17/11/2014

Triple Crimen de Villa Moreno: las voces del juicio

img_2232-jpgmid.jpgHoy se reanudó el juicio oral por el triple crimen de Villa Moreno, que investiga el asesinato de Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrian Rodríguez. En la primera audiencia desarrollada en Tribunales se presentaron los alegatos del caso por las partes. La fiscalía les otorgó a los acusados la figura de coautores del delito de homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego. En las jornadas subsiguientes, uno de los sobrevivientes reconoció a Sergio “˜Quemado”™ Rodríguez como autor de los disparos letales y se ordenó la inspección del lugar de los hechos. Desgarradores testimonios se suceden en una causa histórica. Por Indymedia Rosario.


Pasadas las nueve de la mañana del miércoles 12 de noviembre y escoltados por miembros del Servicio Penitenciario Provincial, ingresaron a la sala de audiencias los acusados de la masacre: Sergio “el Quemado” Rodríguez– imputado como autor intelectual y ejecutor de los disparos-, Daniel Alejandro “Teletubi” Delgado, Brian Ismael “Pescadito” Sprio – ambos procesados en mayo de 2013 por el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola como coautores – y Mauricio “Maurico” Palavecino– como partícipe necesario-. Estarán en el banquillo, acusados de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la intervención de un menor en concurso real con portación ilegal de armas de guerra. En tanto, Gerardo “Jeta” M. fue desvinculado de la causa por ser menor de edad e inimputable cuando ocurrió el hecho. Además, Brian Damián “Damiancito” Romero, acusado de ser partícipe secundario, recibió una pena de 8 años de cárcel en un juicio abreviado.

img_2211-jpgmid.jpg

El tribunal integrado por los jueces de Sentencia Gustavo Salvador, Ismael Manfrín y José Luis Mascali, presidirá los debates que se extenderán al menos diez días en doble turno, lapso durante el cual se espera la declaración de más de 80 testigos. Integran la abultada causa cientos de escuchas telefónicas y cuantiosa prueba acumulada en dos años y once meses de instrucción. Según la fiscal, se cuenta con 500 CD y 340 casetes con escuchas.

Durante su exposición en la primera jornada, la fiscal Nora Marull hizo mención a otros hechos trascendentales que se correlacionan con el asesinato de los militantes sociales, como fue el ataque a balazos a Facundo Osuna el 29 de diciembre, atribuido a Maximiliano Rodríguez, alias “Quemadito”, hijo del ‘Quemado’, quien dos días más tarde recibió ocho balazos. Minutos más tarde de ese episodio su padre, Sergio Rodríguez y parte de la banda “desataron una ráfaga de disparos con una ametralladora y varias nueve milímetros que terminaron con la vida de Jere, Mono y Paton”. Por ende “el delito que aquí se juzga viene de delitos anteriores”, afirmó la fiscal. Ese último ataque dado el 1° de enero de 2012 en la canchita de Dorrego y Quintana, se conoce como el Triple Crimen de Villa Moreno y terminó con la vida de los militantes del Frente Popular Darío Santillán, que compartían en el barrio los festejos de inicio de año hasta que la banda abrió fuego.

“Desde el minuto cero del hecho se trató de esconder pruebas, de desviar investigaciones, de señalar falsas pistas con el solo fin de lograr impunidad. La policía presentó el hecho como un ajuste de cuentas, con el fin de encubrir a los verdaderos culpables”, comentó la fiscal. “Nada más lejos, nada más injusto para sus padres que ver que pretendían ensuciar la imagen de sus hijos muertos”, hechos en los que involucró al comisario inspector Eduardo Carrillo, el suboficial Norberto Centurión y el agente Lisandro Martín, como encubridores e incumpliendo su deber de funcionario publico. Dio así muestra de los lazos entre la institución policial y la sumisión a las bandas narcos que desde hace años viene tejiendo el entramado social rosarino y arrastrando la vida de muchos jóvenes en los barrios de nuestra ciudad.

Norberto Olivares, uno de los abogados de la querella, consideró que las estrategias de las partes están explicitadas y son claramente antagónicas. Una es la de la fiscalía, a la que adhiere y apoya la querella, que es enmarcar el tema triple crimen dentro de un contexto mucho más global que es la consecuencia que trae aparejado en la ciudad de Rosario la penetración del narcotráfico como un fenómeno económico y cultural de dimensiones.

“Cada vez que la estrategia planteada por la fiscalía y la querella quería avanzar, encontraba las objeciones casi sistemáticas de la defensa de los imputados que planteó la idea de que no existen pruebas, de que hay una fantasía sobre la prueba y hay un deseo de llegar a una condena. Hicieron alguna referencia respecto a que el acampe del Frente Popular Darío Santillán en la puerta de los tribunales implicaba un elemento de presión muy importante para el tribunal, inclusive hasta les digirieron que tienen todas las herramientas legales y administrativas para retirarlo porque eso es un foco de presión y un foco de presión que para la particular visión de la defensa también se daba dentro de la sala. Se llegó a decir de parte de boca de los propios defensores que era algo así como el circo romano, que se había montado un circo romano y que ya estaban ocupadas las gradas. Y que eso los ponía a ellos en un lado de indefensión y que eso era absolutamente violatoria contra el principio constitucional del debido proceso”, relató Olivares.

img_2057-jpgmid.jpg

“No. Paren locos. No. No. No tenemos nada que ver”. Estas palabras, a los pibes de Moreno no les alcanzaron para desviar el trágico destino. El miércoles, primera jornada de juicio, a la sala del primer piso de Tribunales Provinciales se le filtraba el sonido de los bombos de las organizaciones sociales y familiares de las victimas que estaban abajo. Mientras, en el recinto, el Dr. Carlos Varela, abogado del “Quemado” Rodríguez, a través de una maniobra judicial trabó la posibilidad de hablar de narcotráfico, alegando que las causas que se mencionaban no tenían sentencia firme o bien, no fueron legalmente probadas. Al respecto Norberto Olivares, representante de la familia de Adrián Rodríguez, afirmó: “Este hecho no es un rayo en el cielo sereno sino que estamos en un momento de la universalización del narcotráfico en la sociedad”.


Puntos destacados de las jornadas del juicio

 Los cruces más fuertes entre las partes se dieron cuando Marull solicitó la incorporación por lectura de las declaraciones que oportunamente hicieron los imputados, tras ser detenidos. Las defensas se opusieron; pero el tribunal resolvió a favor de la fiscalía; y las declaraciones se leyeron en la audiencia de la tarde del miércoles. Otra manifestación expresa de la defensa, fue buscar la inasistencia de los acusados en las siguientes audiencias con las declaraciones de los testigos. El tribunal, presidido por Gustavo Salvador, se los denegó y deberán presentarse en todas las audiencias del juicio.

 El jueves declaró Marcelo Suárez, Moki. Con 24 años, el primo de “Mono” narró cómo sobrevivió a la masacre e identificó al “˜Quemado”™: “Esa noche estuvimos tomando cervezas pero estábamos bien. Como a las cuatro llegó una Kangoo blanca a la canchita y bajaron cuatro personas. Yo vi bien a uno, que fue el que me preguntó por Andrés. Los otros se quedaron entre los árboles. En eso vi que sostenía, con una sola mano, una minimetra. Salí corriendo por el lateral, salté un alambrado y escuché montón de balas (…) “Yo vi a un hombre bajito y gordito, de pelo corto, que vino donde estábamos nosotros, preguntó por Andrés y me apuntó con una minimetra. Salí corriendo y sólo escuché los tiros. Ese hombre está en la sala y tiene una chomba rosa”. El hombre de rosa, era Rodríguez. Además del primo, declaró la madre del Mono, Lita, quien relató lo sucedido el trágico 1 de enero de 2012.

 La fiscal pidió que se hagan pericias de voz a los cuatro acusados, se incorporen las testimoniales y se realice un recorrido por el lugar de los hechos.

 El abogado de Rodríguez, dijo que su defendido estaba con su novia aquel 1° de enero. Argumento defendido con poca solidez ante la apabullante cantidad de pruebas que señalan que fue Rodríguez el autor de los disparos.

 Ezequiel “el Negro” Villalba, es uno de los personajes centrales de la causa ya que la banda de Rodríguez buscaba venganza contra él por considerarlo autor del atentado contra el “˜Quemadito”™, hijo del imputado. Villalba acusó a los cuatro acusados, mencionando que “venían haciendo cualquiera en el barrio”, y que meses antes habían asesinado a otros chicos.

 Néstor Arismendi, exjefe policial del departamento Rosario, brindó detalles de su actuación durante la madruga del 1 de enero de 2012, y de sus intercambios con el cabo Lisandro Martín, quien estaba cargo del registro de ingreso en el HECA, y quien presuntamente encubrió el paso del Quemadito por el nosocomio. Martín está procesado en una causa penal paralela por este hecho.

 El viernes declararon además vecinos y personal policial que aportaron a la reconstrucción de la compleja trama que desembocó en el triple crimen.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba