11/09/2014

Relatos Impunes

TAPAAAAA-6.jpg
Mientras Gendarmería actúa con todos sus recursos, reprime, golpea e infiltra a trabajadores que luchan por cuidar sus fuentes de trabajo, y hasta inventa el conflicto al cortar los carriles libres, o como ya hemos visto, haciendo que un gendarme salte encima de un auto, en Barrio Illia, un gendarme contempla como a una mujer del barrio que tuvo la valentía de denunciar a narcos le queman la casa. Esa misma Gendarmería que en muchos barrios la venden como la solución pero que nada hizo para evitar la muerte de Kevin Molina, por nombrar solo un caso entre muchos. Por Ramiro Giganti, para ANRed.

1) “Con el uniforme”

3-927.jpg

Poco tiempo después de la publicación de “Relatos Civiles” en ANRed y de que sea “viralizado” el video donde el “gendarme carancho” Juan Alberto López Torales se tira y rompe el vidrio y el capot de un auto, para luego apresar con esa excusa al conductor, fue removido de su cargo Roberto Angel Galeano. En el medio, mientras circulaban distintas versiones del video que reafirmaban una y otra vez como Torales se arrojaba encima del auto mientras Galeano, vestido de civil, daba órdenes, el secretario de seguridad Segio Berni, estuvo, el pasado jueves, defendiendo ese accionar con argumentos totalmente carentes de lógica. En contradicción con sí mismo el sábado 6 de septiembre (dos días después de que Berni lo haya defendido en los medios) fue removido Torales, con la clara intención de “cambiar algo para que nada cambie” ya que sigue vigente la causa contra el conductor.

5-631.jpg

En relación a estos hechos y la permanencia de Sergio Berni en el gobierno las declaraciones del Diputado por el Frente de Izquierda Nicolás Del Caño, quien también fuera reprimido con gas pimienta por la misma gendarmería, fueron claras: “si a Berni no lo echaron después de sus declaraciones racistas y xenófobas, después de haber bancado el desalojo y la destrucción de las viviendas precarias de cientos de familias en Villa Lugano, después de tener militarizada la Panamericana hace casi tres meses para defender a una empresa buitre como Lear, evidentemente lo sostienen desde la misma Presidencia“.

6-504.jpg

Mientras la gendarmería actúa con todos sus recursos, reprime, golpea e infiltra a trabajadores que luchan por cuidar sus fuentes de trabajo, y hasta inventa el conflicto al cortar la gendarmería los carriles, o como ya hemos visto, haciendo que un gendarme salte encima de un auto, en Barrio Ilia, un gendarme contempla como a una mujer del barrio que tuvo la valentía de denunciar a narcos le queman la casa. Esa misma Gendarmería que en muchos barrios la venden como la solución pero que nada hizo para evitar la muerte de Kevin Molina, por nombrar solo un caso entre muchos.

Llama la atención, por otra parte, como las fuerzas represivas, en este caso la gendarmería, suelen actuar sobre quienes menos tienen. No se ve a la Gendarmería con topadoras en Puerto Madero, o en el barrio privado donde vivió Pablo Escobar. En las redes sociales muchos asocian de manera discriminatoria a las villas con delito, difundiendo alguna foto de un joven con un arma, pero poco se difunde cuando un abogado se jacta por las redes de ser defensor de los principales narcotraficantes, como fue comentado en la anterior nota de relatos. La desigualdad entre las villas y Puerto Madero, no es solo edilicia.

2) “Los Miserables”

7-421.jpg

El martes 9 de septiembre, el conocido locutor de radio Victor Hugo Morales quiso responder a los informes sobre el crecimiento en las villas con comentarios que generaron diversas polémicas. Partiendo de una verdad al mencionar como muchas veces los medios masivos publican titulares engañosos, Victor Hugo termina cayendo en lo mismo que dice criticar. En un comentario poco afortunado, el relator dijo que la gente vive en villas por conveniencia al ahorrarse horas de viaje en relación a alguien que vive, por ejemplo, en Guernica, y agregó que “además es fascinante” porque quien vive en una villa está cerca del cine Gaumont. El oscurantismo de estas declaraciones tiene mayor gravedad de lo que aparenta en un principio. Hablar de los beneficios de vivir en una villa negando todas las adversidades que cada vecino trabajador debe sortear día a día en su interior tiene el mismo carácter reaccionario que en los años 90 tenían los comentarios despectivos de quienes ponían acento en las antenas de televisión satelital.

El oscurantismo de estas declaraciones, intencionalmente o no, es de una enorme gravedad, en particular para vecinos y vecinas que luchan por la urbanización de sus barrios, por mejores condiciones de vida, por mayores oportunidades laborales (muchos habitantes de las villas necesitan evadir la pregunta de dónde viven en una entrevista laboral por miedo a ser discriminados y perder su trabajo), incluso por el acceso a necesidades básicas como agua potable, gas o luz, que no todas los habitantes de las villas tienen. En sintonía oficialista plantea la falsa dicotomía entre los que piden las topadoras (como Macri, Berni o afines) y los que “elogian la pobreza” como Victor Hugo acaba de hacer. No se trata de “elogiar la pobreza” tampoco de querer erradicarla “expulsando pobres”. En todo caso se trata de elogiar a todo trabajador honesto que a diario se levanta para luchar por un futuro mejor trabajando y estudiando, de quienes enfrentan el frío y el barro en invierno, y el calor de las chapas en verano, pero con la dignidad y la esperanza de que se puede salir adelante. También, obviamente de la alegría con la que muchos encaran esas tareas y el esfuerzo que les demanda. Probablemente Victor Hugo no conozca el frío en los ventosos atardeceres de Junio en el barrio Comunicaciones en la Villa 31 a metros del Puerto, o las pequeñas puñaladas cuando una leve llovizna acompaña ese invierno.

Posiblemente a Victor Hugo le de gracia que haya comedores donde los pibes vayan a comer y lo considere bueno ante la posibilidad que se mueran de hambre, pero nada de “fascinante” tiene tener que ir a un comedor en busca de comida por no tener la posibilidad de auto sustentarla. Nada tiene de “fascinante” depender de la buena voluntad de un puntero que hoy te da de comer y mañana te lleva a votar. Quien escribe, si considera fascinante compartir la alegría de quienes luchan día a día por salir adelante en esos barrios y disfrutar de una murga, un corso, un festejo de fin de año o un partido de fútbol, pero de ninguna manera va a sumarse y permitir que un oscurantista “elogio de la pobreza” oculte todas las dificultades que los vecinos de las villas atraviesan día a día.

¿Qué tan “fascinante” le parecerá a Victor Hugo que los narcos le quemen la casa luego de haberlos denunciado mientras la gendarmería que reprime trabajadores contempla relajada el episodio como ocurrió en Barrio Ilia? Probablemente quien no denuncia no se siente con chances de que le pase eso, siempre es más sencillo el cómodo apoyo a las autoridades desde un lugar de privilegio, que el tormento de la lucha desde los márgenes.

Al hacer su descargo al día siguiente, Victor Hugo hace algunas apreciaciones sobre algo que lógicamente iba a pasar: los ataques de distintos medios antagónicos con sus declaraciones pero no con este sistema de exclusión. Para intentar “aclarar” su declaración el relator dijo “hay villas y villas” . La diversidad entre villas es justamente un motivo por el cual los reduccionismos como el que el relator hizo, no son pertinentes y hasta son peligrosos. Sus comentarios sobre la Villa 31 también son ofensivos, ya que mientras muchas personas la califican como “la villa cheta” en los barrios Ferroviario y Cristo Obrero de la villa 31 bis, los vecinos (que en su mayoría no viven en casas de concreto) han luchado por agua potable.

En el año 2009 los vecinos se organizaron para luchar por agua potable para esos barrios, pero la contrapropuesta de las autoridades fue quitar el agua de la bomba que se encuentra bajo el correo viejo en el Barrio Comunicaciones, buscando fomentar la rivalidad entre las villas 31 y 31bis. Las declaraciones de Vicor Hugo al decir “hay villas y villas” sigue siendo reduccionista y sigue dañando a quienes viven en ellas. No se trata de fomentar las diferencias entre pobres, que subliminalmente puede fomentar la “lucha de pobres contra pobres” sino de reflejar lo que los medios masivos ocultan: la explotación del hombre por el hombre. También resulta contradictorio que cuestionando al capitalismo como Victor Hugo explícitamente dice hacer, defienda a un gobierno capitalista y hable de “niveles de pobreza” justificando las desigualdades de este sistema que dice cuestionar.

Posiblemente, de manera inconsciente, pero Victor Hugo admite las fallas del transporte público al mencionar que “son dos horas para ir y dos horas para volver, que con cualquier episodio se te convierte en una hora más”. Luego además agrega: “más el dinero que gasta, que es otro sueldo” es decir que ¿el sueldo de un trabajador, o la mitad de este se va en pagar los pasajes de transporte público?.

Durante este momento de “honestidad brutal” no estaría hablando muy bien de la situación salarial de este país, o al menos de la relación entre “salario y costo del transporte público”. ¿Tendrá la misma opinión a la hora de analizar la gestión del Ministro Randazzo en esa materia? Por otra parte, si un trabajador tiene que viajar 4 horas por día para trabajar significa que no tiene oportunidades laborales en sus municipios. ¿Qué análisis hará Victor Hugo de las gestiones de esos intendentes como del Gobernador Scioli en materia de creación de trabajo digno? ¿Qué opinará del mal trato que hubo hacia los docentes bonaerenses y sus sueldos miserables, por poner solo un ejemplo? ¿Que tiene para decir, por ejemplo, de los despidos y suspensiones en numerosas industrias del conurbano?

8-332.jpg

Por otra parte, desde la “vereda de enfrente” en los noticieros del grupo Clarín le responden con la voces de punteros del PRO o personas que manejan comedores y redes de asistencialismo y viven de eso, es decir del negocio que es la pobreza para quienes viven de la asistencia al pobre, y necesitan que el asistido lo siga siendo para mantener su negocio.

Es claro que hay quienes buscan acentuar el crecimiento de las villas sin ninguna intención de relacionarse con quienes viven allí, ni difundir como es la vida al interior de una villa, como sus habitantes trabajan y viven cada día. Las villas tienen un montón de complejidades, de reivindicaciones. Cada barrio tiene su historia para contar, sus vivencias, su cultura, sus reivindicaciones. Obviamente no es todo “un desastre” como muchos creen. Hay mucho para aprender de esos barrios y su gente, pero justamente también para ello es fundamental darle voz y opinión, no silenciar sus demandas ni reducir el espacio mediático a un puñado de punteros. Visitarlos, conocerlos, caminarlos y promover que otros lo hagan.

Ese mismo día, pero algunas horas después, la presidenta anunció la construcción de la “torre más alta de América Latina” en la isla Demarchi, Puerto Madero. La obra faraónica sería en conjunto con el sector estatal y el privado, ya que el estado se haría cargo de ceder el terreno. El paralelismo de ambas realidades mientras los vecinos desalojados del Barrio Papa Francisco (muchos de ellos niños) siguen a la intemperie en situación de calle sin respuesta de las autoridades ¿es coincidencia?

3) “La inseguridad”

4-772.jpg

El pasado domingo 7 de septiembre se cumplió un año del asesinato de Kevin Molina. Kevin tenía 9 años y estaba en su casa en el barrio de Zavaleta cuando una bala de un tiroteo terminó con su vida hace un año. Para no ver nada, se mantuvo escondido debajo de una mesada. Fue la única víctima fatal de un largo tiroteo en la villa Zavaleta, tres horas y 105 tiros que no detuvieron ni los gendarmes del Operativo Cordón Sur, instalados a 50 metros del lugar, ni los llamados al 911. Estamos hablando de un barrio donde desde las autoridades se había anunciado y celebrado la presencia de la gendarmería para “llevar seguridad”. A 50 metros de un destacamento y a100 de otro, ocurrió este episodio que se cobró una víctima: un niño de 9 años.

Por este motivo, integrantes de La Garganta Poderosa junto a artistas y personalidades defensoras de los derechos humanos realizaron una actividad cultural frente al Ministerio de Seguridad de la Nación, en el barrio de Recoleta. “Berni nos tiene que decir quiénes fueron los responsables de que mataran a Kevin ese día”, fue una de las demandas de esa jornada, expresada por un referente de la revista La Garganta Poderosa, muy cercana a Kevin, que luego agregó: “Imagínense que nos queda a las villas, que estamos invisibilizados todos los días del año y que tenemos que luchar contra esa estigmatización que hubiera sido imposible si Kevin hubiera tenido 16 años y una gorrita”.

2-1170.jpg

Al tratarse de un niño de 9 años los medios no pueden decir ni insinuar que se trataba de un jefe narco, como tantas veces ocurre cuando un joven de una villa es “noticia” y se lo criminaliza en los medios sin prueba alguna. La “excusa narco” siempre viene bien para reprimir y criminalizar inocentes, basta con volver a recordar que fue utilizada para que las topadoras arrasen con el barrio “Papa Francisco” castigando impunemente a niños inocentes, como era Kevin.

Pero volviendo a la jornada del pasado domingo 7, Ignacio de La Garganta Poderosa agregó que “tampoco pueden decir, como dijo Página/12 ayer que echar a ese gendarme ayer que se tiró sobre el parabrisas de un manifestante es un “™control de abusos”™. El control de los abusos tiene que ser popular: control popular a las fuerzas de seguridad. Que no venimos a pedírselo a Berni. No estamos apelando a la sensibilidad de Berni. No es una decisión de Berni. El control de los abusos es echar a Berni y esa decisión la tienen que tomar otros”.

Pero el riesgo a recibir una bala, como también le había pasado a Sabrina Olmos, no es el único episodio de inseguridad.

Ezequiel Ferreyra tenía 6 años, fue traído desde Misiones con su familia a fines de 2007 por uno de los reclutadores que opera al servicio de la presidenta de la empresa “Nuestra Huella”, Alejandra López Camelo y que cobraba $ 2500 por cada familia que lograba engatusar. La promesa era dejar la pobreza extrema de Misiones, por un trabajo estable y una casa segura, donde los chicos crecerían en el campo y junto a la naturaleza. Los costos del traslado correrían por cuenta de la empresa. Y la familia sólo tenía que limitarse a aceptar el paraíso que les regalaban. Entre la pobreza extrema y crónica y un futuro de vivienda y trabajo estable, ni lo dudaron.

9-253.jpg

Luego de aceptar el “cheque en blanco” llegaron a la granja “La Fernandez” donde la situación no era la que les habían prometido. Al padre lo pusieron a cargo de uno de los galpones, donde debía juntar miles de huevos por día, remover y distribuir el veneno. El tope de producción que le imponía la empresa era imposible de cumplir sin involucrar al resto del grupo familiar, lo cual era estimulado por los capataces de la empresa. Y si ese tope no se cumplía, se corría el riesgo de quedar sin trabajo y en la calle, esta vez a miles de kilómetros del lugar de origen y los conocidos. Además, la familia debía pagar la “deuda” que habían contraído por el traslado a Buenos Aires.

Fue así que primero la esposa y luego los niños comenzaron a involucrarse en esas jornadas infernales de producción en el galpón. Lo mismo pasaba en los galpones vecinos, donde ya estaba naturalizado que todos los grupos familiares trabajen a destajo, pero sólo para conformar el salario del padre, un salario más bajo que el de un peón rural.

Que un niño de 6 años en contacto con veneno denunciado por muchas organizaciones como cancerígeno tenga un tumor, de ninguna manera puede ser considerado algo “casual”, más cuando hubo tantos otros casos similares. Así fue como se enfermó Ezequiel, que luego a pesar de las operaciones, el tumor ya se había instalado en su cerebro y perdió su corta vida.

No es raro que medios de comunicación auspiciados por Monsanto o la cámara minera hablen del flagelo de la inseguridad pero nada digan del riesgo de morir o enfermarse por los agrotóxicos o la contaminación que muchas corporaciones poderosas generan. Miles de chicos son explotados en zonas rurales, en Misiones hay decenas de denuncias de chicos enfermos por trabajar o vivir cerca de las tabacaleras, pero las fuerzas de “seguridad” siguen empecinadas en apuntarle a las villas y los manifestantes.

Inseguridad, entre muchas otras cosas, también es el riesgo a sufrir un accidente en un transporte público precario, como ocurrió más de una vez con el Ramal Sarmiento. Pero la respuesta de las autoridades es contratar una fuerza de seguridad tercerizada para “patotear” a jóvenes que viajan en el tren sin que hayan cometido delito alguno. O desde las declaraciones del ministro Florencio Randazzo, criminalizar a un sindicato que no responde al gobierno, inventándole causas que luego no son probadas, como tantos casos de persecución hacia Rubén “Pollo” Sobrero o sus compañeros de la Lista Bordó.

4) “La Impunidad”

Para las instituciones el “día del maestro” es el 11 de septiembre, en referencia a Domingo Faustino Sarmiento, para otros debería ser 4 Abril, en homenaje al maestro Carlos Fuentealba que fue asesinado por el policía Dario Poblete – preso con prisión perpetua – durante una movilización en el marco de una lucha docente de la provincia de Neuquén, en el 2007. Sin embargo, el pasado viernes 5, la magistrada sobreseyó a Raúl Pascuarelli, ex secretario de Seguridad de Neuquén; a Carlos Salazar, ex jefe de la policía; a Moisés Soto, ex subjefe de esa fuerza, y a otros 12 agentes policiales, haciendo lugar al pedido de la defensa al fiscal. La viuda del maestro, Sandra Rodríguez, pidió que se continúe con la investigación.

1-1491.jpg

El próximo 18 de Septiembre, se van a cumplir 8 años de la desaparición de Jorge Julio Lopez, luego de declarar en el juicio contra el genocida Miguel Etchecolatz. Diversos Organismos de Derechos Humanos han planteado desde un comienzo que la desaparición de Jorge Julio López involucra a miembros de fuerzas de seguridad retirados y en actividad. Denunciando además la inacción de la Justicia y sectores del gobierno para esclarecer el hecho. Llama la atención que en estos días Un alto funcionario de seguridad como es Segio Berni, haya tenido entre sus funcionarios a un miembro de aquellas fuerzas de seguridad “retirado” en sus filas infiltrándose en manifestaciones, como había sido Roberto Angel Galeano. Sumando esto al ascenso de Milani, ¿cuántos miembros de aquellas fuerzas de seguridad seguirán operando impunemente en estos días?
Impune es quien realiza estos crímenes sin justicia. También, puede ser impune el relato que los disfraza, o la indiferencia que los avala. Una manifestación a favor de quienes sostienen la impunidad o el aval a muchas de estas prácticas, contemplando en paz las injusticias, también es ser parte.

“El que vive de la infamia o la codea en paz, es un infame. Abstenerse de ella no basta, se ha de pelear contra ella. Ver en calma un crimen, es cometerlo”. José Martí


Noticias relacionadas en ANRed:

 Relatos Civiles

 “Acá trabajan los responsables de la muerte de Kevin”

 El asesinato de Fuentealba no tiene responsables políticos ni policiales



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba