29/03/2014

“Me parece un genocidio programado contra los pueblos originarios”

tapa-1823.jpgEl gobierno de la provincia de Formosa impidió la atención médica de “unas mil personas”, miembros del pueblo originario Wichí, en los últimos días. Así lo cuenta José Antonio “Tano” Boggiano, fundador y líder del grupo Enfermeros para la Asistencia Humanitaria (ENASHU) de Buenos Aires en una entrevista para ANRed, con graves acusaciones hacia las autoridades del Estado. Es el relato de un horror: desnutrición generalizada, epidemias de enfermedades letales y amenazas del Estado contra voluntarios brindando ayuda médica. Una campaña humanitaria en el territorio Wichí de Formosa se convirtió, según Boggiano, en “una expedición en una zona de conflicto. Es descabellado pero allá la realidad supera la imaginación”. Por Stefan Biskamp, corresponsal alemán para América Latina, para ANRed / Fotos: Franco Velazquez y Stefan Biskamp.


Veintisiete voluntarios enfermeros, médicos y bomberos estuvieron presentes, desde el 19 hasta el 24 de marzo, en la ciudad de Ingeniero Juárez, en el pueblo Pozo de Masa y unas comunidades casi abandonadas, para atender a los Wichí. Fue la segunda intervención de José Antonio “Tano” Boggiano allá; él tiene larga experiencia en campañas de este tipo y fue integrante de Médicos sin Fronteras en muchos países de África y de América Latina. Sin embargo califica como “única en lo peor” la situación de los pueblos originarios en Formosa.

Stefan Biskamp: El gobierno de la Provincia de Formosa trato de parar la campaña humanitaria de tu grupo en las comunidades Wichí. Pero siguió. ¿Con qué resultado?

José Antonio “Tano” Boggiano: Los logros sanitarios fueron 972 personas registradas que se atendieron en dos días, de esas más de la mitad recibieron medicación. Creemos que se nos escaparon doscientas o trescientas fuera de los registros porque la enfermedad que tenían era el hambre. Dolores abdominales, acidez, mareo, malestar y cuando les dábamos turrones o alfajores se les iba. Igual manifestación teníamos con el tema del agua. No es que necesitaban medicamentos sino que lo que necesitaban era agua. Estas personas se fueron sin ser registradas. Por eso perdimos esa parte de la estadística. Pero bueno no podemos cumplir el rol del Estado. También es duro curar a personas y saber que las enfermedades van a volver porque la gente tiene que tomar el mismo agua podrido que antes.

S.B: Sin embargo parece un éxito con solo 27 voluntarios.

T.B: Depende del punto de vista. El segundo día planificamos nuestra atención médica con base en el Barrio Obrero de Ingeniero Juárez. La última ayuda que recibió la gente Wichí allá fue en el 2004 y lo hizo UNICEF, después no ha recibido ayuda de ningún tipo. Hoy en día, el centro de salud allá no tiene nada prácticamente pero lo que sí tienen es este espacio físico, que es lo que necesitábamos para trabajar cómodos. Pero por la intervención del gobierno provincial, que nos obligó a armar el centro de salud lejos de este barrio, perdimos la oportunidad de atender unas mil personas. Mucha gente no se enteró o se enteró tarde. Este segundo día de nuestra campaña empezó cinco horas más tarde por todas las negociaciones con los funcionarios del Gobierno de la provincia y bueno, no lograron todo su objetivo, pero en parte lo lograron.

os1.jpg

mujeres-2.jpg

os2.jpg

S.B: Tratar de parar la asistencia médica, ¿no te parece que tiene un elemento psicópata?

T.B: No sé cómo calificarlo psicológicamente pero parece un genocidio programado: no permitir la atención médica, la atención de salud, ver chicos que se desesperan por un caramelo y que ni siquiera tienen ropa para ponerse, sacan agua podrida de un pozo de tierra.

S.B: ¿Y ahora cómo va a seguir la atención médica en estas condiciones después de la intervención?

T.B: Logramos traer 18.000 medicamentos los cuales se usaron en las comunidades. Por el hecho de que perdimos unas mil personas como pacientes nos sobró medicación para donar al hospital de Ingeniero Juárez. Además de eso se dejaron equipos para nebulizar y varios equipos para la medición de glucemia. Tenemos el registro de gente que necesita medicación, que se les va a enviar. Y desde Ingeniero Juárez el director del Hospital se haría cargo de repartirlo. En eso quedé con él. Y, cuando volvamos en julio, me darían el hospital como base y del gobierno me darían dos o tres comunidades donde ellos no llegan o lo tienen como área roja, o sea donde hay mucha sífilis, tuberculosis y Chagas vinculadas a otras manifestaciones clínicas como el colon que se agranda e insuficiencias cardíacas. Así que bueno, si se da eso, sería un logro muy importante; hay que ver si el gobierno cumple, si el gobierno nos permite trabajar.

S.B: ¿Cuáles eran los problemas sanitarios más graves, hubo alguna sorpresa?

T.B: No hubo sorpresa porque volvimos a ver lo mismo que en nuestra primera visita en enero. Sí hubo casos más graves que lamentablemente van a generar casos aún más graves y en eso no tuve respuesta de las autoridades sanitarias en Ingeniero Juárez. Había dos o tres pacientes que se atendieron en la escuela de Pozo de Maza que estaban con tuberculosis activa y tenían toda la sintomatología de estar en el medio de la enfermedad, esto significa que en contacto con toda la gente que estuvieron los iban a contagiar. Yo informé estos casos en medio de todos los problemas que tuvimos con las autoridades. Me dijeron que les informara de dónde era, pero no les interesó ni el nombre ni cómo ni cuándo, así que no creo que lo hayan ido a buscar. Esos pacientes están en aislamiento respiratorio y con una medicación que nosotros teníamos. Entonces tenemos tuberculosis, parasitosis y cánceres de mama no tratados y de piel.

S.B: ¿De dónde vienen esos casos de cánceres?

T.B: El cáncer de piel puede estar sujeto a la alta exposición al sol, los de mama no sé si es debido a una predisposición genética normal. Lo que sí sé es que no están tratados. Los pacientes que hemos visto no tienen muchas chances porque no fueron tratados en su momento. Y algunos tienen el diagnóstico porque tienen los estudios hechos pero después no se les dio tratamiento.

os3.jpg

ninos_1.jpg

ninos_2-2.jpg

S.B: Pero entonces es grave porque el sistema de salud los detecta pero no les da seguimiento.

T.B: Bueno ahí es delicado porque entramos en contradicción entre lo que dicen unos y otros. Los servicios sanitarios dicen que les ofrecieron el tratamiento y que la gente no fue, y la gente dice que nunca les dieron tratamiento y que les dijeron que no era tan grave lo que tenían. Entonces quedó una línea media donde él que se muere es el paciente y el Estado se salva de pagar el tratamiento oncológico.

S.B: Parece desesperante cambiar esto en unos días.

T.B: Cambiar todo esto sería la tarea del Estado. Y en total más que mil personas atendidas son razón de esperanza. Lo cierto es que no conozco otro grupo en Latinoamérica que haya hecho esto. Sí hay grupos en catástrofe que han atendido la misma cantidad de gente pero no hay ninguno que haya hecho atención primaria de la salud en dos días con semejante cantidad de gente. Obviamente, si una ONG o un grupo humanitario están en el lugar es porque el Estado no cumple con su función, en muchas partes del mundo ocurre esto.

S.B: ¿Cómo comparar la situación con otros países?

T.B: Una diferencia es que normalmente no se ataca a los grupos de ayuda humanitaria. En nuestro caso el equipo de ayuda humanitaria estaba intervenido, vigilado, intimidado, custodiado. A mí me han llevado al hospital para pedir datos para pedir datos, me han llevado con diferentes autoridades de la provincia, cosa inédita. Mandaron farmacéuticos para revisar y embargar medicación, mandaron abogados, y nosotros no tenemos abogado ni defensa legal como para responder frente a un abogado. Según me manifestaron en su momento tenían la orden para que yo vaya a hablar con un juez sobre lo que estamos haciendo y me llegaron a decir que yo no podía ejercer en la provincia, sin embargo es Argentina y yo puedo ejercer en Argentina porque mi matrícula es nacional. De hecho nuestras matrículas ahora son del Mercosur. Lo que te quiero decir es que estos grupos de ayuda humanitaria sólo en zonas de conflicto son hostigados. Acá oficialmente no hay un conflicto armado y sin embargo fuimos sistemáticamente vapuleados y la gente Wichí está expuesta, repito, a un genocidio programado.

10Boggiano_cacique_pn.jpg

10Boggiano_cacique_med.jpg

10Boggiano_caciques1.jpg

S.B: Viajando por la provincia de Formosa se pueden ver nuevas escuelas, nuevos hospitales, unas nuevas viviendas cada tanto kilómetros.

T.B: Los edificios nuevos, por ejemplo las escuelas que han hecho y arreglado para esas comunidades originarias, lo llamativo es que tienen ventiladores, pero nosotros estuvimos sin luz, no se entregaba electricidad al lugar mientras nosotros estuvimos deliberadamente. En un momento determinado y por pedido mío al director de la escuela y al intendente de Pozo de Masa nos dieron dos horas de luz. En la primera campaña que hicimos este año en otra comunidad, ellos solamente tienen luz dos horas o tres en el día y lo llamativo es que no tenían agua, la cual sacaban del arroyo contaminado. Además de las casas de abobe y paja tenían puesta por el gobierno una antena de DirecTV, aunque no tenían televisor donde ver y tampoco electricidad para que funcione. Visto desde afuera y para la foto en un periódico es una casa nueva, muy linda, con antena, pero adentro no hay nada.

escuela_2.jpg

escuela_1.jpg

S.B: Un habitante de Pozo de Masa contó que en las nuevas casitas que les construyeron también hay vinchucas, que el peligro de Mal de Chagas no terminó. Entonces ¿es verdad que las vinchucas pueden sobrevivir en casa de material?

T.B: Las vinchucas, los vectores del Mal de Chagas, pueden transitar. Si vos no fumigas en los alrededores y la gente no tiene agua ni tampoco elementos para limpiar, lo que les estás dando es un refugio de material y nada más que eso. El Mal de Chagas sigue.

S.B: Cuenta más de los problemas con las autoridades.

T.B: Tuvimos una primera señal de intimidación cuando una médica del grupo recibió en su habitación dos panes con moho y una nota debajo que decía “bienvenidos al hotel”. A esa nota al principio no le dimos importancia pero después empezamos a notar presencia policial excesiva; en un pueblo como Juárez que debe de haber cuatro o cinco policías de guardia nosotros teníamos dos o tres custodiando el hotel. Y esta movilización de funcionarios de alto rango provincial también intimida para alguien que no está acostumbrado. Encontrarme a las siete de la mañana con cinco funcionarios de alto rango que venían a preguntarme qué estaba haciendo allí, cuando de entrada lo sabían. Porque yo un mes antes que me había comunicado para decirles que yo venía a colaborar con las autoridades de la provincia de Formosa. El decirme que no podía estar donde estaba porque no tenía permiso, me hace dudar si estoy en la Argentina y de si la constitución nacional existe o no. Me parece entonces que hay un montón de elementos y mecanismos de la seguridad jurídica que no funcionan o que no existen. De repente encontrarme “gentilmente acompañado” a que me tomaran los datos, a controlar las fichas de todos los voluntarios, me parece algo más de la época de la represión en la Argentina que de un estado de democracia.

10Boggiano_negociaciones.jpg

S.B: Pero no a punta de pistola.

T.B: Pero en todo caso no teníamos más remedio. Nos hicieron llevar todas las fichas que teníamos de los voluntarios e hicieron fotocopia. En mi caso me pidieron mi DU, mi matrícula y mi ficha. Si esto no es un hecho intimidatorio, cuál es. Y más si uno piensa qué es lo que hice, un ilícito no. Vine a ayudar a gente que no tiene nada y que la propia provincia no la ayuda. Una camioneta de la policía provincial con las puertas abiertas con los efectivos vestidos como si fueran a una guerra y disparando contra la pared donde estábamos nosotros es también un acto intimidatorio. Las comunidades a través de sus representantes también nos metieron presión porque ellos pedían nuestra ayuda, pero el Estado no nos dejaba y ellos amenazaban con cortes de ruta y la toma del centro de salud. Y creo que si eso no se resolvía hubiese terminado en una batalla campal.

S.B: Parece, que la idea fue provocar exactamente eso.

T.B: Obvio, todo fue una provocación. Es descabellado pero en Formosa la realidad supera la imaginación. Como estar con 27 personas a cargo con las que vinimos a ayudar y terminamos en medio de un conflicto. Pero no tenemos que olvidar por qué estuvimos en el lugar. Te cuento esto: teníamos una chiquita que se atendió y la señora que la traía le dijo a la pediatra que si quería se la regalaba, para que comiera todos los días, para que tuviera una oportunidad.

Notas relacionadas:

 Formosa, tierra de nadie y una guerra no declarada contra los Wichí

 “Hemos sufrido más de 500 años y todavía seguimos”

 Proceso armado contra la comunidad Wichí en Formosa



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba