24/05/2015

La memoria por la tele: controversias por la inauguración del Sitio de Memoria en la ESMA por Cadena Nacional

Imagen: gentileza brownonline.com.ar
El pasado lunes 19 de mayo, vía cadena nacional, Cristina Kirchner inauguró el nuevo Sitio de Memoria construído en el predio del Ex Casino de Oficiales, en la Ex ESMA. Inauguración que, paradójicamente, tuvo una ausencia marcada de organismos de derechos humanos, sobrevivientes y familiares de desaparecidos/as, por la polémica planteada, desde el año pasado, sobre este proyecto. En un acto de fuerte marca identitaria para el kirchnerismo, las controversias quedaron oscurecidas, en un lejano segundo plano y los debates sobre la política de memoria no salieron a escena. Por Eliana Lijterman, por Colectivo de Acción Popular- CAUCE UBA.*, para ANRed. // Difundimos comunicado del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVyJ) fijando posición sobre el tema.

Cuando la memoria es carne viva

Desde el año pasado el proyecto de intervención museográfica en la Ex ESMA, propuesto por el gobierno nacional, está en discusión. El mismo fue presentado en el marco de la mega causa judicial por este ex centro clandestino y el juez a cargo, Sergio Torres, dio su aval al gobierno, pese a diversas apelaciones por parte de organismos de DDHH (AEDD, Serpaj, entre otros).

Un punto nodal en el debate tiene que ver con la conservación original del lugar. Los sitios de memoria existentes en nuestro país son un lugar estratégico para la generación de prueba y testimonios. Las tareas de restauración habilitan reconstruir con mayor justeza cómo era lugar hace casi ya 40 años y eso hace posible que personas que hayan estado detenidas puedan reconocer el espacio y aportar su testimonio. Al mismo tiempo, el espacio mismo puede aportar múltiples herramientas de “prueba” en términos judiciales. Señalizar el espacio y hacer de él un Sitio de Memoria también es clave para que compañeras y compañeros sobrevivientes, familiares y vecinos/as, puedan acercarse al espacio y brindar su testimonio.

La intervención museográfica sobre el Ex Casino de Oficiales cambió la apariencia del espacio de una manera imponente, pues implicó la refacción y “puesta a punto” de la infraestructura del lugar, así como el montaje de pantallas, juegos de luces, biombos, etc. Aquí hay dos puntos de vista sobre la “puesta en valor” del lugar: la intervención para la refacción, planteando una intervención museográfica que renueva el aspecto del lugar; la necesidad de invertir en el espacio para restaurarlo y conservarlo en su estado original.

tapa-2356.jpg

La relevancia de la conservación del espacio no sólo tiene que ver con un debate sobre qué relato se construye desde los sitios de memoria. En la actualidad, es una dimensión necesaria para la verdad y la justicia sobre el terrorismo de Estado. Pensemos en las condiciones de clandestinidad y vulneración ultrajante en las que los y las sobrevivientes pasaron por aquellos centros de detención y tortura: tabicados/as, con la cara cubierta, torturados/as. A veces, las posibilidades de reconocimiento del espacio y, con ello, la de brindar testimonio, depende de aspectos tan minúsculos como reconocer un escalón, la textura de una pared, los sonidos del exterior, etc. Por la forma de intervención judicial que tenemos, estas cosas son las que aportan a la prueba: el reconocimiento directo.

La intervención museográfica promovida por el gobierno nacional afectó esta posibilidad, en un espacio por el cual pasaron 5.000 desaparecidos/as y sobrevivientes, en torno a los que sólo se encuentran en marcha 1000 juicios (una quinta parte) y varios de los represores del lugar aún no están procesados.

Los medios de generación de información y prueba están allí, frente nuestro, a casi 40 años del comienzo de la última dictadura militar. Los procesos de verdad y justicia aún inconclusos. Aún hay ex centros clandestinos no reconocidos como tales por parte del Estado, sobre los cuales no se dan los correspondientes procesos de investigación, por ejemplo, el Pozo de Quilmes, el faro en Mar del Plata. En algunos casos siguen siendo dependencias de fuerza de seguridad. Pese a la gran inversión desplegada en ESMA, otros sitios no cuentan con el financiamiento necesario para continuar con las investigaciones: por ejemplo, el “Atlético” (en Paseo Colón y San Juan, CABA) tiene una gran superficie sin excavar, donde posiblemente hayan funcionado las celdas; en “Virrey Cevallos” (Virrey Cevallos y Chile, CABA), sólo se ha identificado a un desaparecido, cuando se estima que pasaron por allí 500 compañeros/as. Es preciso que pongamos en debate qué política de memoria necesitamos para un proceso de recuperación que, a casi cuatro décadas, y luego de años de impunidad, sigue en marcha y con agujeros negros nada desdeñables. En esta política, los sitios resultan un espacio nodal para la generación de prueba y testimonios, como la apropiación cotidiana y colectiva de la historia.

La memoria ¿qué memoria? El relato ¿de qué voces?

Otro debate que no podemos soslayar de la pasada inauguración del Sitio de Memoria en la ex ESMA tiene que ver con el relato: ¿qué contenidos asume? ¿qué voces lo cuentan? Un primer dato que salta a la vista en este sentido es la ausencia de organizaciones de derechos humanos, de familiares y sobrevivientes, no sólo en el acto, sino en el proceso de intervención. La controversia tiene que ver con las formas y contenidos de la intervención, que algunos han visto como el montaje de una “espectacularización” del terrorismo de Estado (una Disneylandia del terror, dijo un sobreviviente), o una musealización de la memoria. Realmente es una cuestión sumamente compleja pensar en las formas de relato y de memoria asociadas al terrorismo de Estado, pero podemos marcar algunos puntos de partida para repensar este conflicto por esta inauguración como puntapié para problematizar el proceso de reconstrucción que se dio en la última década:

 En primer lugar, resulta priomordial que el relato del terrorismo de Estado se asuma como político, público y colectivo, no sólo en su “producto” sino en su proceso de construcción, pues: ¿cómo podemos pensar en un relato socializante y promotor de la reapropiación de un período marcado por el “no te metás”, si no es empoderando las voces de aquellos/as silenciados/as, poniendo en relieve los proyectos políticos reprimidos, promoviendo el debate colectivo? Que sea “político” y “público” no es lo mismo a que sea “estatal”: por el contrario, es condición el desborde de esta instancia, un desborde que caracterizó las recuperaciones y conquistas en estas cuatro décadas. La institucionalización de los procesos de recuperación por parte del Estado y la construcción de un relato oficial homogéneo, que no da cuenta de las tensiones y fragmentaciones, es una característica de las políticas de memoria de la década, incluyendo el proceso conflictivo de esta inauguración.

tapa-2357.jpg

 El relato no debe revictimizar a los y las desaparecidas y sobrevivientes. Los y las compañeras detenidas desaparecidas, y aquellos/as sobrevivientes, tuvieron y tienen un rol político que debe ser puesto de relieve. Su representación unilineal como “víctimas” del terrorismo de Estado eclipsa esta dimensión que es fundamental para hacer un ejercicio de reapropiación política del período.

 Nos cuestionamos que el relato y la memoria del terrorismo de Estado tenga que ser unitario y homogéneo. ¿Cómo pensarlo así si nos encontramos con múltiples pluralidades en términos de experiencias y militancias, y memorias fragmentadas, con huecos y vacíos que no es posible llenar? Justamente es en ese vacío, en esa incompletitud que nos deja la dictadura que podemos darnos un trabajo de memoria, por el contrario, no es posible hacerlo mediante una operación de “sutura” del pasado.

El desafío de implicarnos en la construcción de memoria y discutir las políticas de memoria es algo que debemos asumir como campo popular, va en ello la posibilidad de reecontrarnos con un pasado que nos forma, de reapropiarnos con una generación que hoy nos sigue haciendo falta.

* El Colectivo de Acción Popular tiene por objetivo el desarrollo de proyectos de intervención, investigación y formación en torno a distintas problemáticas, entre ellas, las asociadas a los Derechos Humanos. En este sentido conformamos dos proyectos, uno orientado a la violencia institucional en barrios, y otro ligado a la reconstrucción de historias de vida y militancias de compañeros y compañeras desaparecidas del barrio de Monserrat durante la última dictadura. Para contactarnos: colectivoaccionpopular@gmail.com
FB: Colectivo Accion Popular- CAUCE



LA “SEMANA DE MAYO” QUE QUIERE IMPONER EL GOBIERNO NACIONAL

El gobierno nacional comenzó la Semana de Mayo sosteniendo la consigna “El Pueblo no debe saber de qué se trata”.

El martes 19, dando comienzo a las actividades por la Semana de Mayo, la Presidenta Cristina Fernández inauguró las nuevas intervenciones arquitectónicas que se realizaron en el Casino de Oficiales de la ESMA

Durante todos estos años, el Casino de Oficiales fue quedando como el único espacio dentro de lo que fue el Centro de Detención, Torturas y Exterminio ESMA (CDTyE ““EsMA), donde se transmitiera lo ahí sucedido, permitiendo la interpelación por parte del lugar y la elaboración de parte del concurrente sobre lo ahí sucedido, lo hecho y lo por hacer por cada uno y todos. Mientras, el resto del predio de la Esma fue ocupado lentamente por murgas, recitales, películas, ejercicios de Fuerza Bruta, asados y mítines partidarios como forma de ir desdibujando lo ahí sucedido. Bajo la consigna “donde hubo muerte pongamos vida” se procuró borrar las atrocidades ahí cometidas por los genocidas.

tapa-2358.jpg

Ahora, las paredes “dejaron de hablar” en el Casino de Oficiales. La intervención arquitectónica realizada, modificando el lugar con imágenes, sonidos que nunca estuvieron busca direccionar la información, desplazando la interacción del que se acerca al lugar con éste. Finalmente, en Capucha en medio de un piso flotante, por el que nunca anduvieron los secuestrados, recortaron un cajón, como el lugar donde estuvieron los desaparecidos, su destino. La Muerte

Los Desaparecidos no están muertos, están desaparecidos. Los ex – Detenidos Desaparecidos no estuvieron nunca en un cajón, y están vivos. Pareciera que el Gobierno Nacional, con la complacencia del Gobierno de la Ciudad que le concedió el lugar, quisiera decretar la muerte de los desaparecidos para así cerrar ese tramo de la historia y avanzar en la reconciliación nacional entre las fuerzas armadas y de seguridad genocidas y el Pueblo.

tapa-2359.jpg

El intento de avanzar en esa reconciliación es la razón por la que hace un mes el genocida Milani estuvo junto a la Presidenta en el predio de la ESMA durante la inauguración del Museo de las Malvinas (“en la ESMA puede caber todo” dijo la Presidenta, menos la ESMA evidentemente). El mismo Milani que participó del Operativo Independencia, de la desaparición del Conscripto y militante del PRT-ERP Alberto Ledo, del secuestro y torturas de Alfredo Olivera y su padre, de Plutarco Shaller y Verónica Matta, se paseó por el lugar mansillándolo.

Porque creemos que con los genocidas no hay reconciliación sino Juicio y Castigo. Porque queremos construir una memoria que le permita a nuestro Pueblo construir un futuro sin opresión, es que decimos:

LA MEMORIA ES DEL PUEBLO Y NO DE LOS GOBIERNOS

Basta de intervenír y banalizar los Sitios de Memoria

Juicio y Castigo a todos los genocidas por todos los compañeros

Destitución y procesamiento del genocida Milani

No Olvidamos, No Perdonamos, No Nos Reconciliamos

30000 COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS PRESENTES!

Encuentro Memoria, Verdad y Justicia



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba