06/11/2013

Clarín y su hermoso plan de adecuación

tapa-1608.jpgSobre AFSCA, Clarín y su propuesta de adecuación a la ley. “Como vemos, no se desprende de absolutamente nada, y hasta fragmenta la cantidad de canales que constituyen Cablevisión sin desintegrar Cablevisión. Un absurdo.” Por Francisco Godinez Galay, CPR/CEPPAS


La mesa estaba servida. La AFSCA venía enviando mensajes bastante explícitos. Solo faltaba que Sabatella guiñara el ojo a cámara. El 4 de noviembre Clarín presentó su tan esperado plan de adecuación a la Ley de Medios. Sin dejar de victimizarse ni de ofrecer una falsa épica en su cruzada por la libertad de expresión, el grupo más concentrado de la Argentina explicó, mediante un comunicado de prensa, cuál es la propuesta de adecuación que presentó al Estado, necesario por estar muy excedido en la cantidad de licencias y de mercado que acapara, según los parámetros de la nueva legislación.

Pues bien, Clarín dice “ok, nos ganaron, entrego mi poder, presento esta propuesta”: y lo que propone es dividir el conglomerado en 6 unidades económicas distintas, a nombre de distintas personas (todos socios del actual Grupo, que aún no fueron anunciados). Esto no constituye otra cosa que la continuidad de la concentración bajo otra forma, mucho más explícita que la de usar testaferros: no es necesario, son los mismos socios actuales quienes se quedan con las mismas licencias actuales.

Ya Sabatella había dicho en repetidas ocasiones que si un titular excedido ponía alguna licencia a nombre de un pariente, esto era legal. Y que si dos socios titulares de un multimedio, se separaban y se repartían las licencias, también era legal. Legal pero no legítimo. Sabatella les dio en bandeja las ideas para bajar las ansiedades desmonopolizadoras sin cambiar al monopolio. Ya había ido en persona al Grupo Clarín para notificarles la adecuación de oficio, sin dejar de aclarar que si el grupo presentaba una propuesta, AFSCA estaría dispuesto a recibirla. A las horas, Clarín hizo pública su falsa rendición.

Clarín aclara, por otro lado, que esto no interrumpe las acciones judiciales en curso, y contraataca: si ha de cumplirse el fallo, que también se cumpla lo que dice sobre la independencia de la autoridad de aplicación. Las seis nuevas unidades económicas serían las siguientes:

Canal 13 (Bs. As.), Canal 12 (Cba.), Canal 6 (Bariloche), TN, Radio Mitre, FM 100, AM 810 y FM 102.9 de Córdoba, FM 100.3 de Mendoza, 24 licencias locales de TV por cable de Cablevisión.

Calevisión y Fibertel, con 24 canales de cable incluido Metro.

20 licencias de TV por cable de Cablevisión.

Canal 13 satelital, Magazine, Volver, Quiero, Canal Rural, TyC Sports, TyC Max.

FMs de Tucumán, Bariloche, Bahía Blanca y Santa Fe.

Canal 7 de Bahía Blanca y Canal 9 de Mendoza.

Como vemos, no se desprende de absolutamente nada, y hasta fragmenta la cantidad de canales que constituyen Cablevisión sin desintegrar Cablevisión. Un absurdo.

Clarín sabe que una opción era seguir judicializando cada etapa de la adecuación (tasación, selección, venta), pero que el desgaste en la opinión pública podía ser mucho. Y como se trata de un grupo económico que pretende seguir ganando dinero, propone este eufemismo de adecuación para, en todo caso, volver a quejarse si AFSCA se lo llega a rechazar por turbio.

El comunicado incluye insólitas citas a la “legalidad”, errores, mentiras y epítetos grotescos como “avance de facto e ilegal de AFSCA sobre sus licencias”, “en ningún país civilizado el Estado puede desconocer retroactivamente licencias (“¦) No lo hicieron siquiera países como Venezuela o Ecuador”, o que “las señales audiovisuales no utilizan espectro”.

Está claro que el Gobierno y Clarín se siguen necesitando, construyendo ambos un enemigo claro que los identifica por oposición, y no tanto por lo que cada uno logra encarnar por sí mismo. Otra vez ganan ambos: de seguir esta forma de adecuación, Clarín se quedará con todos sus medios y AFSCA mostrará cómo le torció el brazo al monstruo y que la nueva conformación se ajusta a la ley. Si esta forma es rechazada, Clarín argumentará que el gobierno no busca la libertad de expresión porque ni siquiera acepta lo que pide la ley, y AFSCA podrá seguir pateando para adelante (¿el próximo gobierno?) la responsabilidad de desconcentrar el mapa mediático de la Argentina.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba