04/06/2015

Ni más violencias, ni más ausencias

niunamenos2-2.jpg La convocatoria contra los femicidios y toda forma de violencia hacia las mujeres movilizó en La Plata a más de veinte mil personas, reuniendo una multitud diversa bajo la misma consigna. Por Julia Porto/Fotos: Eva Genise. Para ANRed.


““Yo creo que hay que incentivar a los pueblos a que eduquen de otra manera a sus mujeres.
La que habla es Adelaida.

““Ellas están criadas así, de que el marido manda y ellas se quedan en su casa cuidando a sus hijos. Aprenden que la mujer tiene que estar sumisa; el marido grita, y la mujer tiene que estar callada. Por eso esa costumbre que tienen de respetar al marido, siendo que él las maltrata, y ellas no saben que es maltrato.

De pie a su lado, en una esquina del jardín delantero de la Municipalidad, Azucena se suma.

niunamenos_1.jpg

““Hay mujeres que no tienen el carácter como para salir de una persona que las maltrata verbalmente, psicológicamente y de muchas maneras. Creo que eso pasa en todos lados.

Mientras habla Azucena sostiene ante su pecho una hoja impresa con la foto y el nombre de Dalia. A Dalia Giménez, sobrina de ambas, la encontraron colgada el veinticuatro de mayo pasado. Tenía veintiún años. Vivía en San Fernando, un pueblito del Chaco, con su papá y dos hijas pequeñas.

niunamenos7.jpg

““La mató el marido. La golpeó y la asfixió, y después la colgó como para que pasara por suicidio ““ dice Azucena. ““Por eso el tipo está libre, quedó todo en la nada. No le hicieron autopsia. Solamente le sacaron fotos al cuerpo. Yo no creo eso. Su hija dice que su papá la ahorcaba a su mamá. Mi familia, y todo el pueblo, sabe que no puede ser suicidio.

A diez días de su muerte, las tías tienen la fortaleza de hablar.

Otras familias tienen la fortaleza de decir que no, que no quieren hablar. De poner un límite a la intrusión del reporter.

niunamenos6.jpg

No sólo hay familiares de mujeres asesinadas a manos de femicidas: la asistencia es diversa y masiva por completo. A medida que se concentra la Plaza Moreno, una superficie de cuatro cuadras por dos, ubicada entre las siluetas de la Municipalidad y la Catedral, se colma al punto de que tanto por el centro de baldosas como en los sectores con verde, se hace difícil avanzar. Pronto la gente desborda de la plaza hasta ocupar la calle doce. Es necesario ir abriéndose paso entre niñas y niños, bicicletas, banderas de partidos, organizaciones, comités, oenegés, vendedores de maní y garrapiñada, personas mayores, comisiones de trabajadorxs, intervenciones teatrales que forman alrededor un círculo de atención, wipalas, banderas LGBTTTIPQ, vendedoras de pan relleno, uno que te da un volante, otro que te da otro volante, símbolos feministas escritos en los rostros de un grupo que se pierde.
¿Podrá el lenguaje organizar esta multitud variada a fin de narrarla, del mismo modo que organiza nuestros cuerpos, nuestros deseos, nuestras vidas íntimas; del mismo modo que ha construído la mirada eterna del varón? ¿Serán necesarios para hacer inteligible el 3 de junio las mismas fuerzas y forcejeos que se requieren en el desplazarse permanente del control y la autorización del macho?

Por lo pronto una cosa es clara: más de veinte mil acudimos bajo una misma convocatoria. Que no haya ni una menos. Oportunidad para profundizar debates y exigir acciones concretas por parte del Estado.

Una misma convocatoria

Las organizaciones que llamaron a marchar desde Plaza Moreno hasta la Casa de Gobierno plantearon como principal exigencia la implementación inmediata de la ley N°26.485 de protección integral a las mujeres, junto a la asistencia psicológica y jurídica, la asignación de subsidios, trabajo genuino y la apertura de casas-refugios para mujeres víctimas de violencia. Reclamaron, además, por el desmantelamiento de las redes de trata y prostitución, por educación sexual, el aborto legal y la separación de la iglesia del Estado. Pidieron por los derechos de las mujeres trabajadoras, con igual salario a igual trabajo.

No hay cifras oficiales del femicidio. Según la Asociación Civil La Casa del Encuentro, en 2014 hubo 277 muertas a manos de femicidas. Se estima que en Argentina cada 31 horas una mujer es asesinada. Hagamos una cuenta rápida para el 2015. A hoy, 4 de junio: 155 días, 3720 horas: ciento veinte muertas.

De la dimensión que cobró la convocatoria, abarcando todo el abanico político, todas las franjas generacionales, y modos distintos de ver y de habitar la ciudad y sus periferias, se desprende que los motivos por los que cada quien o cada quienes marcharon ayer son diferentes y hasta contrapuestos.

niunamenos8.jpg

“Entiendo que la multitud tal vez no viene por ese problema global que es el machismo o el patriarcado. En las marchas tan multitudinarias nunca vamos a estar todos de acuerdo. Obviamente que hay misóginos, hipócritas y demagogos que van a convocar sin pensar si sus acciones son consecuentes o no con la consigna”, dice Macarena Boccia, con el pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito al cuello. “Estoy acá porque me pareció que era una oportunidad de visibilización de un montón de problemas referidos a la violencia de género y a lo que implica ser mujer y ser hombre hoy. No solamente en el sentido de los femicidios que se vienen sucediendo, sino que lo veo como parte de algo más global”.

niunamenos5.jpg

Belén, cercana a la agrupación Surcos, acuerda en el mismo sentido. “Hay muchas causas que todo el tiempo contribuyen con la violencia hacia las mujeres”, dice. Los carteles escritos a mano e impresos a computadora que la gente lleva alrededor son útiles para reconstruirlas: señalan los patrones de belleza, el acoso callejero, la desigualdad en el acceso a fuentes de trabajo y salarios, la intervención del Estado y la Iglesia en las vidas privadas, las expectativas sociales que asignan y disciplinan determinadas conductas en quienes nacen (nacemos) portando vagina. En este sentido, Belén afirma que, en lo masivo de la convocatoria, no deben perderse “focos que son importantes, como repensar el género”.

niunamenos3-2.jpg

Convocaron a la movilización las comisiones de la Mujer de Suteba La Plata, Ioma, Arba y el Ministerio de Economía, y las organizaciones de género Desde el Fuego, Pan y Rosas, Las Rojas, Juntas y a la Izquierda, el Plenario de Trabajadoras; la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres, que incluye a Arde Pandora, Las Azucenas, Insurrectas, el Frente Popular Darío Santillán-CN, COB La Brecha, la Juventud Guevarista, Aquelarre, Patria Grande. También el Movimiento Justicia y Libertad, y la Corriente Surcos.

“No a la criminalización del aborto”, dice el cartel que ocupa por completo la espalda de Adán, quien afirma que, en definitiva, “todos apuntamos a sumar, y no a distanciarnos, lo lindo es que se sume gente”. “Ojalá que esto se pueda ampliar a otras femineidades que no sean solamente las hétero-cis [mujer cis = mujer biológica], sino que incluya a las travestis, a las maricas, a las tortas, a toda la gente que se corre de la propuesta heterosexual. Y abriendo el juego para una sociedad en la que haya menos violencia basada en el abuso de poder”.

niunamenos4.jpg

Como dice el escrache al paso:
“Ni uk warmi wañu sqa”.
“Por las que no están. Por las que estamos. Por las que vienen”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba