05/03/2014

El fracaso del Gran Hermano Bullrich

tapa-20.png

El fracaso de la inscripción On line ha llevado angustia a miles de familias que en el inicio del ciclo lectivo, todavía no tienen vacantes para sus hijos. Ha desorganizado escuelas enteras de nuestra ciudad, creando problemas donde no existían, aunque ha servido para visualizar uno que sí existía: la falta de escuelas en el nivel inicial y en la zona sur en todos sus niveles. Por Laura Marrone (especial para ARGENPRESS.info)


Solo en el Distrito Escolar 19 (Pompeya, Soldati) más de 700 familias llevan semanas deambulando de la sede de Ministerio, a las escuelas y al distrito, con pérdida de días de trabajo, con niños en brazos, sin dinero para pagar un locutorio donde el 147 o el sitio web no responden, reclamando por la falta de vacantes o porque las adjudicadas son disparates que dividen familias en dos puntos de la ciudad, o en diferentes turnos. Los reclamos no son solo del nivel inicial no obligatorio, como dice el Ministro, sino también del obligatorio, desde preescolar hasta la primaria. Existen casos de niños que ya desde el 2013 acusan falta de escolaridad y otros que tuvieron que ir a escuelas de provincia, al revés de la historia, pues ciudad no se las otorgó.

Las pocas salitas de jardín nuevas que pretenden habilitarse en aulas modulares en Piedra Buena, San Lorenzo y Casa Amarilla (La Boca), carecen de las normas que establece el propio Gobierno de la Ciudad para Escuelas Seguras después de Crogmanon: no son unidades de diseño escolar sino módulos sumados, sin espacios comunes, no están conectadas a redes hidrantes contra incendios, ni a patios cubiertos que debieran ser el 15% de la superficie de aulas nuevas, no tienen 4 baños cada 26 alumnos. Pretenden hacinar matrícula ya que con 42 m2 solo podrían albergar a 21 niños (2 m2 por niño según la norma), pero quieren hacer entrar hasta 30. Un tipo de construcciones que se usa para obradores y/o soluciones provisorias, nunca pueden ser permanentes como pretende este gobierno.

Agreguemos a esto que la distribución de la matrícula a la fecha sigue siendo un caos con escuelas hacinadas y otras vacías, sin que aparezcan claros los criterios de esa desproporción, salvo la sospecha presunta de que planean nuevos cierres de grados y cursos.

En Ciudad, en estos años, no faltó plata. Faltó la voluntad política de fortalecer la escuela pública. El Gobierno de la Ciudad sub-ejecutó las partidas de infraestructura escolar, no planificó la construcción de nuevas escuelas según la demanda faltante: un promedio de 7.000 vacantes por año en el nivel inicial y alrededor de 1.500 en primaria zona sur. Para el 2014 reiteró su rumbo: redujo los fondos para construcción de escuelas de 285 millones (2013) a 188 millones en valores absolutos, incluso a pesar de la inflación. Al hacerse visible la crisis por falta de vacantes, improvisó la salida de las aulas modulares que, además de los inconvenientes técnicos ya enunciados, son más caras que las aulas de mampostería: 650.000 $ cada una, contra 344.400 $ (8.200$ el m2 x 42 m2). El tiempo de construcción de un aula de mampostería, que posee mejor aislación acústica y resistencia al fuego, se estima en 40 días.

A estas malas improvisaciones se sumaron otras más graves aún, como es el desvío de más fondos a la educación privada vía la provisión de nuevos tipos de subsidios por matrícula (bonos o vouchers) a establecimientos privados y ONGs que organizan Centros de Primera Infancia (CPI), con total precarización laboral y educativa. Con fecha 11 de febrero del 2014, la Dirección de Educación Privada requirió a las escuelas privadas informen sobre las vacantes disponibles para resolver el problema de las escuelas públicas.

Ministerio expropió a los docentes de la tarea de inscripción de matrícula que el Reglamento Escolar en su artículo 23 les adjudica para entregársela a empresas con personal temporario que desconocen, absolutamente, criterios de atención pedagógica a las familias y han provocado un caos en el sistema. No se trata de tecnología versus trabajo manual. Las escuelas tienen los recursos para subir a la web en forma instantánea la matrícula. Lo que Ministerio pretendió es oficiar, una vez más, de Gran Hermano que todo lo controla pero, sin embargo, no hace su propio trabajo: planificar la construcción de escuelas para garantizar vacantes.

Esta política del Ministro Esteban Bullrich, reitera lo que ya viene ocurriendo en otros rubros. La intención de cerrar casi 200 grados y cursos en el 2012, parcialmente frenado por la movilización de familias, docente y estudiantes, pretendió expropiar a los directores y supervisores de su tarea de organización de sus plantas funcionales. El intento de imponer un régimen de evaluación externa de la docencia desde un instituto autárquico en el 2013, diseño que ya fracasó en otros países, buscó expropiar a las propias instituciones escolares de sus procesos de evaluación y reflexiones sobre su práctica pedagógica. Solo para este año el operativo evaluaciones prevé un costo de 41 millones de pesos, el valor aproximado de 10 escuelas!

Desde el Bloque de la Legislatura del FIT a cargo de Marcelo Ramal, hemos presentado un proyecto de ley con medidas de emergencia: 1) la conformación de una comisión auditora de familias, docentes y sindicatos docentes (para media deberían agregarse estudiantes), que fiscalice la inscripción 2014 para que ningún niño quede sin vacante; 2) que se dispongan edificios públicos, clubes barriales o centros culturales, como salida de provisoria para resolver la emergencia 3) un plan de construcción de escuelas para la matrícula 2015, lo que requiere una partida presupuestaria de emergencia que debería votarse en forma inmediata. 4) la anulación del sistema de inscripción on line y la restitución de esta función a la docencia. Este proyecto no se resolvió en la sesión especial de febrero convocada por pedido de nuestro bloque y otros legisladores. Sin embargo, su aprobación es urgente. De hecho, padres y docentes, que movilizaron con marchas, festivales y petitorios desde enero, están realizando una auditoría paralela, relevando lugares ociosos y se proponen luchar hasta que ningún niño quede sin vacante y se apruebe el plan de emergencia solicitado para este año.

El Ministro Esteban Bullrich ha fracasado. Sabemos que la responsabilidad no es sólo suya sino del propio gobierno de Macri y su política privatista para educación. Sin embargo, no todo es igual. Y la gravedad de los hechos lo requiere: que se vaya.

Laura Marrone, Izquierda Socialista, Asesora sobre educación en el Bloque de la Legislatura del Frente de Izquierda y de los Trabajadores(FIT).



Info relacionada: article7353




0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba