entre los espacios, las identidades, el activismo y el deseo. Qué posibilidad o condicionamientos tienen los espacios cotidianos (la universidad) para transitar la disidencia sexo-genérica”.

Las panelistas invitadas serán:

 Rafael Blanco: sociólogo e investigador del Instituto Gino Germani (UBA).

 Lucía Muzzin: militante feminista, integrante de Arde Pandora y futura psicóloga.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba