14/11/2013

“Yo aborto. Tu abortas. Todxs callamos”

tapa_anred-25.jpg Este martes se presentó por segunda vez en La Plata el documental “YO ABORTO. TU ABORTAS. TODXS CALLAMOS” de la productora feminista “80 mundos”. Este primer largometraje nacional por el derecho al aborto tiene 100 minutos de duración y muestra a través del testimonio de mujeres de diferentes clases sociales, incluída la directora del documental, reflexiones sobre como vivieron ellas en sus cuerpos el problema del aborto clandestino. “Todas las mujeres que damos nuestro testimonio de algún modo pudimos resignificar ese aborto: de pasar a ser un drama a una cuestión que tiene que ver con decidir sobre nuestros cuerpos. (“¦) Al poder decirlo podés pasar del yo aborté como estigma al yo aborté como emblema, analizó Carolina Reynoso en entrevista con ANRed.



 ¿Cómo surgió la idea de hacer este documental?

Yo estaba estudiando cine y empezamos a ver el tema del cine documental específicamente y recuerdo que el profesor decía “bueno, si van a hacer un documental tienen que ver que la temática los atraviese porque van a estar años hablando de lo mismo, pensando en lo mismo, investigando”. Y hacía unos años que yo había hecho un aborto y era una problemática que obviamente la pensaba y la repensaba todo el tiempo y dije bueno, es acá. Si hay una temática que me está interpelando es ésta. Y cuando empezé a averiguar que en la cinematografía nacional no había nada con respecto al derecho al aborto dije bueno, tenemos que hacer un documental por el derecho al aborto que llegue a los cines.

 ¿Cómo seleccionaste la gente para armar el equipo?

Son todos amigos y amigas, todos feministas; empezamos a trabajar juntos para este proyecto . Formamos “80 Mundos” que es una productora feminista con la idea de hacer documentales audiovisuales con problemática de género y siempre con una ideología feminista.

 ¿Considerás que lograste el objetivo que te habías propuesto con este trabajo?

Sí; yo lo que quería es que estuvieran las voces de las mujeres en general y en particular las mujeres que abortamos.

 ¿Te costó conseguir los testimonios?

No, pero sí. Hubo todo un trabajo de investigación, de rastreo, de ponerse en contacto con un montón de mujeres, de hablar, de que se sientan cómodas, pero en general fue mas que nada preguntar si se animaban a dar su testimonio en las condiciones que nosotros queríamos, que era dar la cara, el nombre, todo y cuando veían el espacio amigable, el espacio de libertad, el espacio de lucha que estábamos queriendo crear con este audiovisual, enseguida se sumaban al proyecto.

 Porque la sensación que le queda a la mujer que aborta siempre es negativa”¦

Yo creo que esa culpa no viene por el aborto en sí sino porque es clandestino, porque es ilegal y porque te lo hacen callar. Cuando te hacen callar vos sentís que estás haciendo algo malo. Pero creo que todas las mujeres que damos nuestro testimonio en el documental de algún modo pudimos resignificar ese aborto: de pasar a ser un drama a una cuestión que tiene que ver con decidir sobre nuestros cuerpos y a ser más poderosas en ese sentido; pudimos romper con un mandato, pudimos romper con moldes, con el mandato de maternidad como mujeres, de ser un envase para gestar, que importe nuestra desición. Rompimos con un montón de cosas que al poder decirlo podés pasar del yo aborté como estigma al yo aborté como emblema.

Entonces lo que nos une como mujeres en este documental es este empoderamiento y saber dos cosas principalmente que la ilegalidad del aborto no frena los abortos-porque somos un montón que todo el tiempo abortamos en las peores condiciones y no es necesario que así sea; y otra cosa que tenemos en común es ver que esta ilegalidad es una hipocresía: que de las que se mueren la mayoría son mujeres pobres; que los que somos de clase media o de clase alta, con mayor o menor dificultad accedemos a un aborto más o menos seguro.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba