27/11/2014

Elecciones 2015: Debates en las izquierdas

1-190.png

El año pasado después de mucho tiempo hubo un salto político electoral de un sector de la izquierda que está organizado en torno al Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT). Diversas expresiones de izquierda debaten acerca del plano electoral en vísperas del 2015. El programa radial La Revancha dialogó con Marcelo Ramal, legislador porteño del FIT – Partido Obrero y Facundo Martín, referente del Frente Popular Darío Santillán, para analizar sus propuestas en el actual escenario político. Por La Revancha


¿Cuál es la perspectiva del Frente de Izquierda en este contexto de fin de ciclo político del kirchnerismo incorporando las perspectivas electorales de cara al próximo año?

Marcelo Ramal: Lo primero que hay que señalar es que este tan comentado fin de ciclo del Kirchnerismo tiene que ser exactamente ubicado, es decir hay que ver qué significa exactamente fin de ciclo. Las actuales encuestas electorales están mostrando que el delfín del kirchnerismo, que en cierto modo no es el kirchnerismo, Daniel Scioli, está peleando el primer lugar. Naturalmente la perspectiva es armar un gobierno con representantes o voceros muy ligados al capital financiero internacional y donde probablemente el actual secretario de Seguridad Sergio Berni siga ocupando esa cartera. Indudablemente, esta salida cuenta con un apoyo importante no solamente del gran capital sino también de la burocracia sindical. Y este reagrupamiento en torno a Scioli es lo que explica que del otro lado se está buscando de alguna manera disputar el favor de los sectores económicos más importantes en favor de una candidatura alternativa. Esto explica que el UNEN esté prácticamente disuelto y que, como espejo de la candidatura de Scioli, se esté armando un frente que podría llegar a tener a Macri como su candidato a presidente.

Hago esta introducción justamente por lo siguiente: lo que podríamos llamar el progresismo que ha marchado en algunos casos detrás del kirchnerismo y en otros detrás del anti-kirchnerismo; de un lado La Cámpora, Unidos y Organizados y del otro lado Proyecto Sur, UNEN, etcétera, están en una suerte de convocatoria de acreedores política o declaración de quiebra. Es decir la pretensión de que se podía marchar detrás de algunas de las grandes expresiones capitalistas y desenvolver una perspectiva propia ha quedado absolutamente cancelada. Entonces en este cuadro hay que valorar lo que logramos construir con el Frente de Izquierda, es decir un bloque político independiente y que justamente se constituyó sobre la base de rechazar ser furgón de cola de estas variantes. En la izquierda hubo un debate muy intenso sobre todo esto. Ustedes no se olviden que durante mucho tiempo fuimos acusados de sectarios, acusado de querer entender que había otros sectores supuestamente progresista que podían de alguna manera ser los líderes de un movimiento político en el cual la izquierda debía hacer un segundo violín, y bueno nosotros formamos parte de esa izquierda que rechazó ese rumbo y buscó construir un planteo independiente, autónomo. Eso fue lo que de alguna manera explicó el millón 300 mil votos que logramos cosechar el año 2013.

Ha habido organizaciones dentro de la izquierda como el MST, Patria Grande, o intelectuales y personalidades de la cultura de izquierda como puede ser Claudio Katz, Eduardo Sartelli, que han convocado a que el Frente de Izquierda sea un punto de partida de unidad mayor de la izquierda social y política. ¿Cómo ves esa posibilidad?

Marcelo Ramal: Todo depende de un debate político claro. Lo que no nos gusta es la posibilidad de hacer una serie de debates donde un verdadero Frente de Izquierda sea una suerte de plan B para aquellos que no logren cerrar un acuerdo con Binner, etcétera, etcétera. Hoy lo que tenemos que hacer es debatir con claridad a qué aspira cada fuerza en términos de perspectiva política, naturalmente en eso tenemos que establecer también y dejar en claro cuáles son nuestras divergencias, pero esas divergencias por supuesto no descartan la posibilidad de un compromiso político para pelear juntos contra las variantes políticas capitalistas.

¿Cuál es la situación actual y las perspectivas de este espacio llamado Izquierda Independiente / Nueva Izquierda?

Facundo Martín: Yo creo que la Nueva Izquierda surge como proyecto hacia las jornadas que se concentran en el 20 de diciembre del 2001, o en el ciclo de lucha del movimiento piquetero, del ciclo Cutralco – Puente Pueyrredón como se suele decir. Surge en aquel momento con algunas coordenadas programáticas e identitarias: la central sería la idea de construcción del poder popular como directriz estratégica; el protagonismo directo de los y las de abajo en la toma de decisiones y sobre esas bases va haciendo un tanteo o reelaboración de hipótesis estratégicas para los nuevos desafíos que nuevos momentos históricos van abriendo. En ese sentido yo creo que hubo un proceso de politización cada vez mayor de los movimientos sociales que habitaron la Nueva Izquierda en los últimos diez años y que, lamentablemente, no se pudo dar en forma unitaria, eso es cierto. Es un proceso que implicó crisis, discusiones de importancia en el espacio que dan por saldo hoy unos pisos mayores de los que damos la discusión política pero también ciertas cuotas importantes de fragmentación.

Este espacio político que surgió, efectivamente comparte algunas coordenadas sobre todo más metodológicas que estratégicas pero que no llegan a conformar una unidad política en torno a un proyecto de largo plazo y que el salto político que se intentó recientemente reabrió nuevos debates y generó nuevas divisiones. Cómo intervenir en el Estado, cómo encarar la lucha parlamentaria, con qué marco de alianzas, qué lugar ocupa el Estado, cómo se relaciona este significante fuerte del poder popular con el Estado. ¿Cómo ves a la nueva izquierda en relación a estos debates y en particular a la lucha electoral?

Facundo Martín: Efectivamente, sin identificar directamente el salto a lo político con salto a lo electoral, serían dos cosas relacionadas pero que no sé si habría que identificar. Yo creo que hay dos planos ahí de la discusión, uno tiene que ver con lo que significó el kirchnerismo como cambio de etapa con respecto al neoliberalismo preexistente. Se puede argumentar que hay amplias continuidades entre el ciclo kirchnerista y el neoliberalismo, sobre todo en términos económicos, la matriz productiva-exportadora, etcétera, que se han mantenido. Pero podemos decir que en lo político, el kirchnerismo transformó al menos parcialmente la manera como el Estado supo relacionarse con los sectores populares durante diez años, al menos durante lo que duró el ciclo progresista del kirchnerismo que hoy llega a su fin. Hubo una relegitimación de la política estatal que hizo que la apuesta a construir movimientos sociales de base estrictamente antielectoralista se hiciera cada vez más complicada. Ese sería un aspecto de la discusión y la necesidad de ahí de los movimientos de empezar a proyectar instrumentos electorales, que son todavía tanteos en algunos casos, pero que vamos viendo a partir de esa reelaboración. Y después hay una reelaboración mas estratégica como la discusión programática que nos exigen escenarios como la Venezuela bolivariana, en donde claramente las posiciones ocupadas en el seno del Estado por las fuerzas socialistas, anticapitalistas, tienen una importancia no menor para la construcción de un proyecto de transición al socialismo en esos países. Nosotros seguimos creyendo que la prioridad estratégica siempre es la construcción del poder popular y el protagonismo directo de los de abajo, entendemos que ahí hay que elaborar alguna discusión seria sobre qué rol ocuparía el Estado en la posible transición al socialismo, nuestra América en el escenario actual.

¿Qué posibilidades habría de que el FIT sea simplemente la punta de partida de una unidad mayor de la izquierda social, política y cultural de nuestro país?

Facundo Martín: Bueno, esa es una pregunta difícil de responder inmediatamente. Primero, todos los luchadores y anticapitalistas respetamos y valoramos la experiencia del FIT como la que se ha sabido instalar como la principal experiencia del clasismo en la Argentina al menos en el plano electoral pero también referenciándose de las luchas obreras y estudiantiles. En ese sentido, los consideramos compañeros de la lucha social y política es un sentido amplio. Por otra parte, al menos desde las definiciones tomadas en el Frente Popular Darío Santillán, nosotros entendemos que cualquier proyección electoral de los movimientos sociales no tiene que desdibujar las coordenadas políticas e identitarias, incluso de lo construido en estos diez años o un poco más de acumulación política histórica y, así como en su momento en las elecciones del 2013 rechazamos la perspectiva de ir con frentes de carácter social demócrata, para nosotros no era la correcta porque entendíamos que desdibujaba los perfiles de lo que aspiramos. En caso de pensar algún tipo de confluencia con el Frente de Izquierda, el requisito con nosotros sería que esos pilares que para nosotros son estratégicos, como la construcción del poder popular, el protagonismo de los de abajo y la reivindicación de nuestra historia de lucha, no se desdibujaran, esas serían las condiciones para pensar cualquier tipo de confluencia, que es algo que de momento no se ha avanzado en negociaciones de ningún tipo.

Audio Primer Parte

Audio Segunda Parte:

Programa La Revancha

Domingos 13 a 15hs / FM La Tribu

Facebook: https://es-es.facebook.com/LaRevanchaPrograma

Twitter: https://twitter.com/revancharadio

Correo: programalarevancha@gmail.com



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba