16/11/2013

Así comenzó la Jornada de Acción Periodística AntiRepresiva

Vanesa_Orieta_contestando_los_ataques_de_vecinos_de_El_Palomar.jpg

En medio de provocaciones de un pequeño grupo de vecinos que demoró el inicio de la transmisión, se lleva adelante esta actividad en conjunto entre Familiares y Amigos de Luciano Arruga, La Garganta Poderosa, el Colectivo de Trabajadores de Prensa (CTP) y la Red Nacional de Medios Alternativos. Por RNMA/Imágenes: Paula Pimentel.


“Gracias por haber venido y bancar el acampe porque se nos hace muy duro permanecer en este lugar hace treinta días. Es bueno encontrar el apoyo de los vecinos”, decía Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, al dar inicio a la Jornada de Acción Periodística AntiRepresiva, organizada por los Familiares y Amigos de Luciano, La Garganta Poderosa, el Colectivo de Trabajadores de Prensa y la Red Nacional de Medios Alternativos.

Fue en ese momento en que un hombre desde la vereda de enfrente del ex destacamento de Lomas del Mirador comenzó a provocar a quienes participaban de la actividad. La reacción fue inmediata, al igual que la respuesta de Vanesa. Micrófono en mano pidió: “si están por mí no escuchen al vecino de enfrente, no les contesten, está esperando que reaccionemos, quiere provocar violencia, no le demos el gusto, el violento es él, ese hombre no entiende que hay un permiso de la justicia, una orden de un juez que nos permite estar acá, acá hay una pericia que tiene que terminarse. Nuestro eje es encontrar a Luciano, que se realice el proceso de investigación. Hay una orden judicial que nos protege a nosotros, si él quiere accionar sobre nosotros tiene que hacerlo por la vía judicial, que vaya al municipio, a la justicia federal a reclamar, nosotros no le tenemos que responder nada, es el mismo que dice que Luciano es un negro villero, entonces no tenemos que responder porque son agravios, formas de discriminarnos por vivir en un barrio humilde, esta gente se cree que somos idiotas”.

Tras un corte de varios minutos, la transmisión se retomó con las palabras de Vanesa que describía la llegada de dos colectivos repletos de niños y niñas de La Garganta Poderosa, que los llenaron de alegría con sus cantos, con sus vidas: “eso es lo que necesitamos los amigos y familiares de Luciano”.

Pero las protestas algunos vecinos continuaban, les gritaban que se fueran a protestar a otro lado, ya que ese era un barrio residencial que necesitaba estar en paz. Al respecto, Orieta contestó: “Hacemos responsables directos al municipio de Matanza, como a la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires, nosotros somos el último eslabón de la cadena, somos las víctimas, los que perdimos a Luciano. No estamos en contra de los vecinos, entendemos que se dan situaciones de rispideces. Esta es una zona residencial, a la que los vecinos vinieron a vivir porque querían un barrio tranquilo, pero dejó de serlo cuando este destacamento se inauguró en 2007. Hay que decirles a los vecinos que en la causa figura una adulteración en los libros de guardia, fechas de entrada pero no de salida de los detenidos, se ha denunciado a la policía de este destacamento como responsable de cooptar menores para después mandarlos a robar casualmente a esta zona residencial. Los vecinos tienen que estar al tanto de esta información. Entendemos que están enojados con nosotros, porque aparte tienen apreciaciones sobre nuestra apariencia y del barrio donde venimos, y ahí nosotros no vamos a generar discusión porque creemos que no es digno para nosotros meternos en una discusión donde solo se nos pretende discriminar”.

Pibes_con_remeras_de_Luciano.jpg

Además, se invitó a los vecinos a que, en todo caso, tomen los canales judiciales y políticos para realizar sus críticas y denuncias, tal como lo hacen los familiares y amigos de Luciano desde hace cinco años.

Al respecto, Matías de Familiares y Amigos contó que esta semana obtuvieron una respuesta de parte del secretario del juez de la causa al que se le había solicitado un permiso para realizar la vigilia. El dictamen fue positivo y se permitió la presencia de familiares y amigos de Luciano junto a integrantes de la APDH La Matanza para realizar esta vigilia pacífica activa, no violenta.

Luego Vanesa agregó: “no dejamos de ser consientes de que esta es una realidad que va a salir a la luz, estas peleas con vecinos que no están de acuerdo con nosotros entendemos que van a suceder, y en relación a esto lo que tenemos para decir es que existe un derecho a saber la verdad. Acá se han hecho varias etapas de investigación, los perros detectaron rastro de mi hermano, en este destacamento, en un patrullero de este destacamento y en un descampado muy cercano llamado Monte Dorrego”. Finalmente, Orieta no pudo continuar la explicación por las continuar sirenas y ruidos que realizaba un minúsculo grupo de vecinos.

En ese momento, Fernando Tebele de la Red Nacional de Medios Alternativos, puso las cosas en claro: “los vecinos decían que les molestaba el ruido, pero evidentemente lo que molesta es lo que se dice acá cada sábado, y lo que se está consiguiendo con la presión de estar acá hace 30 días en vigilia: la justicia se está empezando a hacer cargo de investigar qué pasó con Luciano”.

Vanesa coincidió: “acá se nos está denunciando porque supuestamente estamos haciendo ruido, y son los vecinos los que en este momento, no paran de hacer ruido”, dejando en evidencia a los provocadores.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba