03/06/2014

Dos jóvenes wichis presentaron su obra en la Feria del Libro de Buenos Aires

tapa-1978.jpgEntrevista a los hermanos Enrique y Cebino(h) Simplicio, de la comunidad wichi El Crespín, de Tartagal, quienes presentaron su obraen la 40° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Por Liliana Giambelluca. Fotos: Vivi Paz y Gentileza Comunidad el Crespín.


2-1067.jpg Reconocidos como los primeros wichis de Salta que publican un libro, Enriquey Cebino (h) Simplicio viajaron en mayo a Buenos Aires con la esperanza de presentar su obra,”El principal cómplice es el silencio”, en la Feria Internacional del Libro. Dos sorpresas recibieron: la solicitud llegó fuera de término pero los directivos de la Asociación Documentalistas Argentinos (DOCA) les ofrecieron su stand para la presentación.

Los hermanos Simplicio habían viajado desde su comunidad “El Crespín”, ubicada en Tartagal, provincia de Salta.Cuando se enteraron que no podrían presentar su libro,aprovecharon el viaje para recorrerlaFeria y realizar entrevistas para Amtena (Bienvenidos), el programa que conducen en la FM 100.5 de Tartagal.

Una de las entrevistadas fue Ximena González,vicepresidenta de DOCA, quien enterada del percance los invitó a compartir el espacio de su presentación en el stand de la Asociación.”Para nosotros fue un gran espacio. Nos daba vergüenza y nervios hablar delante de tantas personas pero pudimos decir que los wichis estábamos presentes en la Feria. Luego, el presidente de DOCA dijo que fue un orgullo tener en el stand a dos hermanos wichi”, afirma Cebino durante la entrevista.

Por su parte, la docente y fotógrafa Viviana Paz, elegida “madrina cultural de la comunidad El Crespín”, hospedó en su casa de Berazategui a los hermanos Simplicio y gestionó que dieran charlas en escuelas y colegios de esa localidad, donde los escucharon alrededor de 700 alumnos.

5-607.jpg

“En la escuela donde da clases Viviana, los niños estaban trabajando con nuestro libro. Un chico nos preguntó “¿Quieren ser famosos?”,y yo le dije que no, que nosotros sólo buscamos abrir una puerta para que originarios de otras etnias vean que también sus proyectos se pueden cumplir”, señaló Cebino.

Cebino tiene 20 años de edad,es el menor de siete hermanos y desde abril es el nuevo cacique (niyat) de su comunidad.Cuenta que está terminando el secundario y aprendiendo a tocar el charango y la guitarra. También escribe canciones y compone la música, “pero soy autodidacta -aclara-. Las clases son caras, entonces me acerco a la casa de los amigos que saben para que me enseñen”.

Mientras explica el significado de algunas palabras en wichi, Cebino dice que su lengua “varía según la zona. Hay subetnias. Mi mamá y mi papa son wichi pero no hablan de la misma manera, así que nosotros tenemos que arreglarnos para comprender y hablar con los dos. También cambia el acento y el tono de voz. El acento de mi papá es suave y tranquilo, y el de mamá es fuerte”.

Enrique habla poco pero Cebinoaclara que “se turnan” para hablar: “en la próxima entrevista seráEnrique quien responda, así hacemos siempre, uno cada vez”.

3-862.jpg

“NUESTROS ANTEPASADOS TIENEN LA PALABRA”

“Un día fuimos libres de toda esclavitud, de los maltratos.
Un día fuimos felices con todos”. (*)

Enrique tiene 27 años de edad y dice que “a los 12 ya leía muchos libros, historia, novelas, de todo un poco, también me gustaba escuchar los relatos de mis abuelosy ahí aparecen las ganas de escribir”. Su proyecto es cursar la carrera de Letras en la Universidad de Salta.

Cebino agrega que “nuestros padres y abuelos nos dieron una buena educación. Mi abuela nos daba consejos, nos enseñaba las cosas del monte y de la ciudad. Ella nos hizo una choza pequeña, tal como se hacía antes de la llegada de los españoles, y yo la dibujé para agregarla al libro. De las leyes nos habló nuestro padre, que fue congresal en la reforma de la Constitución en 1994”.

¿Por qué eligieron ese título para el libro?

Cebino: Porque la historia de los pueblos originarios debe ser relatada por los propios pueblos.Si no lo hacemos, somos el principal cómplice por no contarla y quedarnos siempre en silencio.

“Un día fuimos derrotados. Un día nacimos. Nacimos derrotados.
Fuimos cómplices del silencio, del dolor y de la angustia”.

Los hermanos Simplicio intentan romper el silencio de antepasados que no compilaron su propia historia, la que “cobra su presencia a través de los años de luchas, valor y fortalezas”, como señalan en el prólogo de su libro, el que destaca etapas históricas, leyes y derechos que atañen a los pueblos originarios.

La convicción de lo que querían y el entusiasmo estaban firmes en los jóvenes, pero no tenían dinero para editar su obra. Consideraron que el lugar “natural” para pedir una colaboración era la Municipalidad de Tartagal y allí fueron.

Cuando resolvieron publicar, ¿tocaron muchas puertas?

Cebino: Muchísimas. Esa es la parte crítica. Primero fuimos a la Municipalidad de Tartagal donde nos decían que no había dinero. Hay dinero para los carnavales, para pagar a músicos que llegan de otras localidades, para los premios, pero no para nosotros. Luego un funcionario del Municipio nos recibió, nos escuchó, pero resulta que tomó cinco hojas de papel y mientras nos la entregaba nos dijo: “Tomen, es para que impriman su libro”.

¿Cinco hojas de papel resma fue todo lo que les ofreció el funcionario?

Cebino: Sí, sólo eso.

1-1357.jpg

Enrique y Cebinose retiraron perplejos, pero se sobrepusieron. Son jóvenes y entusiastas. Golpearon la puerta de un canal de televisión y los entrevistaron.Salieron contentos del programa.Apenas caminaron unos pasos, escucharon que un hombre los llamaba y seguidamente les preguntó si eran”los chicos que acababan de entrevistar”. Antes de escuchar un tímido “Sí”, el desconocido comenzó a sacarla billetera de su bolsillo.

Luego encontraron apoyo en otros medios de comunicación, en el diputado Manuel Paillery en el secretario de Cultura de la Provincia de Salta, Sergio Bravo. En tanto, el padre de los jóvenes apuraba sus trabajos de carpintería y la madre la elaboración de artesanías para sumar dinero al proyecto.

En marzo de 2013 editaron el libro y en abril de mismo año fueron invitados por laSecretaría de Cultura de la Municipalidad de Huinca Renancó para presentarloen elMuseo Histórico. En reconocimiento recibieron un presente y ellibro fue declarado de “Interés Municipal”.

Enrique y Cebino ya están trabajando en la segunda edición de”El principal cómplice es el silencio”y en “La otra cara de la democracia del aborigen argentino”, obra que intentarán que se edite este año para poder presentarlaen 2015 en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires y en Feriarte de Berazategui.

Para ello deberán tocar más puertas. Por de pronto, el Municipio de Tartagalrectificó su negativa inicial de ayudarlos ydesde la Secretaria de Culturase gestionaron los pasajes para que los jóvenes viajaran en mayo a Buenos Aires.

“Soñamos con publicar otros libros. Queremos transmitir la memoria de nuestros antepasados, en realidad ellos son los que tienen la palabra”, manifiesta Cebino.

“Pero seremos los libres aborígenes de siempre
y del olvido en aquellas matanzas”.

UN NIYAT DE 20 AÑOS DE EDAD

El 19 de abril de este año, el cacique Cebino Simplicio (padre) convocó a todos los miembros de El Crespín y de comunidades vecinas para informar públicamente que Cebino, su hijo menor,sería el nuevo cacique (“niyat” en lengua wichi). Seguidamente,tomó una vincha y una yika tejidas por su esposa Cecilia Pascual, T”™sinita, entre sus pares, y se lascolocó a su hijo.

4-739.jpg

El hombre hizo lo que su padre había hecho con él:elegir como sucesor a uno de sus hijos y entregarlesu liderazgo frente a la comunidad. Ésta lo acepta y de ese modo queda legitimado el nombramiento.

¿Cómo tomaste la decisión de tu padre?

Cebino: Para mí fue una sorpresa porque no me había dicho nada. Yo andaba por ahí y me fueron a buscar. Cuando llegué a mi casa, no sabía porqué estaban todos reunidos. Me enteré cuando mi papá dijo que tenía fuerzas y el anhelo de seguir luchando por la comunidad, pero su cuerpo ya no le respondía, entonces yo sería el nuevo cacique.

¿Qué mensaje le diste a la comunidad?

Cebino: Les dije que esperaba darles lo mejor pero que no esperasen mucho de mí porque ellos también pueden pedir ayuda. Yo sé que es mi obligación pero no deben esperarme a mí para encontrar una solución. Que ellos mismos se levanten porque en muchas comunidades esperan todo del cacique. “Yo no puedo salir”, dicen, pero ellos deben hacerlo, no deben pedirme permiso, no soy nadie para que me pidan permiso. Ante los problemas, estamos todos para resolverlos.

¿Cómo tomaron tu posición?

Cebino: Algunos se sorprendieron, sobre todo los caciques de otras comunidades. Yo voy a estar para solucionar problemas y entiendo que deben esperarme, pero no para tanto. Ellos tambiéndeben salir a la luz.

Liliana Giambelluca

Fotos: Vivi Paz ““ GentilezaComunidad El Crespín ““ LG

(*) El texto “Fuimos” forma parte del libro”El principal cómplice es el silencio”.

Enlace del video presentación de “El principal cómplice es el silencio” en la 40° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, el 11-5-2014:

Enlace para escuchar el programa Amtena (Bienvenidos), el programa que los hermanos Enrique y Cebino Simplicio conducen en la FM 100.5 de Tartagal: www.diariodetartagal.com.ar

Enlace del Facebook de la comunidad wichi”El Crespín”, Tartagal, provincia de Salta, República Argentina. En este sitio se exhiben las artesanías que hace la madre de Enrique y Cebino: Comunidad Wichí El Crespín_Tartagal



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba