16/02/2015

La Plata: Piden el apartamiento del policía que asesinó a Omar Cigarán

omar_tapa.jpgAyer se cumplieron dos años del asesinato del joven platense ultimado por Diego Walter Flores, efectivo de la Policía Bonaerense. Familiares, amigos, organizaciones políticas y de Derechos Humanos denuncian que aún sigue en funciones y que el Estado se apartó totalmente del proceso judicial. El viernes 20, cuando Omar cumpliría 20 años, convocan a movilizar desde Plaza Moreno. Por ANRed


Ocurrió el 15 de febrero de 2013. El joven platense, Omar Cigarán, fue abatido por un policía de la Bonaerense, a pocas calles de su casa, en la intersección de la avenida 122 y 43, en Barrio Hipódromo. A dos años de su muerte, familiares, amigos, organizaciones políticas y de defensa de los Derechos Humanos no renuncian al pedido de justicia y de esclarecimiento del caso.

Aquel día fatal, el joven que en aquel entonces tenía 17 años salió de su casa de Barrio Hipódromo por la mañana. Minutos más tarde, en la intersección de las calles 122 y 43, un policía de civil, Diego Walter Flores, le disparó al pecho desde un auto porque, según su versión, Omar intentaba robar una moto que “casualmente”, pertenecía otro efectivo que también se encontraba de civil.

En las declaraciones posteriores, Flores dijo además que había sido apuntado por un arma. Pero ninguno de los testigos del hecho pudo asegurar que Omar tuviera un arma. Su familia y amigos afirman que no la tenía. Pero el supuesto revolver apareció, llamativa e inexplicablemente, en la morgue, entre la ropa interior del joven.

Siempre la misma historia

Para entender la situación, es necesario remontarse tiempo atrás. Según denunció la familia de Omar, se habían realizado reiteradas denuncias, por el hostigamiento recurrente que sufría el joven, por parte de la policía. “Es una vergüenza, las 16 denuncias por persecución policial contra Omar que hicimos y que no se hiciera nada; que la policía lo levantara por levantar, que lo golpearan, que lo detuvieran para robarle lo que tenía”, había detallado la familia a través de un comunicado el año pasado.

Además, según afirmó Sandra, la mamá de Omar, un día antes de su asesinato, el 14 de febrero, “vinieron a mi casa a hacer un allanamiento donde me rompieron todo y me dijeron que si yo al “˜guacho”™ no lo entregaba, al otro día me lo iban a matar. Y así fue”.

omar_1-2.jpg

El abandono como política de Estado

El Estado se presenta como un actor principal en la historia del crimen de Omar Cigarán, sobre todo por su recurrente abandono y desamparo del joven, que jamás fue contenido desde ninguna de sus instituciones dedicadas a Niñez y Adolescencia.
Además de las reiteradas denuncias que la familia de Omar había efectuado contra los oficiales que amedrentaban y hostigaban al chico de Barrio Hipódromo, que no fueron tenidas en cuentas, en la asistencia legal después del gatillo fácil, el Estado también se borró.

La familia había tenido como primer asistencia legal a una Defensoría que nunca les comunicó como marchaba el proceso judicial, al punto tal de enterarse sorpresivamente, que la causa corría el riesgo de cerrarse. Esto sucedió porque la fiscal Ana María Medina, de la UFI N°1, pidió tras la finalización de la feria judicial de 2014, el sobreseimiento del policía involucrado y por lo tanto el cierre de caso.

omar_2-2.jpg

En tan sólo un día, el fiscal general, Ernesto Vogliolo, resolvió avalar el cierre de la causa. La familia y los amigos de Omar también caracterizaron este accionar judicial como una vergüenza. “La Justicia es rápida cuando quiere”, dijeron.

“El proceso judicial en la causa de Omar estuvo, desde un principio, repleto de irregularidades. A Omar le plantaron un arma en la morgue judicial, hecho nunca investigado; ni la policía ni los fiscales cumplieron la resolución 1390 de la Suprema Corte Judicial que establece que, cuando en un hecho está implicado un funcionario policial, la policía no puede intervenir en la investigación ni recolectar pruebas. Los y las fiscales que se sucedieron en la causa comenzaron pidiendo cerrar la causa, para después pedir la absolución de Flores y ahora, cuando un juez determina elevar la causa a juicio, no hay fiscales”, señalan en el comunicado que hoy difundieron convocando a una movilización el próximo viernes, cuando Omar cumpliría 20 años.

En ese sentido, agregan: “La causa de Omar no tiene fiscales, la está llevando a juicio sólo la querella. Aun así, no sabemos la fecha de inicio del juicio y, mientras tanto, el acusado sigue en libertad y ejerciendo funciones. Denunciamos al Estado porque, siendo un funcionario suyo quien asesinó a Omar, no acciona para buscar justicia. Es más, se desentiende completamente y abandona, nuevamente, a su familia”.

Cuidado, policía asesino suelto

El próximo viernes 20, familiares y amigos de Omar, junto a organizaciones políticas y de Derechos Humanos convocaron a una movilización que partirá a las 10hs desde Plaza Moreno hacia la Auditoria General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, donde reclamarán el inmediato apartamiento del policía Diego Walter Flores, que sigue ejerciendo sus funciones a pesar de estar imputado en una causa penal.

Además, exigirán a la Justicia que de inmediato ponga fecha para el juicio, y que el mismo sea oral y público. El reclamo de “Justicia por Omar”, trasciende el caso en sí mismo, ya que son varios los casos de niños y jóvenes asesinados en la región por la policía, situación que se agudizó particularmente en los últimos dos años y que se consolida como una verdadera política de Estado.

Para más información, ver:

Un año sin Omar y un solo grito: “¡Ni un pibe, ni una piba menos!”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba