19/02/2014

Venezuela – Ronald Marrero integrante de la CONASAT

TAPA-510.jpg

Ronald Marrero, licenciado en comunicación e integrante de la Coordinadora Nacional de Salud de los Trabajadores, puso en contexto la situación por la cual se llegó a los sucesos de los últimos días que provocaron 4 muertos y más de 60 heridos. Por RNMA.


Hizo referencia al malestar dentro de la población venezolana debido a las maniobras por parte de la derecha empresarial y comercial que ocasionaron la escasez de alimentos y productos de primera necesidad.

“Había mucho malestar de la gente, no estamos acostumbrados a hacer cola. Todavía existe malestar. Eso provocó que la derecha tomara un atajo pensando que la gente iba a apoyar un movimiento fascista y no fue así. (“¦) El 12 de febrero toda la gente chavista estaba en la calle festejando el Día de la Juventud y hubo movilización de la derecha, ataques contra la movilización del gobierno y un tiroteo donde murieron tres muchachos. (“¦) Hubo “guarimbas” -focos de violencia- quemaron caucho, destrozaron centros comerciales la parte comercial, bancos públicos y atacaron también la Fiscalía de la República. Eso se ha mantenido durante 7 días”.

Le preguntamos si están en una instancia similar al 2002 a lo que respondió:

“Esto es un golpe de estado suave que se ha venido generando desde todas las estructuras. Pero la derecha internacional todavía piensa que somos pro yanquis. A diferencia del resto de Latinoamérica el Ejército está conformado por sectores populares. Hoy las fuerzas armadas se pronuncian y dicen que no aceptan bajo ningún concepto gobiernos anticonstitucionales. Esto le tumba todo a la derecha”.

Respecto a estas apreciaciones, el periodista venezolano Modesto Emilio Guerrero que nos acompañó durante el programa espacial, reflexionó:

“Guerra económica es un nombre periodístico. Lo que hizo la burguesía es un descalabro comercial, de todo el sistema de distribución, por eso no es guerra económica, es una guerra comercial, un colapso del sistema de distribución de alimentos. Crearon entonces ese “sopor social”. Si bien el la gente es chavista o antichavista, eso no juega cuando va al mercado como ciudadano o campesino. En Venezuela nunca antes hubo colas para comprar. Es verdad que hoy es el tercer país con más inflación del mundo, pero en el 95 la inflación pasaba el 90 por ciento. Eso es un primer elemento. Por lo tanto es un colapso distributivo, no una guerra económica. El venezolano no tiene costumbre de hacer cola nunca, todo lo tiene a mano; los pobres y la clase media haciendo cola buscando harina para hacer arepa es una novedad. Estar sin arepa es como estar aquí sin mate o sin carne.

¿Qué pasó con la producción y distribución de alimentos?

El gobierno de Chávez hizo lo correcto y armó un mercado interno creando producción interna. A Venezuela llegaron desde Argentina por mi gestión junto a la embajada, 27 fábricas 0 km, que completaban una cadena desde el campo hasta el empaque y la distribución. Después esas empresas se subordinaron a la élite gobernante que se corrompió y verticalizó en el sistema de mando.”

Le consultamos si considera que lo sucedido en Venezuela es un golpe de Estado y nos respondió: “No es golpe de estado porque no tienen poder militar ni parlamentario. No pueden desmontar el gobierno. No tienen la posibilidad”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba