16/02/2015

Otra vez, la Policía Bonaerense implicada en un asesinato

tapa_posta-5.jpgTras casi dos años de la muerte de Sebastián Nicora, en la localidad de Punta Indio, se conoció una nueva autopsia, que determinó que el joven había muerto de un disparo y no por un golpe. La causa lleva sus irregularidades desde el primer momento, ya que la Bonaerense estuvo encargada de “cuidar” el lugar del hecho hasta que llagara la fiscal. Allí pasaron muchas cosas, pisaron y caminaron sobre el terreno; rastrillaron en busca de más pruebas: no apareció ningún arma, sólo una remera con sangre, que finalmente no era sangre humana; intentaron rastrear el morral del joven que nunca encontraron; y así siguieron las (in)acciones que realizó la Policía en las primeras horas. Por Estefanía Velo para ANRed


El 14 de febrero de 2013, Sebastián Nicora, de unos 16 años, se dirigió al balneario El Pericón, de Punta Indio, junto a su amigo, un año menor, y alquilaron una habitación en un hostel. Dos jóvenes estigmatizados. Sebastián tenía todas las “marcas” que podía tener en una localidad de 9 mil habitantes, por ello la Bonaerense local lo conocía muy bien.

En horas de la madrugada encontraron el cuerpo del joven Sebastián. Por su parte, Sandra Raggio de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que acompaña a Fernanda Nicora (su mamá), indicó que “no precintaron el área en el balneario más concurrido de Punta Indio en plena temporada. A la hora en que llegó la fiscalía había policías, curiosos, periodistas, caminando sobre el lugar”.

foto_1-31.jpg

La causa está a cargo de la fiscal Ana Medina, quien dejó la investigación en manos de la Policía Bonaerense, y rápidamente señalaron como culpable al amigo de unos 15 años. Aquel febrero de 2013 la autopsia realizada por un médico de la Policía Bonaerense determinaba que había muerto producto de un golpe en la cabeza. No se supo cuáles fueron los motivos de los golpes, nunca apareció un arma, y las pruebas no fueron suficientes por lo que la Justicia Juvenil liberó a su amigo.

De esta forma, la causa parecía ir camino a encajonarse, pero con la lucha que encabeza su mamá, Fernanda, logró que se realizara una reautopsia y además se reunieron con la Procuradora General de la Corte Suprema Bonaerense para regularizar las investigaciones. Varios meses denunciando la manipulación de los efectivos policiales en el lugar de los hechos, y este año se encontraron con que el joven murió de un disparo y no como habían informado, de un golpe en la cabeza.

foto_2-37.jpg

En tanto, las médicas Nora Sotelo y María Pons, que intervinieron en la reautopsia, concluyeron en que “la causal de muerte de Nicora Sebastián, de 16-17 años de edad, se produjo por traumatismo craneoencefálico con destrucción de masa encefálica, producido por proyectil de arma de fuego que ingresando por región frontal izquierda realizó una trayectoria de adelante hacia atrás, levemente de izquierda a derecha y levemente de arriba hacia abajo”. Nuevamente, un pibe menos, todavía queda develar si fue un caso de gatillo fácil en manos de la Policía Bonaerense.

El sábado se llevó a cabo una jornada cultural en el balneario El Pericón y en el anfiteatro de Verónica, en la que participó el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, entre otros referentes de organismos de derechos humanos y organizaciones sociales, por el segundo aniversario del asesinato de Sebastián; y principalmente “por verdad y justicia”, según afirmó su mamá, al tiempo que agregó: “Sebastián somos todos”.

foto_3-30.jpg

foto_4-24.jpg

foto_5-16.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba