27/05/2014

“El Bafisu es una herramienta que sirve para pensar la cultura como un espacio de encuentro”

gac.jpgPor tercer año consecutivo se realizó el BAFisura -Buenos Aires Fisuras-, ciclo de cine alternativo y contrahegemónico. Duró once días y contó con la participación de 27 espacios culturales de toda la Ciudad. En diálogo con ANRed, integrantes de distintos colectivos se refirieron al origen del ciclo y destacaron su importancia: “El Bafisu es un gran ejemplo concreto de cómo se pueden potenciar acciones fragmentadas si se articulan. Somos espacios que solemos hacer proyecciones y esto nos permite mostrar esa enorme cantidad de cine-debate contracultural que hay en Buenos Aires”.


Entrevistada por ANRed, Malena de Antena Negra nos contó sobre el origen del Bafisu: “Empezó en la Sala Alberdi en el 2012 específicamente como una medida de lucha. Habíamos tenido un aviso de la jueza, se iban a aplicar un par de medidas y no nos iban a dejar entrar más. Necesitábamos hacer algo que movilizara el espacio y convocara a más gente. Venía la fecha del Bafici y empezamos un poco parodiándolo, pero haciendo hincapié en desde dónde damos la lucha contracultural Lo que no nos gusta de la cultura hegemónica es que sea un mero lugar de tránsito, donde no hay relaciones de personas. Desde las fisuras que somos estos espacios, empezamos a pensar una cultura distinta”.

El primer Bafisu tuvo lugar entonces en la Sala Alberdi y se sumó una proyección en el Espacio Cultural La Gomera, en Barracas. “Después de ese Bafisu, decidimos ponerle más pilas a la articulación entre espacios” ““relató Malena- “La Sala Alberdi ya estaba desalojada. Se convocó a una reunión y salió el segundo Bafisu en 2013, siempre manteniendo la idea de que haya un debate entre las personas. Era la esencia de ser una propuesta diferente. Este año, en el tercer Bafisu, estuvo más aceitada la articulación, fue muy lindo y plural el trabajo de organización entre todos. Nos dividimos en algunas comisiones como de prensa, de recolección de cortos y demás, tratando de hacer una profundización en la organización, de un modo autogestivo y contracultural”. Una de los aspectos que destacó Malena es que “los Bafisus lograron que nos conozcamos entre los distintos espacios y cada una de las distintas experiencias. Es muy necesario poder articularnos en acciones conjuntas, porque además de ser una fisura aislada se puede generar una fisura más grande, todos juntos, que le duela al sistema, que nos ayude a resistir más. El Bafisu es una patita para todo esto, para esta lucha”.

En este tercer año se unieron 27 espacios culturales y de lucha, entre ellos: Anfiteatro Parque Lezama Sin Rejas, Asamblea de Villa Urquiza, El Umbral (Caballito), Cine Libre Parque Abierto (Parque Centenario), Bachi Bajo Flores, La Gomera, Compadres del Horizonte (Constitución), Rosa Luxemburgo (San Telmo), Antena Negra (Caballito), El Antro Mágico (Flores), CORREPI (Monserrat), La Barbarie (Constitución), Escuela Recuperada Carlos Fuentealba (Parque Patricios), Familiares y amigos de Luciano Arruga (Lomas del Mirador), Centro Universitario Devoto (cárcel de Devoto), Corralón de Floresta, Manada Cultural (Almagro) y muchos espacios más. Se proyectaron más de 50 documentales, cortos y películas de producción nacional e internacional, sobre diferentes temáticas, pero con un carácter compartido de protesta social. Las actividades fueron libres y gratuitas y, al final de la proyección, se invitaba a una ronda de debate, contando, muchas veces, con la participación de los realizadores de las producciones audiovisuales.

Federico Wahlberg, de Manada Cultural, también nos compartió su experiencia en el Ciclo: el Bafisu es un gran ejemplo concreto de cómo se pueden potenciar acciones fragmentadas si se articulan. Somos espacios que solemos hacer proyecciones y esto nos permite mostrar esa enorme cantidad de cine-debate contracultural que hay en Buenos Aires. Es un festival con un sentido, un espíritu crítico del capitalismo, que en nuestra opinión, le da unidad a la diversidad de grupos que participamos”. Las películas que transmitió este colectivo fueron, el martes 20 de mayo, Machuca (Chile, 2004) y “el sábado 17 pasamos “˜De trapito a bachiller”™ (Arg, 2013), donde contamos con la participación del director, de Santiago Iorio, docente del bachillerato popular IMPA, y de un estudiante actual que también había estado viviendo en la calle. El debate que se dio fue muy fuerte e interesante, muy motivador”.

El cierre del Bafisu se llevó a cabo en el Espacio Cucoco que está en la Huerta de Saavedra, el domingo 25 de mayo alrededor de las 17:00hs, donde como temática se eligió la soberanía alimentaria y se seleccionó material relacionado a la problemática. Se proyectaron “El cuento de la buena soja” y “Food inc”, junto a un mediometraje del acampe contra Monsanto en Malvinas Argentina (Córdoba), cerrando la noche con un fogón, debate y una rica comida compartida.

Diego Casas se refirió al por qué del cierre en Cucoco, espacio del cual forma parte:“Sufrimos un incendio en febrero. Todavía estamos en reconstrucción del espacio y hacer el Bafisu acá fue aportar a la causa. Nunca nos dejaron solos, tuvimos la ayuda de muchos colectivos. Esto fue otra forma de ayudar al espacio para que sigamos adelante. Para mí, el Bafisu es una molestia, un dolor de cabeza a quienes tratan de imponernos todo el tiempo las cosas. Poco a poco la gente se va sumando, de distintas formas y van tomando conciencia. Esta es la segunda vez que estamos en el Bafisu, hemos proyectado alrededor de 8 cortometrajes en cinco días. Creemos que la importancia del Bafisu es la misma que tienen todas las actividades autogestivas organizadas de manera horizontal, antiautoritarias, que son una respuesta contrahegemónica hacia la cultura embasada que trata de vendernos el sistema mismo. Demuestra que cuando hay ganas de crear, aprender y hacer cosas no se necesita nada para hacerlo. El Bafisu es un ejemplo de eso, la huerta es un ejemplo de eso. Cuesta, porque te tenés que desaprender de un montón de cosas y aprender otras nuevas. Pero se puede hacer”.

Frente a la pregunta acerca de si el Ciclo es una herramienta de comunicación alternativa, Diego no dudó. “Sí. Vemos que se acerca gente que no está dentro del circuito alternativo y eso demuestra que sí, que es una herramienta de comunicación y de contrainformación bastante importante”, concluyó.

Por su parte, Malena agregó: “Hay que tener en cuenta que existe gran cantidad de producciones audiovisuales independientes que muchas veces no encuentran dónde mostrarse. Entonces el Bafisu se convierte en un lugar donde se puede pasar mucho material, sobre todo producciones hechas en espacios de lucha a las cuales los circuitos de circulación tradicional le cierran sus puertas. El Bafisu es una herramienta de lucha contra el discurso hegemónico, que sirve para pensar la cultura como un espacio de encuentro, donde generar esta dinámica de debates, profundizarlas, permitirnos hablar con otros que no conocemos, hoy en día que estamos cada vez más aislado de nosotros mismos, y poder romper con la individualidad que es muy fuerte”.

Esta edición 2014 del Bafisu terminó, pero sigue. En lugares como Córdoba se apropiaron de la idea, la hicieron suya y este lunes 26 de mayo arranca Cofisu. Además y en simultáneo, el Bafisu Oeste está organizándose para dar comienzo al ciclo de cine alternativo dentro de muy poco.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba