10/02/2015

Un policía por casa: Scioli y su idea de sociedad

w-9.jpg

El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, aseguró en el inicio del “ciclo lectivo” de la Policía Local de Quilmes que su objetivo es “llegar a 90 mil efectivos de policía entre las distintas instancias”. En su derroche festivo de expresiones asociadas con una sociedad de la hiper-vigilancia, afirmó en la misma oportunidad que la sociedad se tranquiliza con la “sensación de tener policías cercas” (sic). Por CORREPI

Un policía por casa: Scioli y su idea de sociedad

Muchas conjeturas se tejen en tiempos electorales, máxime cuando la escena política está tan fracturada (es decir, tan fracturada como la burguesía puede “fracturarse”; a menudo parece que el eufemismo farsesco es la principal característica de la burguesía), y máxime cuando un caso como el de Nisman viene a sacudir el avispero de modo violento pero incierto a la vez. Entre todas esas conjeturas, acaso la más difundida sea la de la futura presidencia de Daniel Scioli, a caballo del aparato provincial y los votos dogmáticos del kirchnerismo. Como es harto sabido, la cuestión de la “inseguridad” ocupa desde hace años el rol protagónico de su gestión, tanto la discursiva como la real, y aunque las expresiones que vamos a comentar fueron hechas desde su actual puesto de gobernador de la provincia de Buenos Aires, valen como botón de muestra (nunca mejor dicho lo de botón) para lo que puede venir.

En primer término, el gobernador aseguró en el inicio del “ciclo lectivo” (hay términos cuya utilización da vergüenza ajena) de la Policía Local de Quilmes que su objetivo es “llegar a 90 mil efectivos de policía entre las distintas instancias”. En su derroche festivo de expresiones asociadas con una sociedad de la hiper-vigilancia, afirmó en la misma oportunidad que la sociedad se tranquiliza con la “sensación de tener policías cercas” (sic).

Más de uno buenamente podría dudar del contexto o el sentido que tuvieron esas declaraciones, considerando que si bien existe una importante porción de la sociedad que acuerda con esos conceptos derechistas (los sectores dirigentes, los terratenientes, los empresarios, los sectores medios y altos, etc.), también existen grandes cantidades de individuos que no sólo sufren esa “presencia” de la policía en sus barrios sino que descreen de que apilar botones en kilómetros cuadrados vaya a remediar o atenuar el delito.

Pero no, el gobernador nos despejó toda duda cuando seis días después, el 4 de febrero, declaró en una entrevista radial: “Es un reclamo que tenemos que entender, de tener un policía más cerca de su casa y los jóvenes han respondido de forma contundente a la convocatoria que hemos hecho, con la vocación de ser nuevos policías, por la ventaja que tienen que cobran una beca que la paga la Provincia mientras estudian, luego también sus ingresos y tienen la garantía que van a trabajar en donde viven, conocen sus vecinos, sus vecinos los conocen a ellos, por eso en un momento yo dije, hay temas que tienen que ser políticas de Estado, no politizados.”

Cuesta no reconocer el poder de síntesis del apático Scioli, pues en un solo párrafo condensó muchas de las opiniones que se encuentran en el centro de nuestra lucha: efectivamente, el gobernador apunta a una sociedad que tenga un vigilante en cada puerta, pero, de paso, confirma el perverso sistema de cooptación policial de la provincia, que incluye el conocimiento que los efectivos tienen de su barrio, sus vecinos, sus propios familiares, y por último califica a eso como una necesaria política de estado.

Claro, el chiste reside en qué contenido damos al “eso”. Ellos dirán “la inseguridad”, nosotros diremos: “la necesidad de controlar por parte del poder burgués a las clases que ellos mismos pauperizan”. Y claro compañeros, no se trata de una mera cuestión semántica.

CORREPI – Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional
Ciudad de Buenos Aires “¢ Argentina
correpi@fibertel.com.ar



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba