02/06/2014

Roberto Santoro: poeta, militante, periodista, docente, obrero

TAPA-757.jpg

El 1º de junio de 1977, tres hombres de civil secuestran a Roberto Santoro en la Escuela Nacional Técnica Nº 25, donde era preceptor. Santoro no era sólo un escritor, un poeta o un periodista: quería sacar la literatura de los recintos intelectuales y llevarla a la calle. “Si mi poesía no ayuda a cambiar la sociedad no sirve para nada”, afirmaba. Por Movimiento Cultural Hagamos lo Imposible (HLI).


Si la historia la escriben los de arriba, y, como sostenía Rodolfo Walsh, logran que los trabajadores no tengan héroes. Si la convierten en propiedad privada, cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas, entonces los de abajo deben contraponer su propia historia, reivindicar sus emblemas y levantar las banderas que marcaron su experiencia colectiva.

El 1º de junio de 1977, tres hombres de civil secuestran a Roberto Santoro en la Escuela Nacional Técnica Nº 25, donde era preceptor. Santoro no era sólo un escritor, un poeta o un periodista: quería sacar la literatura de los recintos intelectuales y llevarla a la calle. “Si mi poesía no ayuda a cambiar la sociedad no sirve para nada”, afirmaba.

Él mismo se definía como: “Roberto Santoro: Sangre grupo A, factor Rh negativo, 34 años, 12 horas diarias a la búsqueda absurda, castradora, inhumana, del sueldo que no alcanza. Dos empleos. Escritor surrealista, es decir, realista del sur. Vivo en una pieza. Hijo de obreros, tengo conciencia de clase. Rechazo ser travesti del sistema, esa podrida máquina social que hace que un hombre deje de ser un hombre, obligándolo a tener un despertador en el culo, un infarto en el cuore, una boleta de Prode en la cabeza y un candado en la boca”.

Por Movimiento Cultural Hagamos lo Imposible



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba