11/11/2013

“Sale bien barato matar un pibe si uno es un comisario”

TAPA-264.jpg

El crimen de Walter Bulacio, el adolescente de 17 años que fue asesinado en 1991 al asistir a un recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, y que se convirtió en símbolo de la impunidad policial y la inacción judicial, tuvo su primera sentencia 22 años después. El excomisario Miguel Ángel Espósito recibió 3 años de prisión en suspenso. Está condenado pero no irá a la cárcel. Por Indymedia Derechos Humanos / Imágenes del festival antirrepresivo por Bulacio: Nico Solo.


La causa por el homicidio prescribió en 2002 y se juzgó sólo su detención ilegal. El abogado Pablo Argibay Molina, defensor del único imputado había pedido su absolución. La fiscalía reclamó dos años y medio y la querella en representación de la mamá de Walter, la pena máxima para este tipo de delitos: seis años de cárcel. Los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 29 de Capital Federal condenaron al excomisario Miguel Ángel Espósito a tres años de prisión en suspenso. Los fundamentos estarán el viernes 15 de noviembre.

En Plaza de Mayo, en el marco del Festival por Walter Bulacio convocado en la tarde del pasado viernes, Indymedia entrevistó a la abogada querellante María del Carmen Verdú, de la CORREPI (Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional).

bulacio_1.jpg

 Indymedia: ¿Qué opinión les merece esta sentencia?

 María del Carmen Verdú: Se trata de una sentencia que sabíamos que en el mejor de los casos iba a tener estas características, porque el delito por el que vino acusado el comisario, y por el que estuvo proceso durante los últimos 22 años, era la privación ilegal de la libertad, así que no había otra chance más que una pena inferior a seis años de prisión. Si tenemos en cuenta que el proceso hasta llegar a esta instancia demoró 22 años y medio, es una verdadera ganga.

bulacio_2.jpg

 ¿Cuál es la próxima acción que se tomará en la causa?

 Por una cuestión técnica, nosotros no podemos interponer recurso de casación, porque la pena que le aplicaron es la mitad de la que nosotros pedimos, que era el máximo de pena posible, seis años. O sea que no podemos interponer recurso de casación, seguramente lo hará la defensa y tendremos que contestar eso, pero como dijimos el día que comenzábamos el juicio, el 24 de septiembre, como lo hemos repetido a lo largo de todos estos años también, nuestra pelea no es por la sentencia, nuestra pelea es por la conciencia.

No es posible imaginar una situación de expectativa, de satisfacción, frente a un tribunal que lo único que podía hacer -porque de esa manera fueron establecidos los límites por el Poder Judicial en su conjunto, por la Corte misma- era juzgar este delito menor. Así que no es una sorpresa. Queda claro que sale bien barato matar un pibe si uno es un comisario.

bulacio_3.jpg

 En relación a eso, una de las cosas que ustedes plantearon a lo largo del desarrollo de la causa es que hubo muchos más Bulacios. En el marco de la profusión de discursos políticos que giran en torno a la ‘inseguridad’, planteando la baja de edad de imputabilidad, ¿qué significa esta sentencia?

 Todavía no conocemos los fundamentos de la sentencia, y sí tenemos alguna curiosidad por saber si el tribunal hace alguna mención justamente a este punto que vos señalás, que nosotros lo marcamos con muchísima claridad en los alegatos, porque Walter es probablemente el más emblemático, pero no es el único de los asesinados por el aparato represivo estatal desde 1983. Son 4000 pibes asesinados, de los que tenemos información, seguramente hay muchos más de los que ni siquiera nos hemos llegado a enterar. Y de esos 4000 pibes, 2300 fueron asesinados con posterioridad al mes de mayo de 2003, es decir, ocurrieron en el lapso de estos últimos diez años, donde se supone que vivimos en el paraíso de los derechos humanos.

bulacio_4.jpg

Entonces, señalar esto, y señalar que después de Walter son más de 500 los chicos asesinados en las mismas condiciones, es decir, detenidos arbitrariamente en una comisaría; ha sido uno de nuestros ejes centrales. Veremos si el tribunal ha señalado algo al respecto. Y basta con leer los diarios y ver por ejemplo lo que sucedió en Capilla del Monte, en Córdoba, hace menos de diez días, en una situación tan idéntica, que hasta el pibe también tenía 17 años.

bulacio_5.jpg

Fotos: Nico Solo (((i)))



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba