21/03/2006

“Chau Pozo de Banfield”

pozobanfield1.jpg Organizaciones sociales y políticas realizarán una marcha al tristemente famoso Pozo de Banfield, centro clandestino de la dictadura militar que sigue funcionando como dependencia de la policía bonaerense. La movilización comenzará este miércoles 22 de marzo, a propósito de los 30 años del Golpe, a las 17 hs en la Estación de Banfield (lado oeste).


El pozo de Banfield queda en la intersección de las calles Siciliano y Vernet, a dos cuadras de la Av. 10 de Setiembre de 1861, llamado “Camino Negro”, Partido de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires. Actualmente funciona en ese lugar la Brigada de Homicidios, y anteriormente, la Brigada de Seguridad, Investigaciones e Inteligencia.

pozo-de-Banfield--250.jpg Tiene un acceso peatonal por la calle Vernet, y vehicular por Siciliano, hasta un patio interno. Es un edificio de tres plantas, de unos 25 metros de frente por 20 de fondo. En la planta baja, donde está la oficina del Jefe y otras dependencias, funcionaba la sala de torturas. En el primer piso, los calabozos, las oficinas, el comedor y el casino de personal, además de cocinas y baños. En el segundo piso, los calabozos y el baño.

Las organizaciones manifiestan piden “el cierre definitivo del POZO DE BANFIELD que ayer la dictadura usó para torturar y hoy el kirchnerismo utiliza para reprimir, manteniéndolo funcionando y en manos de la Policía Bonaerense”.

Declaración de la Multisectorial CHAU POZO

Hace 30 años se imponía un proyecto económico y político que se venía gestando desde el gobierno de Isabel Perón, un modelo de entrega y explotación que hoy seguimos sufriendo.

El Golpe Militar del 24 de marzo del ’76 instauró un Estado terrorista con un claro objetivo: frenar el auge de las luchas obreras y populares que desde distintas visiones políticas buscaban construir una sociedad sin explotadores ni explotados. Esto formaba parte de una estrategia imperialista para toda la región en la cual el Plan Cóndor, junto a la burguesía local, la burocracia sindical y la Iglesia Católica, fue la herramienta para asegurar la dependencia económica y política de Latinoamérica.

Aquí, como en Chile, Uruguay, Paraguay y Brasil, sufrieron la represión, la tortura, la desaparición, la muerte y el robo sistemático de bebés. “Por algo será”, se decía. “En algo andaban”. Efectivamente así era, los 30.000 desaparecidos formaban parte de lo más avanzado de un proceso de lucha obrera, popular y revolucionaria contra el modelo explotador.

En ese momento se acentuó el modelo de concentración de la riqueza, de avance sobre las conquistas laborales, modelo de entrega de recursos naturales y de mayor endeudamiento de nuestra historia.

Hoy no podemos recordar el pasado sin luchar por modificar las consecuencias que sufrimos en el presente. El gobierno de Kirchner, que se autoproclama como “el gobierno de los DDHH”, “el hijo de las Madres de Plaza de Mayo” sigue defendiendo los intereses del imperialismo y la burguesía local. Transa salarios de hambre con la misma burocracia sindical y ante los que luchan utiliza los métodos represivos de la dictadura, como en el caso de los trabajadores petroleros de Santa Cruz. El envío de tropas de gendarmería demuestra que las fuerzas represivas siguen siendo guardianes de los intereses del capital. Secuestro de activista, requisas violentas, detenciones arbitrarias y torturas con golpes y submarino seco se siguen aplicando en la provincia del presidente. Esto ocurre también en el resto del país con la clara intención de disciplinar toda forma de organización, no es casualidad que, desde el ’83 a esta parte, este gobierno sea el que más presos políticos y procesados tiene.

Además de los compañeros de Las Heras, continúan detenidos Chacho Berrospe, Cristian Ruiz y los presos de Haedo, entre otros. Es este mismo gobierno el que asesina a los jóvenes y pobres con el gatillo fácil, mientras anuncia con bombos y platillos el pago de la fraudulenta e ilegítima deuda externa al Fondo Monetario Internacional.

pozobanfield2.jpg

El Pozo de Banfield es una síntesis de esto. Ayer la dictadura lo usó para torturar, hoy el kirchnerismo lo usa para reprimir.

Pretendiendo apropiarse de las consignas históricas de Juicio y Castigo a los genocidas, el gobierno de Kirchner ordena bajar el cuadro de Videla y anuncia la creación de un museo en la ESMA. Sin embargo, el aparato represivo sigue intacto. Mientras las Fuerzas Armadas balbucean una autocrítica sobre sus crímenes, siguen ocultando cuál fue el destino de los chicos apropiados y qué pasó con cada uno de los 30.000 desaparecidos. Y así continúan intentando garantizar la impunidad de los responsables del genocidio.

A pesar de toda esta pantomima, el gobierno no pudo ni podrá frenar, desarticular ni cooptar a los que seguimos luchando. A los 30.000 desaparecidos no se los recuerda con placas, monumentos ni feriados, la única manera de homenajearlos es hacer realidad la sociedad por la que ellos lucharon.

30.000 DETENIDOS DESAPARECIDOS ¡PRESENTE! AHORA Y SIEMPRE!

MULTISECTORIAL CHAU POZO

 Agrupación Estudiantil Norberto Blanco

 Centro de Estudiantes de Trabajo Social (UNLA)

 Coordinadora Antirrepresiva Carlos “Petete” Almirón

 Correpi

 Encuentro de Organizaciones Populares

 FJC

 FOS

 Hasta las Bolas

 La Toma

 Libres del Sur

 MAS

 M-IR

 MTL

 MTR-Cuba

 Mov. Territorial Liberación

 Mov. Abogados Justicia y Compromiso

 Mov. Contra el ALCA y la Deuda Externa

 Mov. 26 de Junio

 No pasarán

 PC

 PO

 PRML

 PTS

 Repique

 Utdoch


Contacto Prensa:

 Sergio (Abogado Correpi): 15-5706-7707



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba