01/06/2015

40 años del Agente Naranja

25_chinh_thi_nguyen.jpg

Las malformaciones y enfermedades poco comunes son habituales todavía hoy entre los descendientes de las personas expuestas al Agente Naranja, utilizado en los 60 por Estados Unidos sobre Vietnam. Por Periódico Diagonal


agent-orange-in-vietnam.jpg

Chinh Thi Nguyen es una joven vietnamita que pasa el día en casa mirando al vacío. A veces grita palabras que sus padres no consiguen comprender y se muestra frustrada al no conseguir expresar lo que quiere. Pero la mayoría del tiempo está callada, absorta en sus pensamientos, sentada en una banqueta frente a una ventana. Así, día tras día.

Tiene 22 años y nació con síndrome de Down severo en un pequeño pueblo agrícola de la provincia de Ha Nam, no muy lejos de Hanoi. La principal causa de su discapacidad: el Agente Naranja, un químico que, allá por los años 60, el ejército estadounidense roció por los campos de Vietnam.

Los efectos hereditarios de esta sustancia química, más conocida como Napalm, ya han llegado a la cuarta generación. Es decir, a los bisnietos de los combatientes que entre los años 60 y 70 lucharon en una de las guerras más mediáticas de nuestra historia. “¿A cuántas generaciones más podría afectar?”, se pregunta Merle Ratner, coordinadora de la asociación Vietnam Agent Orange Relief & Responsibility Campaign. La respuesta es que no puede saberse aún.

Un herbicida de Monsanto

Estados Unidos regó los campos vietnamitas con Agente Naranja, un químico creado por la multinacional Monsanto ““el principal fabricante, a día de hoy, de productos químicos para la agricultura”“ entre los años 1961 y 1971, sin tener en cuenta las consecuencias que este potente herbicida podría tener para la población. La finalidad de estos ataques era acabar con la vegetación en las zonas de la contienda y así impedir que el enemigo, los vietnamitas, pudieran esconderse en esas selvas o bosques, que servían como escudo natural para los combatientes cuando una invasión les llegó desde la otra punta del mundo.

En 2012 comenzó la limpieza del Agente Naranja por parte de Estados Unidos en la región de Danang El Agente Naranja no sólo devastó el medio ambiente de estas regiones. La inhalación de estos herbicidas es tóxica para el ser humano y muchos combatientes de la guerra, tanto vietnamitas como estadounidenses, sufrieron enfermedades causadas por el Agente Naranja. Y lo que es peor: como consecuencia del veneno de este químico aún hoy siguen naciendo niños con malformaciones y discapacidad. Algunas de ellas totalmente desconocidas en otros países del mundo. Y en un país aún pobre como es Vietnam, donde hay pocas prestaciones sociales para las familias, tener uno o varios hijos con discapacidad puede suponer un gran coste económico, que no todo el mundo puede afrontar.

Por este motivo, Chinh Thi Nguyen se pasa el día en casa. Nunca ha asistido al colegio. “No puede ir a una escuela porque no sabe hacer nada”, comenta su madre. Y es que, además de las discapacidades provocadas por el Agente Naranja, Vietnam cuenta con pocos centros especiales para personas con discapacidad y hay una escasez de especialistas que les expliquen a las familias cómo un niño con discapacidad podría mejorar su calidad de vida.

Cuentan los padres que cuando la niña era pequeña prácticamente no se movía. A sus siete años la llevaron al doctor que, tras hacerle unos análisis de sangre, diagnosticó que Chinh era víctima del Agente Naranja, al igual que lo era su padre. Además, la joven a menudo sufre problemas de estómago, bronquitis y fuertes dolores de garganta, así como foliculitis, que le produce sarpullidos en pies y manos. La foliculitis es la marca que el Agente Naranja también dejó en el cuerpo de Quy Xuan Nguyen, padre de Chinh. Quy Xuan tuvo que luchar entre los años 1965 y 1967 en una provincia del centro de Vietnam. Comenta que, para esconderse del enemigo, los combatientes vivían en cuevas naturales. Precisamente esas zonas donde creían sentirse más seguros fueron las que los estadounidenses rociaron con Agente Naranja para destruir la vegetación.

A unos metros de la casa de la familia Nguyen vive Nau Ding Ngo, que luchó junto a su vecino en el centro del país entre los años 1966 y 1973. Estos siete años en el frente no dejaron ninguna mella física en Nau Ding, pero sí en dos de sus cinco hijos. Una de sus hijas es sorda y sufre demencia y pérdidas de memoria puntuales. Otra, con 31 años, se pasa el día tumbada en la cama con una sonrisa permanente en su rostro, aunque ella parece totalmente ajena al mundo que la rodea. El padre no sabe explicar qué enfermedad afecta a su hija porque ninguno de los médicos a los que ha asistido ha sabido decirle nada al respecto. Es muy menuda y no es capaz de hablar ni oír. Dice su padre, viudo, que se pone enferma muy a menudo y que muchas veces se niega a comer, duerme mal y lleva años tomando pastillas para el insomnio y otras medicinas para el cerebro que le han recomendado los profesionales sanitarios.

Tres millones de afectados

Éstos son sólo los casos de dos familias entre los tres millones de afectados que se calcula que puede haber solamente en Vietnam. También los combatientes estadounidenses que estuvieron en contacto con los potentes herbicidas usados como arma de guerra presentan síntomas similares. Explica Ratner que el Agente Naranja no es realmente una infección, sino un proceso genético o epigenético, y que hay casos en que los defectos de nacimiento sólo aparecen en los nietos, pero no en los hijos de las personas expuestas.

En Vietnam se están desarrollando estudios para contabilizar la población afectada, pero aún no hay resultados al respecto, según explica la coordinadora de la Vietnam Agent Orange Relief & Responsibility Campaign. En agosto de 2012 comenzó la limpieza del Agente Naranja por parte de Estados Unidos en la región central de Danang, donde se almacenaban los contenedores rellenos del herbicida tóxico, con la cinta naranja con la que se bautizó al Napalm de manera coloquial. Sin embargo, no hay manera conocida de frenar los efectos hereditarios que hacen que el Agente Naranja aún siga causando víctimas.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba