25/06/2014

Paty: trabajadores encadenados impiden desmantelamiento de la empresa

paty_tapa.jpg

Encadenados y bloqueando el acceso de la planta Paty, los trabajadores se disponen a impedir que la empresa traslade la maquinaria. En un clima de inminente represión, los obreros solicitan la solidaridad de otros trabajadores y organizaciones. También convocan hoy a las 15hs a un festival a realizarse en la puerta de la empresa. Por ANRed


paty0.jpg

Desde madrugada los trabajadores de la planta de hamburguesas Paty (Quickfood), ubicada en Martinez, provincia de Buenos Aires, están bloqueando los portones de salida. Dos de ellos se encadenaron para evitar que la multinacional se lleve las maquinas de la línea de producción y culmine el desmantelamiento del establecimiento. Los obreros pelean por sus puestos de trabajo, unos 250 trabajadores. “Paty no se entrega, ni se abandona” expresa un comunicado de la Comisión de trabajadores de Paty.

Los obreros de Paty hacen un llamado a todas las organizaciones sociales, políticas, estudiantiles y de vecinos que se solidaricen con la causa y concurran urgente a la planta, ubicada en la calle; Fondo de la Legua 1690 ante la amenaza de una inminente represión.

paty1.jpg

El domingo 15 de junio, día del padre, amanecía en la planta de Martinez de la multinacional Quickfood un despliegue de 200 agentes de seguridad privada. La intimidación correspondía a la decisión unilateral de la patronal de mudar la empresa a San Jorge, provincia de Santa Fé. La noticia causo preocupación entre los trabajadores que comprendieron el peligro de sus puestos de trabajo. La guardia parapolicial que había organizado la empresa para impedir la reacción de los obreros tenía por objetivo que el lunes no ingresarán al trabajo. A la par de la demostración de fuerza, la empresa enviaba citaciones para “arreglar” una indemnización irregular con los afectados.

paty_2.jpg

Ese mismo lunes a las 5 de la mañana, los trabajadores resolvieron ocupar la planta con el objetivo de impedir a la empresa que los deje sin trabajo. Pasaron unas horas y el 17, martes, en plena asamblea en la que se encontraban familiares y vecinos, se hicieron presentes unos 500 efectivos de la Policía de San Isidro y otras localidades, Gendarmería, el Grupo Halcón, Grupo GEO, la Brigada antiexplosivos y los Bomberos, camiones hidrantes, decenas de colectivos y helicópteros sobrevolando. Los uniformados habían rodeado los cuatro accesos de la planta. En este escenario la treintena de obreros decidieron abandonar la toma y continuar la lucha en condiciones más favorables.

El jueves 19 los trabajadores de Paty realizaron un acampe en la puerta de la planta con la solidaridad de otros trabajadores, y también de organizaciones políticas, sociales, etc.

paty4.jpg

Los días siguientes los trabajadores continuaron reorganizándose para difundir el conflicto, preparar movilizaciones, delinear y discutir nuevas medidas. La novedad llego ayer, el martes 24 de junio, cuando los camiones que se encontraban en el interior de la planta comenzaron a cargar la maquinaria para trasladar la planta a Santa Fé.

La marca Paty, pertenece al grupo Brasil Foods (BRF), esta multinacional también controla todas las plantas de procesamiento de hamburguesas, salchichas, jamones y verduras de Quickfood en la Argentina, y el frigorífico San Jorge, también las marcas Dánica.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba