19/05/2015

Barras y estrellas: lo que nos dejó la caravana de Superclásicos [Primera Parte]

jugadores_boca_river_tapa.jpg Unos días nos separan de la bochornosa actuación de futbolistas, hinchas, barras, dirigentes, árbitros y entrenadores, que eclipsó todas las miradas el pasado jueves en la bombonera, con la definición del partido de vuelta por la Copa Libertadores. De esa revuelta de gases pimienta y cámaras de tv, que terminó con cuatro jugadores afectados y la suspensión del partido, se derivó la sanción de la CONMEBOL de descalificación y multa económica a Boca Juniors. Sanción ejemplar para algunos, para otro insuficiente, injusta para los demás. Lo cierto es que, el papelón más grande la historia de los superclásicos terminó como empezó, y los hechos de violencia de mitad de semana quedaron allí, en una bombonera silenciosa, que espera por un nuevo enfrentamiento entre las facciones que se disputan el poder, en el tramo final de la era Angelici al frente del club de la rivera. Por ANRed.


El pasado sábado se conoció la sanción que dispuso el comité dirigencial de la CONMEBOL, el órgano internacional que nuclea la actividad futbolística en América del Sur, ante los hechos de violencia sucedidos en la Bombonera el último jueves.

conmebol_1.jpg

Lo sancionado ya es de público conocimiento: se dio por ganada la serie a River Plate, se descalificó a Boca, se le prohibió la venta de entradas para su parcialidad tanto de local como de visitante y se le impuso además una multa económica de 200 mil dólares, por las agresiones sufridas por un grupo de jugadores de la banda a la salida del segundo tiempo, en el último partido de la triada de superclásicos. Sanción que se suma a un largo historial del xeneize en el asunto: las mismas se produjeron en el mismo certamen continental, en las versiones de los años 1971, 2005 y 2008.

Se habrán inspirado en la actuación de las autoridades de la AFA, frente a la tragedia de la Puerta 12, en el Monumental de Núñez, en otro confuso hecho de violencia que involucró a la policía federal, en otro superclásico, dejó un saldo de 71 personas muertas, el 23 de junio de 1968. En aquel momento, no se resolvió nada y el caso quedó impune, no se dijo nada más al respecto: ni sanciones ni condenas, en un pacto de silencio entre dirigentes y empresarios mediáticos.

Lo llamativo de esta sanción es que aún la justicia ordinaria local, no ha identificado al -o a los- agresores que atacaron con gas pimienta al plantel millonario, que privó a Ponzio, Funes Mori, Vangioni y Kranevitter (entre otros jugadores) de la posibilidad de volver a disputar el resto del partido, que aún seguía 0 a 0 al momento de los incidentes.

berni_boca_river.jpg

Este no es un dato menor, ya que existen desde la suspensión misma del encuentro, versiones opuestas entorno a lo que realmente pasó en la manga plástica más famosa del mundo por estos días.

Y esto tiene que ver con que mientras el veedor oficial de CONMEBOL, el boliviano Roger Bello, recibía los wathsapp que le pedían reanudar el juego como sea, los encargados de la seguridad local ya ofrecían versiones encontradas sobre lo que pasó.

Los dirigentes del club responsabilizaban la inacción de la policía federal (versión compartida por las transmisiones de Fox sports y la TV pública); mientras que por parte del ministro de seguridad de la nación, Sergio Berni, “el operativo fue exitoso” y las responsabilidad sobre lo sucedido recaen sobre la seguridad del club, porque según explicó “la policía no puede estar en las tribunas, tenía que intervenir la seguridad privada de Boca”.

Más allá de este entrecruce papelonero, de tirarse la pelota los unos a los otros, existieron otras versiones que denunciaron lo ocurrido desde otra óptica. Los testigos, hinchas de boca que se encontraban cerca de la manga donde todo sucedió, denunciaron inmediatamente a través de las redes sociales que la policía federal fue la que roció el gas pimienta a los jugadores de manera accidental, cuando intentaban persuadir a un grupo de hinchas que querían incendiar la lona de la manga.

conmebol_2.jpg

Este entrecruce de pericias, versiones y datos (tan confusas como la jornada misma), parecen no haber importado a los dirigentes futboleros quienes, a pesar de todo, sacaron una resolución rápida, urgidos por las presiones de los medios de comunicación que exigían desde sus propias tribunas discursivas mano dura y una “sanción ejemplar”; cual cesares le bajaron de inmediato el pulgar a Boca.

Así fue como la sentencia fue rápida, pero para nada ejemplificadora, en tanto no contempló las peticiones de la TV, que exigían la prohibición al club azul y oro de participar por dos años de competiciones internacionales. Claro, en la CONMEBOL no son ningunos tontos. Dejar afuera a Boca de la competencia internacional implica una pérdida ““en lo inmediato- de unos 200 millones de dólares, sólo en términos de permisos y contratos de televisación.

A río revuelto, ganaron los empresarios

La sanción ya despierta polémicas en el ámbito mediático, en los bares y cafés y donde sea que salte el tema “escándalo en la bombonera”. Esto tiene que ver con el carácter del dictamen que pronunció la CONMEBOL como multa para Boca: descalificación inmediata del actual torneo, el cobro de un pago de 200 mil dólares como resarcimiento económico a los intereses afectados de la federación y correspondiente al pago de los derechos de televisación, además la prohibición de jugar con público propio (tanto de local como de visitante), al menos durante cuatro meses.

Eso sí, en la balanza de los acreedores del fútbol sudamericano, las regalías que acarrea la presencia de Boca en un torneo internacional fue motivo suficiente a tener en cuenta para configurar la sentencia, y más cuando se cruza en instancias definitorias (desde lo deportivo) con su archirrival el millonario de Núñez.

Cómo no va a ser así, si solamente el año pasado, el superdúo dinámico cerró contratos publicitarios con el Banco Francés, a partir de los cuales River logró una mejora del 57%, y pasaron de cobrar los 3.500.000 dólares que había acordado Passarella, a 5.400.000 dólares por cada una de las próximas dos temporadas, a partir de los encuentros comerciales con el xeneize; o el gran acuerdo comercial que compartieron en el partido que la firma transnacional les encomendó disputar en Cancún, donde los dos más grandes del país embolsaron otros 700 mil dólares.

donofrio_angelicci_boca_river_6.png

El partido de “ida”, el primero de los superclásicos por la Copa Libertadores, acarrearon más dinero a las arcar riverplatenses. A la cancha acudieron 62 mil hinchas millonarios y con eso, al conjunto de Núñez ingresaron casi 2 millones de dólares, una de las recaudaciones más importantes del torneo. Además, River fue uno de los equipos que más entradas vendió y más público tuvo en sus tribunas durante la etapa de grupos, alcanzando los 134.067 espectadores en sus tres partidos de local, mientras que Boca fue el tercero en convocatoria con unos 133.544 espectadores. El máximo convocante fue el club brasileño Corinthians.

Si a estos números le sumamos que para los tres partidos disputados en este mes, se calcula un acumulado de 150.000 ubicaciones, con una recaudación estimada en 25 millones de pesos, el juego del superclásico se vuelve una atracción invaluable, una verdadera “gallina de huevos de oro”. Por su participación en la primera etapa de la Copa Libertadores, cada uno recibió 900.000 dólares y por haber alcanzado los octavos de final, cada tesorería se hizo acreedora de 550.000 dólares; mientras que River ya se hizo merecedor de unos 650.000 más, por lograr el pase a cuartos. Cifras que, de llegar a la final del certamen y obtenerlo, pueden representar un ingreso total de 5.100.000 dólares.

Transnacionales fútboleras

Las federaciones tampoco se quedaron atrás en el reparto de dinero por las competencias en la región, demostrando que a esta altura del partido, ya se han constituido como gigantescos emprendimientos económicos transnacionales, que ganan millones cada año con las competencias más populares a nivel continental.

En el caso de la CONMEBOL, que nuclea a las federaciones de Sudamérica, tuvo en 2014 un superávit de seis millones de dólares, según consignan los informes del tesorero oficial, Carlos Chávez, expuestos durante el último congreso ordinario del organismo.

En su informe, Chávez indicó que el año pasado las copas Libertadores y Sudamericana ingresaron a la institución -por televización y publicidad-, unos 85 millones de dólares, de los cuales 75 millones se gastaron en la organización de las mismas.

fifa_1.jpg

Se estima para el presupuesto 2015 un ingreso de 194 millones de dólares, de los cuales 80 millones serán generados por la Copa América a disputarse este año en Chile, que demandará un gasto de 67 millones de dólares para financiar su organización.

Por su lado, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), que para la próxima Copa del Mundo en Rusia 2018 invertirá unos 2153 millones de dólares, el negocio viene bien. Esto se debe a que, como explica en su carta de presentación del balance económico del Presidente de la Comisión de Finanzas, Issa Hayatou, “esta suma impresionante demuestra que no escatimaremos esfuerzos para brindar a los aficionados de todo el planeta un espectáculo incomparable”.

Para brindar un espectáculo, sí; pero sobre todo porque pueden, gastan esa cantidad en un torneo de fútbol. Porque el ejercicio de 2014 cerró con un superávit de 141 millones de dólares, lo cual significa que los fondos propios de la FIFA han aumentado hasta alcanzar los 1523 millones, es decir, 6.4 % más respecto a 2013.

Extraordinarias cifras, sobre todo si se las compara con el salario destinado al árbitro del partido en cuestión, Darío Herrera, quien por impartir justicia en el superclásico más caldeado de la historia, recibió unos 800 dólares, poco más de 7100 pesos según el cambio oficial.

Precarización laboral (y de la vida) en el deporte

Esta brecha que se alzó entre las ganancias de los empresarios, los lujosos contratos millonarios de las estrellas y las recaudaciones extraordinarias de los clubes, está suspendida sobre otra realidad, que es la misma y producto de la primera: la precarización laboral -y de la vida- que atraviesan los jugadores de categorías inferiores a la Primera A o la B.

Es una imagen común la de campos de juego deteriorados, condiciones edilicias lamentables y peligros en accesos y egresos a los estadios de las categorías inferiores. Los privilegios de las estrellas, descansa sobre la pauperización de los nadies futbolísticos.

ortega_emanual.jpg

Condiciones que se cobraron una nueva vida en las canchas la semana pasada. Se trató del joven Emanuel Ortega, jugador de San Martín de Burzaco, que actualmente disputa en la Primera C, quien falleció producto de un golpe en la nuca tras chocar contra una pared que rodeaba el campo de juego.

La del joven Emanuel, se suma a las muertes fuera del verde césped, la de los hinchas y barras muertos en enfrentamientos con otras parcialidades o con las fuerzas de seguridad federales o provinciales. Según la ONG Salvemos al fútbol, la muerte en el fútbol se ha cobrado ya un total de 198 muertes en los últimos 40 años.

A partir de octubre de 2013, la AFA incorporó a los futbolistas de la Primera C al profesionalismo, tras una solicitud de Futbolistas Agremiados, el órgano sindical que nuclea a jugadores de fútbol profesionales. A partir de ese momento se pautó un salario de 4.500 pesos. Actualmente cobran 6.050 pesos como salario básico.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba