09/11/2014

Se realizó la 7ma Marcha de la Disidencia Sexual y de Género en La Plata

tapa-2168.jpg

Unas 250 personas participaron ayer, 8 de noviembre, de la 7ma Marcha de la Disidencia Sexual y de Género en La Plata, que intervino espacios públicos de la periferia y del centro de la ciudad con consignas críticas a la heterosexualidad obligatoria y a la normalidad de los cuerpos, acompañadas con música, brillos y performances, en un día de lucha y de celebración de las existencias LGBTTTIQP. Por ANRed


Unas 250 personas participaron ayer, 8 de noviembre, de la 7ma Marcha de la Disidencia Sexual y de Género en La Plata, que intervino espacios públicos de la periferia y del centro de la ciudad con consignas críticas a la heterosexualidad obligatoria y a la normalidad de los cuerpos, acompañadas con música, brillos y performances, en un día de lucha y de celebración de las existencias LGBTTTIQP.

DSC_0594.jpg

Desde la asamblea organizadora, integrada por activistas LGBT e independientes, contaron que “la decisión de cambiar el nombre de la marcha, de dejar de decirle ‘marcha del orgullo’ para pasar a decirle ‘marcha de la disidencia sexual’, tenía que ver con hacer una apuesta por volver un poco más críticos los discursos que están empezando a institucionalizarse cada vez más fuerte sobre la diversidad”. En este sentido, afirmaron que no les interesa trabajar en pos de la creación de discursos sobre la integración, sino que lo que buscan es “mantener un discurso que sea crítico con las condiciones socioeconómicas del presente político. Por eso hablamos de que no queremos una ley antidiscriminatoria para aumentar penas, que no queremos una ley que criminalice la pobreza. Lo que queremos es justicia social, económica y cultural, para personas gays, lesbianas, trans, travestis, transexuales y bisexuales”. Dijeron además que las consignas que eligieron sostener tienen que ver con criticar modos de vida hegemónicos en relación con el consumo, con las formas del capitalismo aceleradas, con las formas de alimentación hegemónicas y con la policía de los cuerpos. “No nos conformamos con esas formas que nos permiten”.

DSC_0614.jpg

Este año se decidió además que el recorrido de la marcha incluyera espacios por fuera del área céntrica, que fueron epicentro de conflictos que involucraron a la comunidad LGBT.

Es así como desde las 16 hs se concentró en Plaza Matheu, ubicada en 1 y 66 en la zona roja de la ciudad, donde a principios de año se realizaron operativos policiales con detenciones masivas de chicas trans y travestis en situación de prostitución. En este lugar se instaló una radio abierta, musicalizada por Sasha Satyha y DJ Chaco, y una feria abierta de fanzines y de producciones propias. Desde la asamblea organizadora afirmaron que “partir de acá para nosotros es ocupar un espacio simbólico”, porque “muchas de nuestras compañeras trans fueron golpeadas, llevadas presas, y sabemos que es un barrio conflictivo”. Por su parte Valentina, activista trans, afirmó: “Las compañeras trans de la calle lo que piden es garantías por la policía y por tanta persecución y criminalización, porque esto es tierra de la policía. La verdad es que a la compañera que sale, si no le paga coima a la policía, la levantan”. Agregó que para las personas trans “faltan muchas cosas, como la educación, la vivienda, la salud, el trabajo digno: son los pilares básicos para que una persona pueda desarrollarse en sociedad. Aunque la ley de identidad de género es un pequeño avance, porque nosotras, al tener una identidad, nos visibilizamos legalmente, y de ahí en adelante tenemos el derecho”.

DSC_0616.jpg

Luego de marchar por diagonal 73 con la música de DJ Chaco, el segundo punto que se intervino con performances y musicalización a cargo de las Djs Andrea Elizabeth y La 7 fue Plaza Rocha, situada en 7 y 60. En este lugar ocurrieron en agosto pasado sucesivas agresiones homofóbicas perpetuadas por grupos de varones heterosexuales, que fueron denunciadas y visibilizadas por las agrupaciones Putos Mal y Malas como las Arañas.

DSC_0621.jpg

La marcha llegó a Plaza Moreno musicalizada por Dj ex-novia, para culminar ante la catedral de La Plata: desde la asamblea organizadora consideraron que “es volver a agitar una crítica, porque en relación a esta cultura tan tolerante que supuestamente está teniendo la iglesia, nosotros decimos que no: no queremos ni su aceptación, ni su permiso, ni su tolerancia, ni su respeto. Lo que queremos es separación de la iglesia del estado; queremos una cultura laica y sin presiones de la jerarquía eclesiástica, que es cómplice, por supuesto, de los crímenes de la dictadura”. Kairen Ivana y Sindicato Anti Normalidad fueron en esta ocasión quienes realizaron las performances, mientras que musicalizaron Dj TRANXXXA, Dj BURBIXXX y Dj La Locura.

DSC_0628.jpg

La 7ma Marcha de la Disidencia Sexual y de Género contó con el apoyo del PTS-Frente de Izquierda, de la agrupación feminista Pan y Rosas, de la colectiva diversa y antipatriarcal Desde el Fuego y de la agrupación antiespecista Colectivo por la Liberación Total.

Reproducimos comunicado de la 7ma Marcha de la Disidencia Sexual y de Género

A siete años de la primera marcha del orgullo gay, lésbico, travesti, transexual, transgénero, bisexual e intersex de la ciudad de La Plata, volvemos a autoconvocarnos para salir colectivamente a las calles en repudio absoluto a la desquiciada y productivizante política de normalización, mediática y emocional que se imprimen sobre nuestros cuerpos, nuestras prácticas sexuales, nuestras formas de vida, y los modos en que imaginamos una realidad transformadora.

Hoy, nosotr*s desde acá, la ciudad de La Plata, reconocemos un contexto de creciente persecución y represión política, flexibilización laboral e injusticias político económicas que se suman a la homolesbotransbifobia permanentemente desdibujada y silenciada por el discurso de las conquistas legales, en el plano de lo local como en toda Latinoamérica.

Durante este año hemos resistido e intervenido repudiando el surgimiento de un plan sistemático de represión, persecución, criminalización de las compañeras travestis y trans de la ciudad de La Plata que se incremento amparado en procedimientos de investigación por drogas, acusaciones de exhibicionismo y por denuncias particulares.
En los diversos operativos realizados por la policía se han implementado metodologías de extrema violencia, sumando la naturalizada xenofobia y racismo estructural, tanto en la zona roja, donde muchas ejercen la prostitución, como en los domicilios particulares de compañeras trans y travestis que fueron asaltadas por la misma policía, violentando al mismo tiempo a sus familiares y amigas. Al momento de ser detenidas en las comisarías fueron expuestas a protocolos que violentan sus derechos humanos, sometidas a maltratos, y no respetando la identidad de género auto-percibida, violando las garantías legales estipuladas en la Ley de Identidad de Género. Las denuncias que justifican los procesamientos provinieron mayoritariamente de vecinos de la zona, o de la proximidad, en un rechazo a las “condiciones de inseguridad” que se propician durante la noche, alegando y culpabilizándolas en su totalidad por exhibicionismo, disturbios en la vía pública, y venta de drogas.

Entendemos estos hechos de violencia como instancias de contexto más amplio de vulnerabilidades a las que está expuesto el colectivo travesti y * trans – discriminación y la exclusión social en las escuelas, en los hospitales, condición de desempleo, etc. -, no solo de nuestra ciudad sino también del país, donde la policía, el poder político y judicial se encargan de encarcelarlas, reprimirlas y perseguirlas, exponiéndolas a todas las formas de violencia institucional en razón de su identidad étnica, provincial, nacional y de género.

Esta situación violenta que atraviesa el colectivo trans y travesti, en concreto, es parte un conjunto de políticas que nos interpelan como comunidad LGTBI en nuestra totalidad. Son cada vez más claras las políticas locales de higienización, de reproducción del control social sobre el espacio público en manos del aparato represivo del estado: los barrios, las plazas, los bares, las esquinas, las zonas rojas, las zonas de yire son administradas por la violencia de la policía, control el urbano y por la naciente policía municipal que trabajan monitoreando la ciudad con cámaras, sistemas de alarmas e iluminado a modo de blanqueamiento social. Este contexto de higienización, impulsado por los negocios inmobiliarios que llevan adelante las empresas constructoras de la ciudad, resulta en una ascendente criminalización de las comunidades de trabajador*s extranjer*s callejer*s (cada vez mas perseguid*s por el estado, sobre todo con la última reforma del código de procesamiento penal , en donde un delito posibilitaria la expulsión del país), también en cómo las personas son expuestas a condiciones de pobreza, y lxs menores criminalizadxs/asesinados por la violencia institucional del gatillo fácil. En medio de este panorama, seguimos resistiendo a los continuos actos de lesbofobia institucionalizada y de violencia homolesbotransbifobica silenciada en el cotidiano de nuestras experiencias de vida, que recientemente se han expresado en una exacerbada secuencia de ataques homofóbicos por parte de grupos de varones heterosexuales que se dedican a golpear, correr, asustar, amedrentar, perseguir y asaltar maricas por la forma de vestirse, es decir, por hablar, vestirse, moverse y existir como putos.

Como comunidad LGTBI no nos interesa conformarnos con el circo institucionalizado de las identidades que se nos permiten. Nuestros cuerpos, nuestros placeres, nuestras formas de vida son parte de complejos sistemas económicos, políticos, culturales, psicoemocionales, racializados, y geopoliticamente localizados que tejen enormes disputas de poder pretendiendo domar y aplanar cualquier sentido del crítico que suponga cuestionar la subjetividad hegemónica heteropatriarcal del capitalismo.

Por eso marchamos en movimiento permanente, porque en la década que ganó quietismo y conformidad institucionalizando discursos críticos, aplanando a golpes la protesta, silenciando la queja y la revuelta, insistimos en encendernos de pasión rebelde e insumisa, en agitar la locura de nuestros placeres indómitos, en pronunciar en voz alta los silencios sin dar ni un pasa atrás en soledad.

Esta 7ma marcha de la disidencia sexual de La Plata, más que una reivindicación del orgullo, es un llamado rebelde de magia sexual para una critica estructural de este sistema, incendiar de una vez por todas las opresiones que atosigan nuestros deseos de vidas más libres y justas otra vez, en la calle, en las esquinas, en las puertas de quienes nos creen domad*s, silencios*s, conformes, consumistas, y bien intencionad*s. Paso a paso, defendemos nuestra alegría y nos organizamos para visibilizar que somos much*s al mismo tiempo cuestionando el fascismo de la doble moral de esta compulsiva heterrorsexualidad obligatoria y aplastante, la injusticia socio económica y cultural que nos expulsa, en especial a las personas trans, el racismo estructural e internalizado que domina en nuestra cultura, la gordofobia imperante en la mercadotecnia del deseo, y el especismo que sostiene una cultura que sobrevalora la condición humana productivizando el dolor de todo lo vivo en el planeta.
Reynas de la pasarela, cuerpos extasiados de rebeldía, sean invocados en aullido colorido el ritmo de nuestra historia de desobediencia para defendernos y tener el placer de inventarnos la vida constantemente de forma colectiva.

¡Aparición sin vida del fascismo!
¡No estamos tod*s, faltan las personas trans y travestis presas!
¡Basta de homolesbotransbifobia!
¡Correcta aplicación de la ley de identidad de género, inclusión laboral y salud integral ya!
¡Basta de racismo, xenofobia y de criminalizar la pobreza!
¡Muerte a la policía de los cuerpos!
¡No estamos todes! Faltan los animales explotados, torturados asesinados y para alimentar nuestros deseos.
¡Francisco ES Bergoglio, no queremos ni su aceptación ni su permiso!
¡ABORTO LEGAL YA, para todas las personas con capacidad gestante!
¡Iglesia basura, institución cómplice de la dictadura!
¡no olvidamos, no perdonamos , no nos
reconciliamos. Justicia para los desaparecidos y desaparecidas en democracia, para los asesinados y asesinadas por las fuerzas policiales del estado. Ni un Luciano ni un Melina ni Brian ni Julio más!
¡Justicia por la Moma ““ Basta de compañeras trans y travestis asesinadas, desaparecidas y torturadas por la policía!
¡No nos interesa la ley antidiscriminatoria, queremos justicia social, económica y cultural para tod*s!

¡resistencia LGBTI miaaaaaaaamaaaarrrrrrrrrrrrrrrrrr!

DSC_0619.jpg

DSC_0630.jpg

DSC_0632.jpg

DSC_0635.jpg

DSC_0636.jpg

DSC_0640.jpg

DSC_0642.jpg

DSC_0647.jpg

DSC_0648.jpg

DSC_0649.jpg

DSC_0654.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.