24/05/2014

520 años resistiendo, 20 años construyendo…

Foto_Tapa-13.jpg Se fue la tercera”¦ El EZLN ha comenzado el año festejando el 20º aniversario del levantamiento armado en Chiapas (México), y también ha desarrollado la tercera vuelta de la Escuelita Zapatista, curso de Primer Nivel de “La libertad según l@s Zapatistas”. Se trata de la primera experiencia de la organización “formando” a miles y miles asistentes de todo el mundo a través de los relatos de ellos y ellas mismas, contando cómo es su autonomía; cómo son sus trabajos colectivos, sus formas de tomar las decisiones, la participación de las mujeres en la organización, su comercialización y su economía, entre otros puntos. Por Estefanía Velo para ANRed


Se fue la tercera”¦ El EZLN ha comenzado el año festejando el 20º aniversario del levantamiento armado en Chiapas (México), y también ha desarrollado la tercera vuelta de la Escuelita Zapatista, curso de Primer Nivel de “La libertad según l@s Zapatistas”. La primera experiencia del EZLN “formando” a miles y miles de compañeras y compañeros de todo el mundo a través de los relatos de ellos y ellas mismas, contando cómo es su autonomía; cómo son sus trabajos colectivos, sus formas de tomar las decisiones, la participación de las mujeres en la organización, su comercialización y su economía, su educación y su resistencia ante los ataques del mal gobierno.

La apertura de la Escuelita, en parte, se debió al “cambio de etapa” que planteó el Supco Marcos luego de la recordada “Marcha del Silencio”, donde unos y unas 40.000 zapatistas bajaron con sus respectivos pasamontañas y paliacates, y sus puños en alto, a cinco municipios de Chiapas ““San Cristóbal de las Casas, Palenque, Ocosingo, Altamirano y Las Margaritas-, las mismas que habían tomado militarmente aquella inolvidable madrugada del 1º de enero de 1994.

Foto_1-38.jpg

“¡Aquí estamos, nunca nos fuimos!”, aclamaron miles y miles de campesinos y campesinas desde el sureste México, en la mañanita del 21 de diciembre de 2012.

Esa implosión zapatista auguró tiempos de cambios, pero no “el fin del mundo como decían los del mal gobierno”, los capitalistas. Sino que los explotados y explotadas, oprimidos y oprimidas, de todo el mundo se están conociendo, se están liberando, y eso es lo que provoca un movimiento constante de la tierra. “¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose. Es el del nuestro resurgiendo”, escribió Marcos en uno de los tantos comunicados que emitió el EZLN luego de diciembre de 2012 hasta el día de hoy ““luego de cuatro años de construir y organizarse en silencio, desde abajo-.

En ese marco, aquellos hombres y mujeres del EZLN les ofrecen al mundo contarles sus experiencias de lucha para contribuir a cada proceso revolucionario, que se de en cualquier parte del mundo, a través de la Escuelita.

Foto_2-36.jpg

El jueves 2 de enero San Cristóbal de las Casas amaneció con miles de niños, niñas, jóvenes, mujeres, hombres, más de 2000 “estudiantes” en las calles para dirigirse al CIDECI (Centro Indígena de Capacitación Integral) y allí darle comienzo a la Escuela Zapatista. Al momento de la inscripción nos otorgaron los cuatro cuadernillos (“Gobierno autónomo I”, “Gobierno autónomo II”, “La participación de las mujeres”, “”¦.”) con dos DVDs, y nos asignaron el Caracol a donde teníamos que ir. En este caso, la experiencia transcurrió en el “Caracol V “˜Roberto Barrios – Que habla para tod@s”™”.

Después de la apertura, las camionetas zapatistas realizaron caravanas para dirigirse a cada Caracol. Los choferes, organizadores, maestros y maestras zapatistas se mostraban muy atentos, detrás de los pasamontañas, cada cual con su tarea.

Tras nueve horas de viaje en el “carro”, entre la Selva Lacandona, llegamos al Caracol “Roberto Barrios”. “¡Viva la Escuelita! ¡Viva!, ¡Viva los estudiantes! ¡Viva!, ¡Viva el EZLN! ¡Viva!”, se escuchaba tras la neblina de la selva con un cálido aplauso de fondo, cuando bajamos de las camionetas. Los y las zapatistas de ese Caracol, maestros, maestras y jóvenes, nos esperaban marcando el camino para que nos dirijamos a su anfiteatro, y así darle comienzo e inaugurar formalmente la “Escuelita Zapatista”. En ese momento nos asignaron a cada estudiante una “guardiana”, quien nos acompañó durante los cuatro días de la escuelita y cumplió un papel importante a la hora de comunicarnos entre los diferentes idiomas y lenguas con los que nos encontramos en el sureste mexicano, casi en territorio guatemalteco.

Foto_3-30.jpg

Luego de pasar la noche en las habitaciones del Caracol V, nos levantamos bien temprano para tomar el tradicional café ““producido y cosechado por ellos y ellas mismas- acompañado de las tortillas de maíz. Rápidamente, nos reunimos en el salón para poder escuchar la presentación de la Escuelita a través de las propias voces de los maestros y maestras.

“De estos 20 años, pues, nuestra organización ha sido el factor importante porque nos hizo entender que nosotros mismos tenemos que organizarnos, los pueblos, en que nadie nos tiene que gobernar. Nadie tiene ese derecho que otros, o los que tienen dinero nos tienen que gobernar solo porque tienen dinero”, dijeron.

“Nuestra organización nos hizo entender de que esta lucha que hay hacer tiene que ser entre hombres y mujeres, donde no hay diferenciación. No sólo el hombre debe luchar, o sólo la mujer. Nos hizo entender que eso no es así, que para ser una lucha y lograr lo que el pueblo quiere, tiene que ser una lucha entre hombres y mujeres”, relató uno de los maestros.

Foto_4-26.jpg

Y agregó: “En estos 20 años, nuestros tres niveles de gobierno están cubiertos, pues, de compañeros y compañeras, no se excluyen a ninguna ni a ninguno. Eso es lo que nos hizo entender que eso es lo que tenemos que hacer, tenemos que estar unidos para vencer a los grandes que tienen dinero, a los grandes del sistema capitalista”.

Al tiempo que continuó: “En el “™94 cuando se publica nuestro levantamiento, empieza la construcción de la autonomía. Empiezan las formaciones de nuestras autoridades locales, municipales; empiezan nuestros trabajos colectivos; en aquellos tiempos cuando empieza, pues, esto de la palabra autonomía, nosotros los pueblos aun no sabíamos ni siquiera que era autonomía lo que estábamos haciendo. Nosotros tampoco sabíamos, pues, mucho de las palabras un poco avanzadas, eso nos dificulto un poco; pero si hablamos de la práctica eso es lo que empezamos a hacer, pues nosotros y nosotras nos empezamos a organizar para hacer el trabajo. Entonces es así como hemos venido durante estos 20 años caminando en la construcción de nuestra autonomía. En los trabajos que hacemos estamos divididos entre hombres y mujeres. Para hacer una lucha tenemos que estar unidos, de pensamiento, de trabajo y de organización; y así lograr lo que el pueblo necesita”.

A su vez, una de las maestras contó sobre su autonomía: “Nuestra autonomía nació de nosotros mismos, nuestras abuelas y abuelos lo vivieron, lo practicaron, hicieron lo de autogobernarse. Cuando llegó la colonización se perdió todo. Durante el feudalismo y el esclavismo no pudieron autogobernarse. Debemos recordar la lucha de la revolución americana, el tiempo de Emiliano Zapata; cuando se logra el artículo 27, donde se puso en la ley agraria que los pueblos tienen derecho a la tierra porque la tierra es de quien la trabaja. Allí empiezan a autogobernarse con los comisariados y los consejos de vigilancia como cumplimiento de la ley agraria pero el mal gobierno uso esos comisariados y consejos de vigilancia para a controlar al pueblo”.

Y añadió: “Todo lo que estamos haciendo no lo aprendimos en ningún libro sino que tomamos la parte buena de nuestras abuelas y abuelos, y creemos que es la forma más sana de gobernar como lo estamos haciendo. Ustedes son diferentes trabajadores de todo el mundo, todos queremos un cambio en el mundo, una buena forma de vivir, que no estemos dependiendo del mal gobierno”.

Foto_5-18.jpg

Y así se expresaron más maestros y maestras para introducirnos en la Escuelita. Tras un almuerzo tradicional de arroz con frijoles ““siempre acompañado por el café- partimos rumbo a la comunidad seleccionada para cada estudiante. Entre la llovizna constante y carreteras partidas llegamos a la última parada: Abejitas, del pueblo Rubén Jaramillo.

Allí nos encontramos con la Base de Apoyo Zapatista donde convivimos durante cuatro intensos días, donde trabajamos limpiando la milpa, conociendo sus trabajos colectivos, la participación de las mujeres de esa comunidad; el centro de salud, sus promotores de salud; como también su propia escuela autónoma, con su correspondiente promotor de educación. Escuchamos largas historias de cómo recuperaron esas miles de hectáreas de las que fueron despojados sus abuelos y abuelas durante los años “™60, cómo resisten al constante ataque de los paramilitares. Historias y más historias.

Pasaron cuatro meses de la tercera vuelta del Primer Grado de “La Libertad según l@s Zapatistas”, experiencia que ya se encuentra dando la vuelta al mundo dado que había estudiantes de Bulgaria, Israel, España, Francia, Colombia y muchos países más.

Justamente, que recorra el mundo es el objetivo, porque en un año que apunta a nuevos cambios los y las zapatistas continúan siendo amenazados y atacados por los paramilitares del mal gobierno. La guerra de baja intensidad contra las bases de apoyo zapatista se intensifica, y prueba de ello fue el asesinato del maestro de la Escuelita Zapatista, José Luis Solís López, alias “Galeano”, el pasado 2 de mayo, en la zona del Caracol “La Realidad”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba