14/05/2014

Córdoba: Demuestran presencia de plaguicidas en adultos y niños de Malvinas Argentinas

tapa-37.png En siete, de un total de diez personas analizadas, el estudio exploratorio mostró que tienen residuos de plaguicidas antiguos muy persistentes como Aldrin, Dieldrin, DDT y Beta HCH. Los análisis fueron encargados por la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida a la Universidad Nacional de Buenos Aires ante la negativa de la Municipalidad de Malvinas Argentinas y del gobierno de la provincia para hacer estudios en la población. Por Ecos Córdoba


1-18.png

Por Lucio Negrello | @lucionegrello

Infografía y cobertura: Melina Dassano | @MeliDassano

En el día de hoy, la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida, junto a FUNAM y a la Cátedra de Psicología Evolutiva de la Facultad de Psicología, dieron a conocer el resultado de los análisis de sangre que le encargaron al Centro de Asesoramiento Toxicológico Analítico (Cenatoxa) y a la Cátedra de Toxicología y Química Legal, ambos de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

Los resultados demuestran que en siete de las diez muestras analizadas hay residuos de agrotóxicos muy persistentes como Aldrin, Dieldrin, DDT y Beta HCH. Del total de muestras, cuatro pertenecían a niños y seis a adultos de diferentes edades, todos residentes permanentes y con domicilio en diferentes zonas de la localidad. Cabe aclarar que en este estudio sólo se buscaron 12 plaguicidas y se utilizó el método de la cromatografía en fase gaseosa, método que tiene un límite de detección de 0,1 nanogramos de sustancia por mililitro de sangre. En la actualidad, todos estos plaguicidas están prohibidos y ya no se utilizan, pero persisten en el ambiente y las personas, y esto nos invita a reflexionar sobre las consecuencias a mediano y largo plazo de estas prácticas.

Más allá de los resultados -que vienen a confirmar las sospechas de lxs vecinxs de Malvinas fundadas en abortos espóntaneos, problemas respiratorios, entre otro, que adjudican a las fumigaciones sistemáticas que se realizan en la zona desde hace tiempo-, lo que sí es alarmante es la negativa del gobierno para realizar estos estudios, que fueron solicitados por la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida.

“Ahora está claro porque la Municipalidad de Malvinas Argentinas y el Gobierno de la Provincia no querían hacer análisis para la detección de plaguicidas en sangre, ni monitorear los niveles de contaminación con agroquímicos en agua, suelo y seres vivos”, sostuvo Celina Molina, de la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida. La pregunta que surge indefectiblemente, es: ¿a quién están resguardando los gobiernos con estas decisiones?

Por otro lado, parece impostergable la necesidad de crear una zona de resguardo ambiental, como lo hizo la localidad de Hernando la semana pasada. La Asamblea de Malvinas Argentinas presentó un proyecto de ordenanza, en el mismo sentido, que fue rechazado con una violenta represión y se encuentra cajoneado desde fines del 2012. “La Municipalidad de Malvinas ya no puede mirar para otro lado. Urge prohibir la aplicación periurbana de plaguicidas y realizar estudios sobre contenido de agroquímicos en sangre, orina y leche materna pero sobre muestras más grandes”, explicó Vanesa Sartori, miembro de la Asamblea.

Con estos nuevos análisis, no solo se suma un motivo más para impedir que una empresa, como Monsanto, que utilizaría miles de litros de agrotóxicos, se instale en un lugar donde la población ya se encuentra contaminada; sino que también se lleva nuevamente a la mesa de discusión las políticas ambientales. ¿Ante tanta evidencia se empezará a respetar la ley ambiental existente, en lugar de tratar de tapar su incumplimiento con un proyecto de “convivencia ambiental”? ¿Las cámaras industriales ahora dirán que los análisis de sangre tampoco son argumentos válidos? En una de las localidades más pobres de la provincia y en una zona de alto riesgo, ¿el intendente dejará finalmente de jugar con la salud de su pueblo? ¿Los funcionarios implicados seguirán negando la vulnerabilidad a la que someten a los ciudadanos a los que en teoría representan?

Una vez más, la decisión de prevenir, reconocer culpas, legislar en favor del pueblo o dejar hacer a las multinacionales será política. Pero esta vez los funcionarios no podrán decir que no conocen las consecuencias de sus actos.

Conferencia de Malvinas Lucha por la Vida y FUNAM

2-12.png

Hace instantes, cuando dieron a conocer los resultados, la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida y FUNAM, exigieron al Gobierno de Córdoba que, en conjunto con las municipalidades y comunas de la provincia, monte un Observatorio Ambiental que mida permanentemente la presencia de plaguicidas y otras sustancias tóxicas en muestras biológicas (sangre, orina, leche materna) y en muestras de otros organismos vivos, aire, suelo, agua y sedimentos.

También exigieron “la creación de un Observatorio Epidemiológico provincial que registre las enfermedades y la mortalidad en forma permanente” y que el registro abarque “todas las enfermedades, desde alergias hasta cáncer, malformaciones y trastornos genéticos”.

Luego aseguraron que si las autoridades no hacen nada, se tomarán medidas que contemplan la realización de denuncias penales.

El biólogo Raúl Montenegro explica las consecuencias de tener plaguicidas en sangre

Testimonio de la Lic.Vanesa Sartori miembro de la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida

Comunicado Completo



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba