23/04/2015

“Abortamos hermanadas, abortamos en manada”

unnamed-87.jpg

Socorristas en Red es una agrupación feminista dedicada al acompañamiento de mujeres que deciden practicarse un aborto. En el programa de la RNMA, Enredando las mañanas, pudimos dialogar con Marta y Alejandra, integrantes de esta organización, sobre cómo es ese proceso de contención femenina que brinda la red a nivel nacional. Por RNMA


Enredando las mañanas: “Abortamos hermanadas, abortamos en manada” es uno de los lemas que tiene Socorristas en Red, Cuéntennos ¿qué es Socorristas en Red?

Alejandra: Es una red de agrupaciones feministas que acompañamos los abortos cotidianos. En estos momentos el aborto no es legal en la República Argentina entonces nosotras, además de estar en la Campaña Nacional por la Ley del Aborto Legal, Seguro y Gratuito, vemos que con eso no alcanza, que las mujeres siguen teniendo esa problemática diariamente, entonces decidimos empezar a acompañar a las mujeres y hacerlo a través de un sistema de red. Socorristas en Red es una organización que nace en 2012; si bien había montón de compañeras que ya hacían acompañamientos individuales, se decide transitar un proceso más colectivo a partir de unas reuniones que ocurren en Córdoba. Desde esa época, somos una organización que está en 16 lugares, en diferentes provincias. Seríamos 16 organizaciones que formamos parte de la red de Socorristas en Red y lo que hacemos es dar información por teléfono y acompañar durante el proceso del aborto sobre el uso del misoprostol.

ELM: ¿Cómo consideran ustedes que cambia el escenario para una mujer que decide abortar en este contexto de ilegalidad, a partir de este acompañamiento?

Alejandra: Nosotros tuvimos un plenario hace poco y usamos los términos: affidamento, que nos gustó un montón, y sororidad. Affidamento habla de esta construcción de confianza. Lo que nosotras hacemos con las mujeres es tener una entrevista, cara a cara. A través de esa entrevista conocemos la situación de la mujer y le planteamos la forma en que ella podría hacer uso de la medicación. El acompañamiento consiste desde que ella inicia hasta que termina el proceso, nosotras las acompañamos por teléfono. Algunas hacen uso de esa guardia, otras no. Las mujeres decimos, que nosotras socorristas en cada aborto que acompañamos abortamos algo de este sistema y a nosotras nos hace transitar un montón de cosas, y creo que acompañarlas genera un proceso muy distinto al que sería si estarían solas y asustadas en toda la clandestinidad que existe alrededor de los abortos. Además, creo que también es ponerlo desde un lugar político de que el aborto no es algo personal que le pasa a una por no cuidarse, por un montón de cosas, sino que es un acto político, y nosotras por eso siempre nos presentamos como feministas y les aseguramos desde el primer momento que no somos profesionales de la salud, que no transitamos esos lugares pero que sí sabemos utilizar el misoprostol y que sí podemos asegurar que es un uso seguro y darle un contenido político a lo que están y estamos haciendo.

ELM: En un escenario como el de nuestro país donde varía muchísimo de provincia a provincia, incluso desde cómo afecta la iglesia, pensamos por ejemplo en aquellos casos “no punibles”, la diferencia que hay respecto a que pase en Buenos Aires o en Salta, o Córdoba, ¿cómo analizan esta situación y cómo ven que la comunidad médica está mirando este tema que viene hace 10 años presentándose en proyectos, pedidos, reclamos y que es, evidentemente, algo que sucede y que está bien que se visibilice que sucede, que no se calle, ni se silencie?

Alejandra: A nivel nacional, el plan de Socorristas en Red como estrategia, venimos construyendo lazos con profesionales de la salud amigables. Para nosotros es importante resaltar que hay sectores de salud amigables a los que podemos apelar para los controles post, pero también entendemos que hay un interés grande en la corporación médica que no toma posición porque también tiene intereses económicos. Nacionalmente es variado. En cada provincia depende de la corporación, de la gobernación, de los arreglos. Digo, en varias provincias hasta hace poco la ley de salud reproductiva no entraba como en Tucumán que ahora se aprobó. En Salta la educación no es laica. Pero ellos tienen obligación de educación religiosa si no tengo mal entendido en muchos colegios que no debería. Entonces el contexto varía, pero nosotras como socorristas, a nivel nacional lo que hacemos es buscar sectores amigables porque es importante para las mujeres poder acceder a ese control post. Eso lo resaltamos siempre. La idea no es trabajar en paralelo a los médicos, sino trabajar con ellos. Es importante que ellos tomen posición. Con los abortos no punibles, no se está cumpliendo la ley directamente. Pero además de eso como que se amparan algunos sectores no amigables en esos objetores de conciencia. Nosotros denunciamos que objetor de conciencia, una persona no puede ser una institución entera porque está pasando casos de directores de hospitales que se dicen objetores de conciencia y que toda la institución, todo el hospital se tiene que decir objetor de conciencia. Nos parece que eso es un retroceso de la ley que, además de no cumplirla, se está haciendo un mal uso.

ELM: Es como que de alguna manera se está burocratizando esto, ¿no? Cuando salió el espacio en la Corte Suprema de abortos no punibles por casos de violación, la primera niña que entró por un caso así en la Unidad Provincial de Córdoba, a los 10 minutos tenía a la gente del Portal de Belén tocándole la puerta de la habitación y convenciéndola de lo contrario. Con todo lo que eso implica. Filtraron información. ¿Por qué exponer en esa situación a una menor? Porque justamente se estaba dando esto. Porque un gran sector del hospital objetaba, todo el hospital objetaba, de alguna manera haciendo uso de un poder jerárquico y eso también es importante resaltar. Lo bueno es que se está avanzando en una comunidad médica amigable sino también como la utilización del poder dentro de las instituciones públicas, que deberían posicionarse desde otro lugar están trabajando para esto que vos comentás, que no sea un generador de conciencia sino que sea institucional y cuánto peso tiene pensar en algo institucional cuando legalmente, por lo menos se abren esas pequeñísimas ventanas que aunque sean pequeños porcentajes de lucha también tienen que ver con resolver y cambiar la realidad de muchísimas mujeres que atraviesan por muchísimas problemáticas que las llevan a tomar una decisión de esas características. En el marco del encuentro, ¿a qué se llega o qué se trae de este encuentro que se ha realizado? Comentábamos fuera del aire que se ha trabajado más a nivel latinoamericano y lo importante que es sentar lazos desde ese lugar, con esa mirada.

Marta: Ha sido la cuarta plenaria. Como bien ha dicho Ale ya había algunas mujeres que acompañaban; hace cuatro años se hizo la primera plenaria en la que participaron apenas diez personas, en casa de una de las compañeras empezaron a ver esto de cómo se puede construir la red. El año pasado fue la primera plenaria más multitudinaria. Se hizo un cambio tanto cuantitativo como cualitativo en la que participaron 55 compañeras y este año nos hemos dado cuenta de que la red se sigue expandiéndose porque hemos llegado a 100, entonces entendemos que es algo que se está convirtiendo en peso, en una voz importante. El año pasado se sacó un manifiesto en el que, además de todo esto que estamos contando, de cómo entendemos nosotros los abortos, también pautamos unas cuantas formas de acompañar, de generar encuentros cara a cara con las mujeres tanto individuales como grupales para quitarle ese peso de la clandestinidad y que se den cuenta de que somos varias las mujeres que atravesamos esa situación, brindarle la información del uso y también empezar a sistematizar, a tomar los datos de esas mujeres de quienes son, de cómo abortan, de cómo se sienten durante ese proceso, de si acuden o no a un post aborto, con qué se quedan de hacer consejería de anticonceptivos y ese tipo de cosas, entonces estamos muy contentas porque este año ya tenemos los primeros datos a nivel nacional con la misma sistematización con la que estamos participando en la red. Hemos crecido un montón dándole a este espacio un contenido más político. Hemos logrado entre todas abordar una forma de sistematizar porque nos parece importante tener esos datos para presentar, quiénes son las que abortan. Para mencionar algunos porcentajes, hay 1116 abortos sistematizados. Muchas más mujeres nos llamaron pero no en toda la sistematización se pudieron llevar a cabo porque también es un trabajo más que hacemos pero nos parece una cantidad importante, estamos contentas con eso. Tenemos datos de las que acompañamos que el 56% tiene entre 18 y 27 años, y la siguiente cifra que es del 28% entre 28 y 37 años, es decir, casi el 80%, el 90% está en el rango entre 18 y 37 años que es uno de los mitos que también queremos deconstruir: que son las adolescentes las que más abortan. Hay un grupo de mujeres que llamamos adolescencia avanzada, que son las que deciden abortar. Después tenemos cómo eligen la vía para el uso, la mayoría opta por la forma sublingual. Parte de nuestro protocolo aconseja el uso antes de la semana 12, entonces acá tenemos un rango importante que interrumpe entre la semana 8 y la semana 12, más del 60%.

ELM: Cuando empezó esto hace varios años atrás había toda una cuestión de decir que llamabas de parte de tal y me parece que ese lazo de solidaridad y confianza que se fue tejiendo está generando este producto final de pensar que, hoy por hoy, son tantas las organizaciones que estuvieron presentes y que todo esto ayuda a la justificación de este lamentable cajoneo que sufre, año a año, el proyecto de Legalización del aborto en el Congreso.

Alejandra: Nosotras sistematizamos todo lo que hacemos, las acompañamos por teléfono ya que estamos en red. Nosotras queremos hacer esto legalmente, pero vemos la necesidad, la urgencia cada vez que suena el teléfono de seguir haciéndolo.

ELM: La campaña siempre ha sido clara en relación a plantear al aborto no solo como una legitimación de un derecho sino también como una cuestión general, de educación sexual y también el acceso a los anticonceptivos. Sabemos de muchos casos de instituciones públicas que brindan anticonceptivos que no están funcionando porque están vencidos o no te dan asesoramiento.

Alejandra: Parte de lo que hacemos con el socorrismo es el post, que ellas se hagan controles, acompañarlas. Hay muchas mujeres que atraviesan situaciones de violencia donde sus compañeros no les permiten usar métodos anticonceptivos.

ELM: Hay una relación con las instituciones públicas que no se termina con la legalización del aborto. Hay que hacer un trabajo desde las universidades que forman a esos médicos y enfermeros para entender esto como una decisión política sobre nuestros cuerpos.

Alejandra: Parte de los planteos de Socorristas en Red es sacar esto a la calle, salir a militar el aborto, porque el aborto existe las mujeres siguen abortando, por más que haya sectores que quieren hacer oídos sordos, nosotros pensamos que nos tenemos que hacer cargo como sociedad que es algo que forma parte nuestra y que se puede vivir de otra manera, y no como está descripta esta escena clandestina, oscura que asusta. Las mujeres podemos decidir sobre nuestros cuerpos, y transitar un proceso diferente acompañándonos entre mujeres, con conocimientos que nos van a aportar para que eso no sea de esa manera, quitándole los prejuicios, tabúes y mentiras que hay en torno al aborto. Hay médicos que dicen que las mujeres que usan misoprostol tienen complicaciones y se mueren. Las mujeres que usan misoprostol no se mueren. Usamos este medicamento porque la OMS lo dice, no es que lo estamos haciendo por fuera de una lógica médica, aunque nosotras no seamos médicas. Es la propia OMS en los países legalizados la que determina el método que utilizan de una forma segura.

En el blog www.socorristasenred.blogspot.com.ar se pueden encontrar la presentación de la organización, sus acuerdos y formas de contactos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba