24/03/2006

Emotivo homenaje a los desaparecidos del ENAM: “Reconocemos en ellos su espíritu de lucha”

enam.jpg
El jueves 23, unas 1300 personas rindieron homenaje a los desaparecidos de la Escuela Normal Antonio Mentruyt de Banfield (ENAM). El homenaje a “La división perdida” de ENAM recordó a los 29 alumnos y egresados víctimas del terrorismo de Estado.


enam04.jpg
Para María Mónica Schuster, de la Comisión organizadora de ex alumnos del ENAM, “resultó increíble que en tan poco tiempo finalmente lográramos concretar el homenaje. Hubo mucho debate, a veces nos enojamos, resulta difícil consensuar entre tantos, en los últimos tiempos nos pusimos muy nerviosos… en fin, fue una labor donde pusimos el alma. Con algunos nos reencontramos después de muchos años, a otros los descubrimos en algunos casos vía e-mail y llegamos a construir un vínculo importante. Queremos que esto no termine acá, todavía nos queda un largo camino para mantener viva la memoria”.

enam03.jpg
Durante el Acto, expresaron que “tantos son los compañeros muertos y desaparecidos como para conformar una división entera de la escuela. Perdimos a compañeros valiosos. Reconocemos en ellos su espíritu de lucha, su compromiso por una transformación social con mayor equidad y justicia. Eran nuestros amigos, compañeros, hermanos. Hoy homenajeamos a 29 de nuestros compañeros sabiendo que hubo 30.000 desaparecidos en todo el territorio”.

enam02.jpg

Discurso leído durante el Acto

Nos gustaría contarles a todos – especialmente a ustedes alumnos actuales de esta escuela – por qué este acto es diferente de otros.

Hace unos meses comenzamos a reunirnos compañeros de muchas promociones que estudiaron en estas aulas.

Nuestro objetivo era homenajear a los alumnos o egresados de esta escuela, nuestros compañeros, que fueron víctimas del Terrorismo de Estado.

Mientras tratábamos de organizar este día surgía entre nosotros la pregunta:

¿Cómo transmitirles a ustedes jóvenes de hoy, lo que fue una nefasta experiencia y que deseamos nunca más se repita?

El tema se debatió hasta el más mínimo detalle en cada reunión.

Esperamos poder expresarnos hoy de la manera más simple, transmitirles nuestra memoria, que es también la de ustedes, porque es una de las formas como se va construyendo la memoria, de generación en generación.

Este grupo de alumnos y egresados que homenajeamos hoy vivió durante la época en que se instaló el Terrorismo de Estado,

La última dictadura militar que empezó con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, cuyo 30ª aniversario se cumple mañana, perpetró crímenes de “lesa humanidad”: Secuestró, torturó, asesinó arrojando ciudadanos vivos al mar desde aviones militares en los llamados vuelos de la muerte, y así hizo desaparecer los cuerpos. Se apropió de bebés nacidos en cautiverio robándoles su identidad. Hoy son jóvenes buscados por las Abuelas y toda la sociedad.

La excusa que dio la dictadura para ejecutar ese sangriento plan represivo fue la lucha contra los grupos guerrilleros, pese a que ya para 1976 éstos estaban muy debilitados y en retirada. En verdad, los militares aplicaron un plan sistemático de extermino de opositores de cara a imponer un plan económico cuya continuidad en los años posteriores aún seguimos sufriendo con todas sus consecuencias, instalando la Argentina de la desigualdad y la exclusión.

Si bien la dictadura puso en práctica el terrorismo de Estado, éste no se inició en 1976. Hay muchos antecedentes históricos: los fusilamientos de Trelew en 1972; el accionar de la banda terrorista estatal “triple A”, que luego quedó incorporada al poder de facto.

Solo con estas persecuciones y crímenes fue posible implantar un modelo económico que beneficiaría a unos pocos e incrementaría la pobreza y la desigualdad.

Las Fuerzas Armadas no actuaron solas. Muchos partidos políticos y otras instituciones apoyaron y celebraron el golpe de Estado.

La población en general, por ignorancia, por miedo o por indiferencia, colaboró en cierto modo, mirando hacia otro lado. Entonces se decía: “algo habrán hecho”, o se difundía el slogan “el silencio es salud”. También después, ya instalada la democracia, se buscaba justificación con: “no sabíamos que esto pasaba”.

Sin la complicidad civil esto no hubiera sido posible. De ah í la importancia de luchar contra el olvido y el silencio. La verdad como valor es parte de la memoria.

Por eso el motivo que nos reúne hoy, NO ES UNA CELEBRACION, sino un acto de REPUDIO. Repudiamos a los que usurparon el poder y produjeron miles de víctimas.

Los repudiamos no solamente por los crímenes y las siniestras desapariciones sino porque los atropellos a todos los derechos humanos tuvieron consecuencias en nuestra vida cultural, social y política, produciendo además miles de exiliados y encarcelados.

Queremos expresar nuestro repudio y recordar a nuestros compañeros desaparecidos con un homenaje a su memoria.

Y un homenaje a nuestros compañeros merece mucho más que este acto, un mural o una escultura.

Merece que se siga trabajando con los actuales docentes por la memoria de esos compañeros que es también la memoria histórica de la Argentina.

Merece que los familiares y amigos de los muertos y desaparecidos que están aquí presentes sepan que no nos olvidamos de nuestros compañeros que lucharon por más igualdad y más oportunidades para todos.

Merece que los compañeros acá presentes y que sufrieron detención y tortura sepan que tienen el abrazo y el cariño de nosotros para toda la vida.

No es sólo el recuerdo lo que nos une.

Es la memoria la que nos convoca.

Memoria es la historia de los pueblos que no dejan de luchar por sus ideales, por sus convicciones, por sus semejantes.

Como lo hicieron los compañeros de “La división perdida” de ENAM.

Por qué la DIVISIÓN PERDIDA de la ENAM?

Porque tantos son los compañeros muertos y desaparecidos como para conformar una división entera de la escuela. Ellos fueron parte de esta escuela y de su historia.

Qué fue lo que se perdió y qué no?

Perdimos a compañeros valiosos.

Reconocemos en ellos su espíritu de lucha, su compromiso por una transformación social con mayor equidad y justicia.

Precisamente hoy, cuando esos valores solidarios han sido reemplazados por el proyecto individual, el consumismo, la frivolidad, el afán de éxito a cualquier costo.

Ellos no están pero su ejemplo de compromiso perdura en nosotros, no se ha perdido.

Eran nuestros amigos, compañeros, hermanos.

Hoy homenajeamos a 29 de nuestros compañeros sabiendo que hubo 30.000 desaparecidos en todo el territorio.

Ellos amaban la justicia. Querían un país con educación, trabajo y salud para todos.

Honrar la VIDA de estos compañeros queridos es hoy luchar contra la injusticia, la pobreza, las desigualdades, la impunidad, el autoritarismo.

Es luchar por la DEMOCRACIA política y también económica, por la salud y la educación pública, obligatoria y gratuita, por el salario y la vivienda dignos.

Es en suma pensar que hay otros caminos, otros futuros posibles que pueden encarnar en el compromiso que cada uno de nosotros queramos asumir.

Gracias a todos por acompañarnos.

Compañeros desaparecidos y promociones

Evangelina Emilia Carreira (57) – Beatriz Mariana Quiroga (58) – Guillermo Tamburini (59) – Eduardo Streger (62)
Osvaldo Plaul (62) – Máximo Wettengel (62) – Juan María Castro (62) – José Pablo Ventura (escuela primaria)
Miguel Ángel Butron (64) – Alicia Chihee (64) – Alicia Dora Cerrota (66) – Cristina Prósperi (66) – Raúl Ceci (67)
Hugo Oscar Rizzo (68) – Norma Inés Cerrota (68) – Sergio Cotter (68) – Lujan Susana Papic (69) – Patricia Ronco (69)
Silvia Streger (70) – Claudia Istueta (70) – Julio Cesar Montoto (70) – Mario Geffner (71) – Beatriz Le Fur (71)
Mabel Fernández Ochipinti (72) – Víctor Galuz (72) – Leonel Eduardo Saubiette (73) – Margarita Ercole (76)
Rubén Gerenschtein (77) – Mónica Tressaco (77)
y los compañeros que aún no hemos podido ubicar

Comisión organizadora ex alumnos ENAM: enam_desaparecidos@yahoo.com.ar



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba