09/06/2014

Denuncia contra el PRO por obras públicas “fantasma” en villas de Ciudad de Buenos Aires

vista.jpg

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) denunció a la Secretaría de Hábitat e Inclusión Social (SecHI) de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Marina Klemensiewicz, por incumplimiento en la construcción de una plaza y una escuela de oficios en Villa Soldati, donde actualmente funciona un estacionamiento para lujosas 4×4. Reproducimos comunicado y fotos de la CTEP

Grave estafa del Gobierno de la Ciudad en perjuicio de las Villas porteñas y los trabajadores de la economía popular.

La Secretaría de Hábitat e Inclusión Social (SecHI), dirigida por Marina Klemensiewicz, a la sazón esposa del vocero de Mauricio Macri Ivan Pavlovsky paga a empresarios amigos por obras en villas que no se realizan. Prometió una plaza y una escuela de oficios”¦ y las pagó, pero nunca se hicieron. Las pruebas irrefutables de una estafa contra los más humildes.

Los vecinos del Barrio Fátima, Villa Soldati, siguen esperando las obras prometidas por la SeCHI. Marina Klemensiewicz se había comprometido a limpiar el basural a cielo abierto de Somellera y Laguna, transformarlo en una plaza y una escuela de oficios. Las excusas de la funcionaria eran siempre de carácter burocrático. Los vecinos y cooperativistas, indignados, nos hicieron llegar sus quejas y nos pusimos a investigar.

Efectivamente, ni la plaza ni la escuela de oficios estaban ahí. Lo que no sabían es que, en efecto, el trámite estaba muy avanzado. Tan avanzado que la obra se había licitado, adjudicado, supuestamente ejecutado, certificado y pagado a la empresa Nivel 10 de Rodolfo Ferleta. El problema es que el basural seguía ahí; no había plaza ni escuelita de capacitación. Se trataba de una obra “invisible”.

a-130.jpg

b-84.jpg

c-51.jpg

d-41.jpg

Lo que realmente sucedió es que, poquito antes de fin de año y de que caduquen las partidas presupuestarias de 2013, mediante la Resolución 365/14 publicada en el Boletín Oficial Nº 4290 de diciembre de ese año, Klemensiewicz aprobó la licitación privada 314/sigaf/13.

El afortunado ganador de la licitación fue el Señor Rodolfo Gustavo Ferleta, propietario de la empresa Nivel 10. Ferleta es el contratista preferido de Klemensiewicz y ya ganó obras por más de 2 millones de pesos. Fanático del PRO, Ferleta no pierde oportunidad para mostrar su familiaridad con el poder porteño en Facebook (se recomienda mirar su muro y los comentarios recíprocos con funcionarios PRO).

1face.jpg

FARLETA.png

2facebook.png

Por la obra “Puesta en Valor de predio ubicado en calles Laguna y Somellera del Barrio Fátima con instalación de áreas de capacitación y recreativas”, Ferleta cobró 648.000 mediante la Orden de Pago 336089/13 pero se olvidó de realizar la obra. Dejó el basural igual de como estaba, nunca hizo la escuelita de oficios ni arregló la plaza. Lo que sí, ahora funciona un estacionamiento para lujosas 4×4 paradójicamente frente a uno de los barrios más humildes de la ciudad.

La plaza de Klemensiewicz nunca apareció pero la plata salió”¦ Ferleta, junto a varios funcionarios, tal como se ve en su Facebook, se prepara para disfrutar del Mundial en Brasil. Los excluidos, siguen esperando.

¡Basta de robarles a los más pobres!
¡Exigimos la inmediata urbanización de las villas!

“‹
“‹
Contacto: Pablo Nejamkis – 1163844636

ctepargentina.org
“‹



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba