05/06/2014

Preocupación en la Puna Jujeña por las explotaciones de litio que consumen millones de litros de agua

3-867.jpg
La localidad de Susques, en la Puna, se caracteriza por las salinas y porque es el segundo lugar más seco del planeta. Allí ha comenzado a funcionar la extracción de litio en gran escala con un consumo de agua diario millonario. En Enredando las Mañanas entrevistamos a Jorge Iglesias, abogado, representante de organizaciones de pueblos originarios que resisten esta instalación. Por RNMA


“En materia de minería podemos agregar que Argentina es, después de Bolivia, el segundo productor de litio a nivel global. Si uno escucha a los CEOs de las principales terminales automotrices globales que nos cuentan que para los años 2030/ 2040, los autos que se van a desplazar en las urbes van a ser a pila y no con combustible, estamos viendo la importancia que esto ya tiene hoy pero que va a adquirir con un carácter absolutamente estratégico”.

Para introducir el tema rescatamos este audio de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, realizado en enero de 2011en el marco de una gira por Medio Oriente, que finalizó en Estambul donde cerró con este discurso para más de 110 CEOs de importantes empresas de todo tipo. En estas palabras, la mandataria muestra la importancia del litio dentro de su modelo económico nacional.

Hablamos con Jorge Iglesias, representante de pueblos originarios de la Puna Jujeña, acerca del avance de la explotación de litio en la zona y de la resistencia de las comunidades.

Enredando las Mañanas: Entendemos que el proyecto de extracción de litio en las Salinas de Susques avanza, ¿cómo está la situación allí en este momento?

Jorge Iglesias: La situación es preocupante. Nosotros tenemos dos empresas que están asentadas en la Puna Jujeña, en el salar de Olaroz, que pertenece al departamento de Susques. Una de las empresas es Orocobre, australiana, opera a través de la subsidiaria Sales de Jujuy y está asociada a Toyota. La otra es Exar, que es canadiense y está asociada con Mitsubishi.

ELM: ¿Cuál es la reacción, la respuesta de los pueblos que están asentados en la zona?

JI: Nos hemos organizado en un grupo que hemos dado en llamar Colectivo Apacheta, que son aproximadamente noventa personas que pertenecen a distintas localidades del departamento de Susques. Por suerte a medida que pasa el tiempo se van sumando algunas personas y familias más. La principal preocupación de nuestro grupo es la cantidad de agua que consumen estas empresas que se asentaron en la Puna, recordando que Susques es la segunda zona más seca del mundo, después del desierto de Atacama en Chile. Dicho por la empresa Sales de Jujuy, en una reunión que hemos tenido, van a ocupar 14 millones de litros por día de agua. Estas son las cifras que da esta empresa, sin que nosotros podamos ejercitar por el momento control alguno.

no_litio.jpg

ELM: ¿Estas empresas ya están funcionando?

JI: Sales de Jujuy ya está funcionando, ahora en agosto empieza la etapa de explotación, y Exar está todavía en la etapa de construcción para después poder pasar también a la etapa de explotación. Las dos empresas han realizado un procedimiento manifiestamente irregular ya que no se les ha dado participación a las comunidades originarias del lugar. Nosotros hemos impugnado eso en la justicia y ahora seguimos con el trámite que corresponde después de haber hecho un procedimiento administrativo bastante largo, pero que debía hacerse. Esa es una de las acciones que está realizando el Colectivo Apacheta. Otras acciones ha sido contratar con los propios fondos, organizados y poniendo una cuota de cien pesos, a una bióloga para que mida los canales de agua de los que son poseedores ancestrales de sus ríos, lagunas, ojos de agua y también se realicen transectas de las plantas y un relevamiento de los animales de la zona. Todo eso lo hemos realizado

ELM: La verdad que emociona el esfuerzo que han hecho. Obviamente es una lucha desigual como todas las que se vienen sosteniendo, ¿verdad?

JI: Sí, la verdad que sí, es una lucha desigual pero esperamos que vaya cobrando más fuerza y que nos podamos juntar con otros grupos como son las 33 comunidades de las cuales nosotros también hemos recibido una invitación y adherimos como grupo Colectivo Apacheta de forma independiente, y también juntarnos con la gente de Cochinoca, de acá de la Puna, a través de su representante José Sajama. Estamos tratando de unirnos un poco más con todos los que estamos padeciendo esta situación tan preocupante. Además quería decir algo respecto al procedimiento para aprobar esto. Primero, la exploración que se realizó hace dos años, de las que las comunidades no recibieron ni un solo centavo, y ahora la etapa de la explotación por las cuales las comunidades tampoco van a recibir un solo centavo, dan lugar a todo el saqueo que se está produciendo no solo del agua sino de las plantas del lugar. Ya han devastado cuatro millones ochocientos mil metros cuadrados de una planta del lugar que se utiliza ancestralmente para calentarse en el invierno, y a esto lo han aprobado treinta personas. La mayoría de las comunidades originarias del departamento de Susques no ha sido notificada de esta reunión, sino que el gobierno ha manipulado a los comisionados municipales que son representantes del gobierno de la provincia, y a algunos comuneros que también son afines al gobierno de la provincia, y con algunos empleados municipales del lugar han procedido a aprobar estos proyectos tan terribles.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.