11/06/2015

Bruera se niega a reabrir el Refugio Municipal para mujeres en situación de violencia

foto_tapa-34.jpg
El Intendente de La Plata parece no haber tomado nota de la movilización del 3 de Junio con la consigna “NiUnaMenos”, en la que se le exigieron políticas de Estado contra las violencias hacia las mujeres. Todavía sigue sin dar respuestas al reclamo por la reapertura de la casa refugio, que cerró a fines de 2013, habiendo incluso anunciado la incorporación de personal para el mismo, cuyos contratos están frenados. Las trabajadoras de la Dirección de Políticas de Género de la Municipalidad, aseguran que en vez de destinar fondos públicos para esta cuestión, desvía miles de pesos a una ONG cuya titular es Flavia Centurión, exdirectora del área, removida tras las denuncias por “violencia laboral”. Por ANRed


Ayer al mediodía las trabajadoras de la Dirección de Políticas de Género (DPG) de la Municipalidad de La Plata, convocaron a una concentración en la Municipalidad de La Plata, para volver a sacar a la calle el reclamo que vienen sosteniendo por la reapertura del Refugio Municipal para mujeres en situación de violencia.

A su vez, en esta jornada presentaron más de mil firmas que avalan el pedido al Concejo Deliberante que estaba sesionando en ese momento. El pedido tiene el apoyo de decenas de organizaciones feministas y sociales de la región, gremios y juntas internas.

El Intendente Pablo Bruera no dio señales aún de reabrir la casa refugio que cerró a fines de 2013, en medio del escándalo sucedido cuando se hizo público que la funcionaria que había puesto al frente de la DPG, Flavia Centurión, ejercía “violencia” contra las mujeres en situación de vulnerabilidad que estaban en ese espacio y también contra las trabajadoras que allí se desempeñaban.

foto_1-50.jpg

Érica, trabajadora del organismo y delegada de la Junta Interna de Municipales de ATE, explicó ayer a ANRed: “Estamos acá tras haber hecho una juntada de firmas para hacer visible el reclamo del Refugio Municipal acá en La Plata. La idea es seguir con esto, hacerlo visible para la sociedad, y también hoy ““por ayer”“ presentamos las más de mil firmas en el Concejo Deliberante, para ejercer un poco más de presión, sabiendo que todo lo referido al presupuesto se trata ahí”.

“Nosotras fuimos contratadas por la Dirección de Políticas de Género siendo directora Flavia Centurión a fines de 2012. Ahí comenzamos a hacer el proceso para el armado de un Refugio, tomando experiencias de España y otros antecedentes, y fuimos elaborando un dispositivo para la ciudad, que iba a depender de este organismo como oficina de atención”, remarcó.

Esta casa finalmente se abrió en mayo de 2013, pero se cerró en diciembre del mismo año. “Lo que sucedió en el medio es el rol que jugó esa funcionaria, Flavia Centurión, que comenzó a ejercer violencia hacia nosotras las trabajadoras y hacia las mujeres que llegaban al Refugio”, detalló Érica.

“En un dispositivo como este, donde está todo el tiempo el riesgo y la violencia circulando, y sobre todo por las mujeres en condición de vulnerabilidad, una funcionaria que viene y hace uso de esto, con una visión muy asistencialista y de “˜uso”™ de las mujeres que estaban allí, generaba violencia contra estas mujeres”, aseguró la delegada municipal.

En ese sentido, agregó: “A nosotras, las trabajadoras, nos empezó primero a bajar de categoría, después cuando nos agremiamos -a ATE- nos llamaba individualmente a cada una, para decirnos que hay un montón de mujeres trabajadoras que quieren entrar a trabajar, todo con el único fin de intimidarnos”.

foto_2-54.jpg

“La denunciamos públicamente, y ahí nos conectamos con organizaciones de mujeres feministas, que nos dieron apoyo. Ahí fue que salimos para afuera, porque habíamos sido muy cautas por lo delicada de la situación, pero lo cierto es que se estaba sufriendo violencia”, afirmó.

A fines de 2013, cuando realizaron el escrache a Centurión, primera vez que lo hacían mostrando públicamente su identidad, llegó la información de que la funcionaria ya tenía “prontuario”. “Ahí es cuando nos enteramos que había tenido otras denuncias por violencia laboral cuando estaba en la Dirección de Niñez”, señaló Érica.

“Ella en ese momento se va de la DPG, y se cierra el Refugio, del cual era parte acreedora y por el convenio en comodato tenía la potestad de hacerlo. Hoy de hecho, esa casa, funciona como “˜atención a la mujer”™, como casa de día. Pero tiene todas las condiciones para ser un Refugio, eso es lo que denunciamos”, agregó.

foto_3-42.jpg

Quienes trabajan en la DPG señalan la contradicción de que exista un lugar con todas las condiciones para ser un Refugio, que incluso ya esté seleccionado el personal idóneo para trabajar en el mismo, pero sin embargo la Municipalidad le otorga fondos a una ONG llamada “Las Mirabal” que hace uso de ese lugar y que está a cargo de la propia Centurión. “Es muy fuerte que todavía mantenga su lugar en la temática. El hecho de laburar en áreas de violencia de género, una funcionaria que sea tan violenta”, declaró la delegada gremial.

“Sabemos que recibe plata del Municipio esa ONG, que se calcula ente 30 mil o 40 mil pesos por mes, mientras nosotras estamos cobrando 40 pesos la hora, lo que es el grupo reflexivo de mujeres, y tenemos 16 contratos en espera, que es el personal para el Refugio. Se desvían recursos del Estado a una ONG, es una tercerización del trabajo”, sentenció Érica.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba