03/04/2015

147 muertos en atentado posiblemente terrorista, en la universidad de Garissa

kenia_1.jpg Ocurrió ayer, en la ciudad de Garissa, Kenia. Un atentado en una universidad, dejó un saldo trágico de 147 muertos. El ataque se lo habría atribuido la milicia Al Shabaab. Este hecho lamentable, se suma a los muchos casos de asesinatos masivos en enfrentamientos entre grupos étnicos, políticos o religiosos, desde el proceso de descolonización, terminada la segunda guerra mundial. Por ANRed.


Esta vez el atentado se dio en una universidad de la ciudad de Garissa, al sudeste de Kenia, en África. El saldo trágico de este ataque, que ya se habría atribuido la milicia de la organización Al Shabaab, fue de 147 personas y otros tantos heridos, de los cuales muchos se encontrarían en estado de gravedad crítica.

Además de los universitarios muertos, según explicó a medios de comunicación local el ministro del Interior, Joseph Nkaissery, dijo que fueron abatidos unos cuatro milicianos.

kenia_2.jpg

De acuerdo a lo informado por los testigos, los agresores atacaron la mezquita de la universidad en la mañana de ayer, “disparando con ametralladoras de forma indiscriminada contra los presentes”.

La policía y el ejército local se hicieron presentes en el lugar para controlar la situación. A pesar de que los milicianos fueron acorralados por las fuerzas de seguridad, algunos agresores siguieron controlando uno de los pabellones con dormitorios, donde mantuvieron retenidos a un número no precisado de estudiantes y el vicerrector de la universidad.

Lucha armada en África

Garissa, que cuenta con unos 120.000 habitantes, se encuentra unos 330 kilómetros al este de la capital keniata de Nairobi, a pocos kilómetros de la frontera con Somalia.

Unos 500 estudiantes pudieron ser rescatados, pero el número de muertos es aún mayor, al del que era hasta ahora, el ataque más grande de la milicia en Kenia, el que se produjo contra el centro comercial Westgate en Nairobi en septiembre de 2013, con 67 muertos.

“Los agresores lograron acceder al portón principal de la universidad de Garissa matando a los guardias de seguridad en la entrada a las 5:30 de la mañana”, indicó un comunicado policial.

Al Shabaab perpetra continuamente atentados en Kenia desde hace años porque el país combate a los extremistas con tropas en Somalia. En diciembre, desconocidos lanzaron una granada contra un café en Garissa e hirieron a dos personas. En abril de 2013, cuatro hombres atacaron un hotel en la ciudad y mataron a seis personas.

Kenia no es el único país africano que presenta esta clase de enfrentamientos entre fuerzas de seguridad oficiales y para-militares, y grupos armados religiosos o políticos. Es parte de un conflicto histórico que se inició con el proceso de descolonización o “retirada” de las potencias coloniales europeas de los territorios africanos, terminada la segunda guerra mundial.

A los conflictos disparados por los movimientos de liberación nacional en los “™60 ““ “™70, en Argelia y Congo, contra sus opresores franceses, belgas u holandeses, se sumaron luego los enfrentamientos entre facciones étnicas y religiosas que buscaban desde la lucha armada, hacerse del control territorial ante un Estado acéfalo o fallido; financiados, oportunamente, desde diferentes puntos de occidente, por capitalistas de toda tipo interesados en las ricas reservas de minerales, metales y otros recursos naturales, valiosos para las nuevas producciones, sobre todo en materia de tecnología, capitalistas.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba