21/02/2015

La impunidad judicial: murió el represor Juan Carlos Tesoriero

tesoriero.jpg

Justo en horas en que la justicia ocupa el centro del debate público, el sábado 14 de febrero se conoció la noticia del fallecimiento del fiscal Juan Carlos Tesoriero, titular de la Fiscalía Federal de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Posadas, quien fuera Secretario del Juzgado Federal de Posadas durante la última dictadura cívico”“militar”“religiosa (1976″“1983). Organismos de Derechos Humanos lo señalan como partícipe directo en crímenes de lesa humanidad y como encubridor de genocidas desde el ámbito judicial. A pesar de las pruebas que pesaban en su contra nunca fue juzgado ni citado a declarar. Por Sebastián Korol *


“Empezó su carrera participando en los interrogatorios bajo tortura de los militantes populares secuestrados. Recibía los habeas corpus presentados por los familiares de los detenidos”“desaparecidos y los amenazaba para que les diga qué abogado los escribió”, manifestó a través de una carta Graciela Franzen, ex presa política y militante por los Derechos Humanos en Misiones.
En esa línea recordó la desaparición de Rubén Vera, abogado que investigaba la desaparición del dirigente obrero Pedro Luis Lunge, de Leandro N. Alem, Misiones, ocurrida en 1978. Los familiares de Vera debieron presentar el recurso de habeas corpus en la ciudad de Resistencia, Chaco, ya que el entonces Juez Federal de Misiones, Magno Omar Pérez “”ya fallecido”” y su Secretario, Juan Carlos Tesoriero, impidieron su recepción en el Juzgado Federal local.
Un informe elaborado por la historiadora Yolanda Urquiza como aporte a los Juicios por Crímenes de Lesa Humanidad que se desarrollaron en Misiones, presenta un revelador testimonio firmado por Enrique J. Simón, con fecha 16 de Enero de 1984, alojado en la Unidad Nº 5 de Mercedes, Buenos Aires, dirigido al Juez Federal de Turno de Posadas. En dicha prueba documental se indica:
“Doctor Juan Carlos Tesoriero: secretario del Juzgado Federal de Posadas, mano derecha del Doctor Magno Pérez, se movía permanentemente en despachos de Gendarmería Nacional, no en cumplimiento de sus funciones específicas, sino para la colaboración de hechos ilícitos, presenciaba las torturas, incluso se prestó a “˜desaparecer secuestros de drogas”™ secuestrados en el Juzgado Federal, y allí guardados, para su posterior comercialización en su beneficio y el de los grupos de tareas de Gendarmería. Este señor emprendió una campaña intimidatoria y difamatoria contra la Doctora Aleida Martiarena de Varela Sarcos, Defensora Oficial del Juzgado Federal. También tiene datos precisos del secuestro y desaparición del Doctor Rubén Vera”.
El testimonio de Simón, analiza Urquiza, aporta información precisa sobre el sistema represivo de la provincia de Misiones, ya que sitúa lugares de tumbas de personas desaparecidas y ofrece nombres de integrantes de fuerzas de seguridad, funcionarios del poder judicial y colaboradores civiles.
Urquiza evidencia que en el Archivo del Juzgado Federal de Posadas también se registra la actuación de Tesoriero en el expediente relacionado con la “Averiguación de suicidio” de Liliana Inés Goldemberg y Eduardo González Escabosa, producido en Puerto Iguazú en agosto de 1980. Goldemberg era hija del reconocido psicoanalista Mauricio Goldemberg, perseguido y forzado al exilio por sus innovadoras propuestas de reinserción comunitaria de pacientes psiquiátricos, catalogadas como subversivas por el gobierno militar.
También referencia testimonios de otras víctimas como Julio César Capli, secuestrado en la noche del 4 de Marzo de 1978 junto al Ingeniero Alfredo González “”asesinado en un centro clandestino de detención y luego desaparecido””, en donde cita la presencia de Tesoriero; y Claudio Damián Martofleac, secuestrado y sometido a diversas formas de tortura en 1978, quien en 2005 declaró ante el Ministerio Público Fiscal que en cautiverio firmó su declaración “delante del Secretario del Juzgado Federal Dr. Tesoriero”.
Yolanda Urquiza observa que a lo largo de su extenso trabajo testimonial con víctimas del terrorismo de estado en Misiones “el nombre de Juan Carlos Tesoriero era citado en forma recurrente”.
Entramado de impunidad
En un informe periodístico publicado en Infojus Noticias (Agencia Nacional de Noticias Jurídicas) en abril de 2014, el abogado Juan Martínez, uno de los querellantes en causas por delitos de Lesa Humanidad en Misiones, explicó que Tesoriero tuvo un doble rol como secretario del Juzgado Federal: “por un lado incurrió en la omisión de denunciar las detenciones ilegales. Por el otro, participó en el armado de causas bajo distintos artículos de la ley 20.840, la llamada “˜ley antisubversiva”™, sancionada bajo el gobierno de Isabel Martínez de Perón”.
Acotó que tanto el juez Magno Pérez como el secretario Tesoriero recibían en sus despachos a presos políticos detenidos en la Unidad Penitenciaria Federal N° 17 de Candelaria, a quienes indagaban bajo alguno de los cargos de la ley antisubversiva “por subversión económica, por ejemplo, o por actividades subversivas”, detalló Martínez.
Graciela Franzen recordó que durante los Juicios por la Verdad, cuando todavía regían las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, la Comisión de Familiares de Misiones presentó un total de catorce habeas corpus para conocer el destino de personas detenidas”“desaparecidas, “con tanta “˜mala suerte”™ que fue a parar en la Fiscalía de Tesoriero. Aún esperamos respuesta”.
En tanto, Urquiza señaló que Tesoriero “jamás se acercó a brindar información” a los familiares e investigadores que llevaron adelante los Juicios por la Verdad y los Juicios por Crímenes de Lesa Humanidad en Misiones. “No obstante se lo veía transitar por los pasillos del Juzgado, durante las primeras jornadas de declaración de las víctimas supervivientes, quienes manifestaron su temor al respecto”, expresó.
Por este tipo de prácticas, en marzo de 2014 un total de 27 organismos de Derechos Humanos de las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa, Entre Ríos y Santa Fe denunciaron la “resistencia corporativa judicial en avanzar en el juzgamiento a los responsables económicos y civiles” del terrorismo de estado; y solicitaron, junto a otros treinta reclamos puntuales, la separación del fiscal Juan Carlos Tesoriero de todas las investigaciones relacionadas a las causas de lesa humanidad, “por su pertenencia a estructuras vinculadas a la represión de la dictadura cívico”“militar”.

Necrológicas

necrologica.jpg

Numerosos magistrados y personalidades vinculadas a la institución judicial del ámbito provincial y nacional despidieron a Tesoriero con avisos en las secciones fúnebres de los diarios impresos y en otros espacios de comunicación. La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, expresó su “pesar” por el fallecimiento a través de la página web institucional de Procuración General. En Misiones el Juez Federal José Luis Casals definió al fiscal como su “entrañable amigo”. Hasta Julio Piumato, Secretario de Derechos Humanos de la CGT y Secretario General de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, dedicó un obituario a Tesoriero en un diario local, en el que lo reconoció como un “amigo y compañero de luchas, ejemplo de fortaleza”.
En su carta abierta, titulada “Murió un represor”, Graciela Franzen reflexionó: “A Tesoriero no le llegó como debiera ser la justicia de los hombres. Le llegará la de Dios. Lamento profundamente que ni siquiera a lo largo de su enfermedad tuvo el gesto de dignidad y misericordia de aportar información sobre el destino de los cuerpos de nuestros mártires detenidos”“desaparecidos, una información que no podía ignorar dada las funciones que cumplió durante la dictadura”.

(*) Comunicador popular. Periodista de revista superficie.

Fuentes consultadas:

Informe de Yolanda Urquiza. Apartado sobre Juan Carlos Tesoriero.

http://www.corrienteshoy.com/vernota.asp?id_noticia=157074#.VOYBd_mG8qw
http://www.infojusnoticias.gov.ar/nacionales/misiones-el-fiscal-de-las-tareas-secretas-y-confidenciales-3671.html

Fotografía: Misiones On Line.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba