13/11/2013

Condenan a siete meses de prisión a un activista gremial de la Línea 60

tapa-1630.jpgEn un comunicado la Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo (CADeP) informa que la jueza Raquel Slotolow resolvió condenar a Marcos Siriscevic, chofer de la línea 60, a siete meses de prisión, por el hecho de haber concurrido a la Sala Gremial de la empresa para reunirse con sus delegados, en reclamo de su reincorpotación.


Reproducimos:

En el día de ayer la jueza a cargo del Juzgado Correccional nº 2 de Campana, condenó a Marcos Siriscevic, chofer de la línea 60, a 7 meses de prisión de efectivo cumplimiento, en un caso más de judicialización de la protesta social y persecución a la lucha de los trabajadores.

El trabajador y activista sindical Marcos Siriscevic había sido despedido arbitrariamente en marzo del año 2012 por motivos gremiales, en el marco general de la persecución de la patronal hacia los trabajadores y delegados de la línea 60. En esa situación, el trabajador siguió concurriendo a la cabecera que la empresa tiene en Ingeniero Maschwitz a reunirse con los delegados en la Sala Gremial. Cabe destacar que desde que fue despedido la empresa siempre consintió que Siriscevic ingrese a la Sala Gremial. Es más, todavía está en trámite el juicio de reincorporación iniciado por el compañero, donde se persigue la nulidad del despido por haber sido una represalia por su actividad sindical.

Sin embargo en agosto de 2012 (5 meses después del despido), la empresa alega que el trabajador ingresa sin su autorización a la cabecera de Ingeniero Maschwitz y hace una denuncia por “violación de domicilio”. Cabe destacar que la patronal nunca tomó ninguna medida para evitar que Siriscevic ingrese a la Sala Gremial.
Esta denuncia, a pesar de lo absurdo de la acusación, llegó a juicio oral y público, donde el compañero fue defendido por abogados de CADEP. En el marco del juicio se pudo desnudar la política de judicialización de la protesta llevada por la empresa, cuyo apoderado reconoció que no recuerda la cantidad de denuncias que hizo a lo largo de estos últimos 3 años y que en los últimos tiempos hizo alrededor de dos denuncias por semana. Además se demostró que el compañero Siriscevic ingresaba a la empresa sin oposición alguna, que iba a hacer actividades gremiales a una Sala que estaba a 10 metros de la entrada y que, hasta el día de la fecha, la Justicia del Trabajo no se expidió en relación a la reincorporación, pero le otorgó una medida cautelar que ordena su reincorporación provisorio y le reconoce su carácter de activista sindical.

A pesar de todo esto, la Jueza Raquel Slotolow resuelve condenar a Marcos Siriscevic a siete meses de prisión, por el hecho de haber concurrido a la Sala Gremial de la empresa para reunirse con sus delegados y ejercer sus derechos como trabajador y luchar por su reincorporación.

Esta sentencia es una muestra más de la política de judicialización y criminalización de la protesta. Es una muestra de cómo funcionan los jueces dependientes de la Nación y las Provincias, persiguiendo a los trabajadores en lucha con el Código Penal en la mano e intentando así frenarlas y generar temor.

Apelaremos la sentencia.

NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA!

ABSOLUCIÓN A MARCOS SIRISCEVIC!

CONTRA LA REPRESIÓN: UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

CADEP
COORDINADORA ANTIRREPRESIVA POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO


CONTACTO: Martín Alderete 1554992811



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba