28/11/2014

“La violencia contra las mujeres tiene un corte transversal que afecta a todas las clases, a todos los sectores sociales”

niunamujermas.jpg
Marta Fontenla, feminista, integrante de la Asociación de Trabajo y Estudio de la Mujer (ATEM) “25 de Noviembre”, dialogó en el programa de la RNMA,Enredando las mañanas, sobre algunos aspectos de la lucha de género en Argentina como la ley de trata y la oposición al proyecto de regulación de la prostitución en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ya que también forma parte de la Campaña “Ni una Mujer Más Víctima de las Redes de Prostitución” Por RNMA

Enredando Las Mañanas: Estamos justamente en el día de la no violencia de género y nos gustaría que repasáramos algunas de estas situaciones que son extremadamente urgentes, que tal vez estemos atravesando, en este momento en Argentina.

Marta Fontenla:

nosotras estimamos que en este momento hay un recrudecimiento de la violencia hacia las mujeres en todas sus manifestaciones, tanto sea los femicidios, el maltrato en la casa, el abuso hacia mujeres y niñas, el incesto y especialmente en la prostitución. O sea, hay un aumento ilimitado de lo que es el consumo de mujeres sexualmente en prostíbulos, casa de masajes en esas llamadas cooperativas, donde las mujeres son explotadas sexualmente, donde los clientes prostituyentes abusan de una situación en las que las mujeres nos encontramos. Una situación de desigualdad estructural en estas sociedades. Entonces parecería que en este momento, donde las mujeres hemos ganado derechos, hemos ganado más lugares, mas reconocimiento social, se produce como una reacción en contra de eso, que se manifiesta en un recrudecimiento de la violencia de todo tipo, no solo la física que describí, como la violencia simbólica, la desvalorización, el uso de los cuerpos, como pasa en muchos programas de televisión, especialmente por ejemplo en los programas de Tinelli, donde las mujeres son expuestas como si fueran cosas, mercancía. Hay un recrudecimiento y los grupos de mujeres, no damos a basto para atajar tanta violencia.

ELM: Hablabas de Tinelli justamente, de la violencia simbólica que se permite en la televisión. Tinelli fue galardonado, con una mención del gobierno de la Ciudad, o sea desde lo institucional hay una contradicción, porque por un lado uno puede ver los carteles que dicen: “no estás sola” “te acompañamos”, pero por otro lado se premia este tipo de expresiones.

MF: ¡Exactamente! El tema de la violencia contra las mujeres tiene como un corte transversal que afecta a todas las clases, a todos los sectores sociales, ya sean más progresistas, menos progresistas, por las izquierdas, por las derechas. Este pacto que podría considerarse, de ejercer violencia contra las mujeres por parte de los varones, atraviesa todas las clases. Entonces se premia cosas que no deberían ser premiadas. No se puede declarar personaje de la cultura a alguien que fomenta la prostitución, como se esta fomentando por ciertos programas, especialmente el de Tinelli. Hay que evaluar muchas cosas y muchos intereses, que no son los que se tienen en cuenta en la construcción de sociedades más justas más igualitarias y donde se reconozcan los derechos de las mujeres. Son muchos los factores que inciden para que todo siga así.

La ley contra la trata, la última reforma de diciembre de 2012, es una ley excelente. La parte penal es muy buena, porque permite la persecución de proxenetas, tratantes sin necesidad de que se tenga en cuenta si la víctima de prostitución o de trata consintió. La parte de asistencia y restitución de derechos es muy buena en su formulación pero falta que se la instrumente, que se reglamente todos esos artículos, para que sea efectiva y realmente se cumpla el espíritu o la intención de la ley, que es restituir derechos partiendo de la base que toma esta ley: que las mujeres en situación de prostitución o de trata o de explotación sexual o de cualquier otro tipo de explotación de mujeres o varones, están en esa situación porque han sido privados de derechos. O sea, no es que tenga que asistirse por una cuestión dadivosa por parte del Estado, sino que el Estado se tiene que hacer cargo de restituir esos derechos que han sido privados. Falta que todo eso se reglamente, esta segunda parte. La penal no necesita reglamentación se está aplicando muy bien, sin la parte de la asistencia. Y la restitución de derechos necesita una política más fuerte, mas dirigida a cumplir con todos estos objetivos de crear más servicios, crear más sistemas de contención, de hacer mas propaganda para que no se siga consumiendo prostitución, mas propaganda en el sentido de lo que el cliente hace está mal, que está abusando de niñas, de mujeres en situación de vulnerabilidad. Todo esto genera situaciones difíciles y complicadas que hace falta que el Estado intervenga más enérgicamente, en todo esto. La acción que vamos a hacer tiene que ver con que ha sido presentada en la Legislatura un proyecto que ellos llaman para reglamentar la prostitución, nosotras decimos que lo que se pretende es reglamentar la desigualdad y consolidar esta desigualdad que hay entre varones y mujeres. Entonces si reglamentas la prostitución o la regularizás como dicen, estas en realidad regularizando el proxenetismo, porque la prostitución no está al margen de todas las redes de tráfico de personas. Si ves todos los papelitos que están pegados en la calle, ves como los teléfonos se repiten, como pertenecen a organizaciones y como esto ha sido probado por la Procuración contra la trata. Es un combo contra el que tenemos que luchar, que es en este momento la reglamentación y que no puedan ser sancionados proyectos que lo único que hacen es consolidar la desigualdad. Hoy hacemos esta acción frente a la Legislatura de Buenos Aires, en la calle Perú al 100 y allí vamos a estar con un grupo de mujeres en situación de prostitución que dicen que no es trabajo, que no puede ser considerada trabajo, que también van a presentar a cada uno de los legisladores su oposición a que se consolide esta desigualdad que sería la reglamentación de la prostitución.

ELM: ¿Te consta que hay también grupos de mujeres que consideran que sí es trabajo la prostitución?

MF: Si, hay grupos de mujeres que defienden esa posición. Pero las que defienden esa postura no están en situación de prostitución. En realidad hay una política, que tiene que ver con el reconocimiento del proxenetismo a nivel internacional, como ya sucede en otros países como Holanda, Alemania donde la prostitución está reglamentada como trabajo y que en realidad es algo que no puede ser considerado así, desde ningún punto de vista. Porque vos fijate, que una mujer tenga que estar en un prostíbulo lo llame cooperativa, lo llame privado, lo llame como quiera, una mujer que está ahí tirada sobre una cama para que 20 o 30 tipos por día la penetren por cuanto agujero tiene, le eyaculen encima, la humillen. ¿Eso puede ser considerado un trabajo? O sea hay que pensar eso desde el punto de vista de qué sociedad estamos proponiendo ¿Qué le estamos proponiendo a las niñas a los niños y a las adolescentes? Esa situación de explotación, de poner todo tu cuerpo al servicio de una sexualidad prostibularia de abuso, ¿eso puede ser un trabajo? Si esta sociedad lo va a definir como trabajo, bueno tenemos que pensar que vamos a hacer con esta sociedad.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba