27/05/2015

Roja a la FIFA: Detuvieron a altos mandos del organismo por corrupción y lavado

fifa_1-2.jpg Fueron acusados de formar parte de una red internacional de corrupción que operaba desde EEUU, lugar donde recibían los pagos. La justicia norteamericana ordenó la detención de al menos 14 dirigentes, entre ellos, responsables de la CONCACAF y CONMEBOL. Este escándalo empaña todavía más la gestión de Joseph Blatter y se da además, en una semana clave para la Federación Internacional de Fútbol Asociado, ya que el próximo viernes se realizarán las elecciones donde el suizo busca la reelección al frente de la millonaria entidad. Entre los imputados hay tres argentinos. Por ANRed.


Un nuevo escándalo de corrupción sacude a la FIFA. Esta vez, una fiscalía de Nueva York los investiga por haber aceptado sobornos y comisiones desde principios de los noventa hasta la actualidad.

“Las autoridades de los Estados Unidos sospechan que han recibido sobornos por millones de dólares”, señaló la entidad en un comunicado.

Hasta el momento habría seis dirigentes detenidos en Zurich, dentro de los que se encuentran dos funcionarios de las entidades deportivas de la región: CONCACAF y CONMEBOL. En este caso se trata del originario de las Islas Caimán, Jeffrey Webb, presidente de la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe, quien además, acababa de ser reelegido para un nuevo período.

Otro de los detenidos que se ha mencionado es Eugenio Figueredo, de Uruguay, también vicepresidente y hasta 2014 presidente de la CONMEBOL; y el ex miembro del comité y presidente de la CONCACAF entre 1990 y 2011, Jack Warner de Trinidad y Tobago.

Entre los funcionarios latinos que enfrentan la acusación de corrupción, se suman a la lista el brasileño José María Marín, de origen español y que preside la Confederación Brasileña de Fútbol, participaba también de la organización de los juegos olímpicos de Río 2016; el costarricense Eduardo Li, el venezolano Rafael Esquivel y el nicaragüense Julio Rocha. Además del paraguayo Nicolás Leoz, quien presidió la Confederación Sudamericana de Fútbol hasta 2013.

Según la denuncia, estos funcionarios recibieron sobornos y comisiones de representantes de medios por más de cien millones de dólares, durante más de dos décadas.

Una mancha más al tigre

Nuevas páginas oscuras se escriben en la historia de la FIFA en estos días. Devenida en una empresa multinacional, que cada año recauda millones con el negocio del fútbol profesional, enfrenta nuevamente problemas con la ley por corrupción y sobornos, que comenzaron con el neoliberalismo noventoso, pero que continuó hasta hoy día a pesar del clima de crisis económica internacional y desestabilización de los mercados, que golpearon duramente a EEUU y Europa, desde 2008 a esta parte.

Una nueva mancha a la gestión de Joseph Blatter, quien esperaba ser reelecto esta semana, cuando el viernes se concretara la renovación de autoridades del organismo.

fifa_3.jpg

Esta vez las acusaciones se refieren a casos de corrupción en el curso de los últimos veinte años, en particular en las atribuciones de Mundiales, derechos de marketing y de televisión, así como fraude, estafa y lavado de dinero.

Los cargos también implican al argentino Alejandro Burzaco de la empresa Torneos y Competencias y Aaron Davidson, presidente de la empresa Traffic Sports USA, así como Hugo y Mariano Jinkis, directivos de Full Play Group, con sede en Argentina.

Las acusaciones contra los imputados se relacionan con casos de corrupción en el curso de las dos últimas décadas y que tendrían que ver con las atribuciones de sedes para los Mundiales, los derechos de mercadeo y televisión por los cuales incurrieron en delitos como fraude, estafa y lavado de dinero.

De Suiza con amor

Según el pedido de arresto norteamericano, “el acuerdo relativo a estos actos habría sido concluido en Estados Unidos, donde también tuvieron lugar los preparativos. Los pagos habrían transitado por bancos norteamericanos”, añade un comunicado suizo emitido a los fines de dar una versión oficial a los arrestos cometidos esta mañana en la capital Zúrich.

Además, según informaron, los sospechosos detenidos son objeto de una demanda de extradición estadounidense, pero serán interrogados por la policía de Zúrich. En este sentido, quienes acepten ser extraditados lo serán según un procedimiento simplificado; en el caso de los que se opongan, Washington tendrá un plazo de 40 días para hacer un pedido formal de extradición.

fifa_4.jpg

Por su parte, desde la FIFA no saben dónde meterse y están tratando de aclarar la situación tras la detención de sus funcionarios.

“Hemos visto lo publicado por la prensa. Estamos intentando aclarar la situación. En este momento no haremos comentarios”, declaró el portavoz en una conferencia de prensa oficial.

Cancha embarrada

Esta crisis explotó a dos días de la elección a la presidencia de la FIFA, donde Blatter, presidente del organismo desde 1998, buscará un quinto mandato consecutivo.

fifa_2.jpg

El suizo de 79 años de edad es objeto de críticas debido a las riquezas acumuladas por la FIFA en los últimos años. La entidad futbolera, registró una cifra de ganancias por unos 2.000 millones de euros en 2014, año de la última Copa del Mundo en Brasil.

Las acusaciones de corrupción, fueron relacionadas con la atribución de las Copas del Mundo de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar, respectivamente.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba