17/03/2006

“Hoy se debe luchar mediante la forma creativa”

ZTAPA.jpgNos enteramos y fuimos a su encuentro. Los directores de “Raymundo”, Ernesto Ardito y Virna Molina, estaban pidiendo la ayuda de distintas personas y organizaciones para poder terminar con su último proyecto: “Corazón de fábrica”, un documental que indaga sobre la vida de los trabajadores de Zanón. En una charla con ANRed, estos jóvenes realizadores aseguraron que buscan con su film “romper una puerta en la cabeza de la gente”. Además, destacaron que “si se filma una película en contra del sistema, no se puede ir a pedirle plata al Estado”. También hablaron de la política implementada por el gobierno con respecto a los derechos humanos: “Lo que se hace es un circo hacia el pasado con el tema de la memoria, que no es coherente en el presente”.


“Apenas conocimos la experiencia de Zanón nos empezó a rondar en la cabeza la idea de hacer un documental que desarrollara bien todo ese proceso, porque esa experiencia es una posibilidad de cambio”. Hoy ese proyecto inicial está casi terminado y tiene un nombre: “Corazón de fábrica”. Film que fue íntegramente financiado por sus realizadores Ernesto Ardito y Virna Molina, los mismos que un día decidieron contarnos la vida y obra de Raymundo Gleyzer, aquel cineasta secuestrado y asesinado por la última dictadura militar.

Ahora, Erdito y Molina se proponen reflejar desde adentro la lucha de los obreros de Zanón, la fábrica de cerámicos instalada en Neuquén que fue recuperada por sus trabajadores. Pero Corazón de fábrica quedó detenida en la posproducción. Por eso, sus responsables se proponen vender las copias antes de que la película esté concluida para poder reunir los fondos necesarios para completar la última etapa. “Hay una anécdota del director norteamericano John Cassavetes que hacía películas independientes y en un programa de radio le dijo a la gente que si querían ver un film que hable sobre la gente real manden todos en un sobre un dólar para financiarlo. Es el cine directo. Del director al espectador, sin intermediación del productor o distribuidor”.

Z1.jpg

Un cine que todavía vale la pena intentar hacer. Sin restricciones ni ataduras. Sólo la mirada de sus creadores que posibilitan que el público pueda espiar parte de una realidad que no siempre es conveniente mostrar.

 ANRed: ¿Qué esperan lograr en el público con Corazón de fábrica?

 Virna Molina: Abrir una puerta en la cabeza de la gente.

 Ernesto Ardito: Romper la barrera con el público militante que tiene una información y no así el público masivo que recibe un mensaje fragmentado de los medios y en donde una organización como la de Zanón no cuadra con toda la educación que la gente tuvo durante toda su vida y dice:’ acá tiene que haber algo raro no puede ser que esto funcione de esta manera’. Entonces, nosotros buscamos mostrar como es verdaderamente la organización de la fábrica.

Una organización que es manejada enteramente por sus 470 obreros. Sin jefes, patrones y en donde todos reciben el mismo sueldo. “Es real el control obrero y también es real que las decisiones se toman en asamblea. Y eso quisimos reflejarlo en el documental. Esta no es la historia de vida de 10 personajes, sino que buscamos poder entrelazar y mezclar esas historias individuales para que sea la historia del colectivo. No quedarse nunca demasiado en ninguno. Ese es el objetivo de la película: que no haya un grupo de personas, sino una amalgama de personajes. Que sean personas colectivas, porque eso es Zanón”.

Z2.jpg

 ANRed: ¿Y cómo ve la gente de Neuquén el proceso de Zanón?

 V.M: Zanón ya es una parte muy fuerte de la vida social de Neuquén que es indisoluble. Tres veces por semana distintas escuelas de jardín, primaria y secundaria van a visitar la fábrica. Y los obreros le cuentan la experiencia. El activismo de los obreros ha ido poco a poco trabajando un lazo social muy fuerte. Siempre están generando que la fábrica esté a disposición de la comunidad. Su lema es que la fábrica es del pueblo.

 E.A: De hecho, fue muy fuerte el apoyo de la comunidad cuando los trabajadores instalaron las carpas afuera de la fábrica tras ser desalojados. Ese fue un momento de inflexión para los obreros; si continuaban o dejaban todo. Y gracias al apoyo de la comunidad se quedaron. También las mujeres de los trabajadores le pudieron hablar a las mujeres de otras familias que no eran de Zanón y se pudieron comprender en un lenguaje común. El modo de relacionarse de los trabajadores con la comunidad fue fundamental. Y eso, en Capital Federal, quizá sea una cuestión a evaluar; cómo Zanón tuvo todo el apoyo en los momentos de desalojo y otras fabricas de Capital no.

Z3.jpg

 ANRed: ¿Por qué les parece que esto se da así?

 V.M: Es que Zanón hizo un trabajo de base que no lo han hecho otras fábricas. Fueron muchas horas de mucha gente difundiendo lo que les estaba pasando y ese laburo era sincero y real.

 ANRed: ¿Qué ustedes hayan financiado íntegramente el documental fue una elección o fue producto de que les hayan negado algún tipo de crédito o subsidio?

 E.A: No pedimos nada primero por una cuestión lógica. Y es que si uno hace una película en contra del sistema no se puede ir a pedirle plata al Estado. Pero a veces el sistema permite esa contradicción. Igual, al trabajar con un presupuesto tan bajo y no tener un productor, no entrábamos dentro de los requisitos del INCAA, que exige un productor que te represente. Y nosotros, no quisimos tener la figura de un representante para que no nos condicione lo que estábamos haciendo. Elegimos trabajar por fuera para poder tener el control total del producto.

Z5.jpg

 ANRed: ¿Pero ese trabajar por fuera de la industria no los condiciona a la hora de poder exhibir el film?

 E.A: Hoy en día el documental en la Argentina tiene tantos problemas siendo oficial como independiente. El tema es la convocatoria, no tanto la sala. Y si hablas de salas masivas estás hablando de los hoyts, y los hoyts no te ponen un documental, salvo que sea el de Michael Moore o que venga por arriba. Entonces, volvemos a lo mismo de siempre: tomar una sala como referencia y a la vez hacer circuito paralelo, yendo con la película a los barrios.

 V.M: Igual todavía no está decidido lo de la exhibición. Con Raymundo hicimos proyecciones en asambleas y barrios. Pero esto tiene un límite y hay gente que no asiste. Y con lo de Zanón buscamos que trascienda lo minoritario.

Z6.jpg

 ANRed: Pero Raymundo tuvo un amplio recorrido.

 V.M: Sí, amplio, pero siempre ligado a la militancia y al activismo. A la gente común le costaba verla. El tema es ir viendo como sortear esa barrera y que la película pueda ser vista mayoritariamente.

 ANRed: Dentro de pocos días se cumplen 30 años de la última dictadura, ustedes tuvieron la posibilidad, a través de Raymundo, de estar muy involucrados con aquella época. ¿Qué opinión les merece la política de derechos humanos implementada hoy por este gobierno?

 E.A: Me parece que lo importante es que este mismo Gobierno que fomenta esta memoria por el pasado, también pueda aplicarlo en el presente. Que es justamente lo que no hace. Lo que hay es un circo hacia el pasado con el tema de la memoria, que no es coherente en el presente.

Z7.jpg

 ANRed: Pero al Gobierno no le conviene hablar de la política de derechos humanos que hoy aplica en este presente.

 V.M: Seguro, lo más concreto es lo que está pasando en Las Heras con el conflicto petrolero, en donde entraron a detener gente como lo hacían los militares; con grupos comandos de una manera violenta, violando todos los derechos civiles. Y después hablan del horror de la ESMA y de los 30.000 desaparecidos. Esto es ridículo. Yo creo que es seguir desvirtuando la lucha de los desaparecidos, que en su mayor porcentaje eran trabajadores y luego militantes. Y a esos trabajadores que ya no están, después de 30 años, se los reivindica. Pero a nadie le sirve eso, porque a los trabajadores de hoy los siguen apaleando por ir a una marcha o por querer hacer una huelga legal. Se lo sigue deteniendo de la misma manera que se hacía en los 70. Además, la mayoría no tiene para llegar a fin de mes. Se están muriendo de hambre. En ese sentido, lo que se hace con el pasado no tiene valor. Hay que ser coherente y trabajar para que haya un cambio profundo ahora. Aparte, ni siquiera se hace justicia con los desaparecidos, dado que la mayoría de los militares no están presos.

 E.A: Por eso vos hablas de los 30 años y la verdad mucha pila no le estamos poniendo, porque los vemos dentro de ese marco y no nos motiva.

Z8.jpg

 ANRed: ¿Y qué es lo que más los motiva hoy?

 E.A: Poder trabajar la película de Zanón. Pensar en el presente hacia el futuro a partir de la experiencia del pasado. Yo creo que ese es el mejor homenaje que se les puede hacer a los desaparecidos. Yo laburo día a día para construir a partir del cine otra mirada, que es la que se buscaba en los 70.

 V.M: Cambiemos el sistema ahora y luego revindiquemos en profundidad el pasado. Lo que es peligroso es quedarse nada más que anclado en el pasado y no construir en el futuro.

 E.A: Y justamente la dictadura mediante la figura del desaparecido lo que buscaba era anclarte en esa incertidumbre de que nunca ibas a poder cerrar tu duelo al no encontrar a ese desaparecido. A partir de la experiencia de la militancia de los 70, tenemos que trabajar en la práctica hoy.

Z9.jpg

 ANRed: ¿Cuál creen que es la forma ideal de luchar hoy?

 E.A: La forma creativa. Hay que romper con las fórmulas que el sistema ya tiene establecido. Hay que investigar y comprender al sistema y a partir de eso, inventar un modo más creativo para poder pasarlo por arriba. Es como hablar con respecto al cine. No queremos que a nuestro cine se lo devore el sistema porque si no anula el contenido de la película. Entonces, buscamos nuevas formas para que la película pueda llegar a la gente.

 V.M: Se deben organizar las ideas. Los partidos de izquierda siguen trabajando sobre ideas viejas que no se repiensan ni se discuten. En los 70 había un nivel de educación que hoy no se tiene. Nos bajaron, nos achataron con la mano y nos dijeron:’ no van a pensar más’. Me parece que el problema pasa por educarse, formarse, seguir trabajando y crear nuevas formas. Eso es lo bueno de Zanón: que los tipos están todo el tiempo tratando de formar y organizar a la gente. Hay que romper con el individualismo y el sistema tiende a que uno se aparte y se quede aislado.

Mariano Minasso


Para una mayor información sobre “Corazón de fábrica” o para conocer el modo de comprar una copia y ayudar a terminar el film visite: www.filmraymundo.com.ar

Z4.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba