17/03/2006

“En el pasado con la dictadura, hoy con la democracia: No a la erradicación de la villa 31”

bisretiro30.jpgVecinos de las Villas 31 y 31 Bis marcharon, ayer, hacia la Plaza de Mayo para reclamar información sobre los negocios inmobiliarios que el gobierno de Kirchner y algunas empresas pretenden hacer a espaldas de los vecinos. La Villa 31 tiene setenta años de vida y otros tantos de intentos de desalojo. Ningún gobierno, al momento, consideró la posibilidad de transformar la zona para elevar las condiciones de vida de los pobladores. Solo transcendieron proyectos que implican el desarraigo, la expulsión y la vista gorda al problema de la exclusión social de sus habitantes.


Pasado el mediodía desde Retiro partieron las columnas de vecinos y vecinas hacia Plaza de Mayo. Convencidos como decididos a defender con unidad de acción, un lugar que les es propio, las agrupaciones nacidas en la Villa al calor de la necesidad: Múgica Hurlimgham, MOI (Movimiento de ocupantes e inquilinos), la comunidad peruana, Murga Los Tachitos de Sauce, Comedores Padre Múgica Retiro, Israel Emanuel, Kevin y Sinai, entre otros, se sumaron a la movilización.

Una gran bandera encabezaba la marcha: “Villa 31: 70 años de historia”, junto con la figura de Carlos Múgica, sacerdote tercermundista que trabajó incansablemente en el Barrio de Comunicaciones de la Villa, hasta 1974, año que fue asesinado por la Triple A. Detrás, otra frase resumía esos setenta años de defender la posibilidad de tener un lugar en el mundo: “En el pasado con la dictadura, hoy con la democracia: No a la erradicación de la villa 31”

Desde hace cuatro meses el Gobierno Nacional discute simultáneamente con dos grupos empresarios, la empresa australiana Delmo y el grupo integrado por Metrovías (Roggio), Ferrovías (Romero) y TBA (Cirigliano), la venta de los terrenos ferroviarios de Retiro, el área inmobiliaria más cara de Capital Federal (el metro cuadrado está tasado promedio en 3000 dólares), para electrificar el ferrocarril San Martín, que une la Capital con Pilar. Con la venta de los terrenos, valuados en 500 millones de dólares se financiaría la electrificación.

Además, el proyecto Retiro 2010, incluye la reconversión de la zona elegida en un segundo Puerto Madero con la construcción de comercios, oficinas, viviendas y espacios públicos, solo real en el imaginario que obvia a las miles de familias carenciadas que ya salieron a defenderse contra el “Retiro” de su propio barrio.

“Estamos aquí para esclarecer la situación en que se encuentra la Villa 31 y 31bis porque todos los días sale informes periodísticos sobre la erradicación de nuestras viviendas pero a nosotros no nos informan nada” explicó Juan Romero, vecino y director de la Radio 88.1 que transmite en la Villa. Además, agregó “desde que vivo en el barrio hace 23 años, más allá de ciertas acciones concretas de desalojo siempre hay rumores. Pero hoy por hoy nos organizamos para dar una respuesta”.

retiro2.jpg

En el mismo sentido, el delegado de la 31 bis, Jorge Robledo, planteó que el Gobierno no puede negociar a espaldas de los vecinos. “Somos 15.000 personas y no nos tienen en cuenta, nosotros venimos acá para saber cual será el destino de nuestros hijos sin futuro”.

Una vez que arribaron a Plaza de Mayo, una comisión de doce delegados ingresó a la Casa de Gobierno y entregó un petitorio consensuado entre las organizaciones de vecinos que señala:

El resultado de las reuniones con diferentes funcionarios de la ciudad del Gobierno Nacional y de la Corporación Puerto Madero, no nos dejó tranquilos. Los legisladores saben que existe un gran proyecto inmobiliario. Si alguien pretende poner en marcha un proyecto de departamentos de 300.000 dólares entre la villa no es un proyecto viable. La Villa 31 tiene, desde hace dos años, su propio proyecto de urbanización que elaboró junto con especialistas de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires.

Se presentó en todos los organismos nacionales y de la ciudad competentes en el tema para que sea estudiado, incluida la Legislatura porteña. Exigimos una mesa de concertación entre el gobierno de la ciudad, la nación y los vecinos para encarar cualquier proyecto que pueda afectar a los pobladores de la zona y el reconocimiento de las organizaciones vecinales. A la vez denunciamos que la partición entre Villa 31 y 31 bis es un intento de dividir la lucha de los vecinos.

El documento fue entregado a un asesor de Oscar Parrilli que se comprometió únicamente “a entregarlo en mano” al presidente de la Nación.


Vecinos, la villa no se erradica, se urbaniza.

villa_31_retiro.jpg

En 2003 por pedido del Cuerpo de Delegados de Villa 31, se inició un estudio de urbanización de la zona llamado “Plan de Estructuración Urbanístico y Social para Villa 31.”. El mismo fue realizado por Jorge Mario Jáuregui, arquitecto urbanista brasilero, que trabaja en proyectos de interés público.

El estudio fue llevado a cabo junto a su equipo interdisciplinario y la colaboración de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, a través del arquitecto Javier Fernandes Castro.

En el informe se detalla:

“Este tipo de urbanización integral se encuadra en un sistema de financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que considera una inversión de U$D 3.500 por familia, como base para el cálculo del monto total de la urbanización.”

“Por su localización en una área privilegiada de la ciudad, atendida tanto en términos de infraestructura cuanto de transportes, puede desempeñar un importante papel de bisagra entre los usos residenciales cercanos de las clases económicamente fuertes y la carencia de prestadores de servicios para esos mismos sectores, funcionando como un mercado de mano de obra específico, reciclando antiguos galpones abandonados del ferrocarril localizados en el sector denominado 31Bis.”

La propuesta consiste en relocalizar este sector (31Bis) en el terreno de YPF (Villa 31) incluyendo una conexión directa entre este mercado de servicios propuesto (Centro de Generación de Trabajo y Renta) con una gran explanada de acceso, un área deportiva a ser implantada en el lugar donde está actualmente 31 Bis (sectores Barrio Caacupé, Barrio Chino y Barrio Nuevo), la urbanización general de Villa 31 con la incorporación de espacios públicos, equipamiento urbano, infraestructura, tratamiento de los accesos, pavimentación de calles y plazas y la complementación del trazado vial existente mediante nuevas conexiones, la recuperación de la iglesia del padre Múgica con la creación de una plaza anexa, tratamiento paisajístico-ambiental general del área a lo largo de la autopista, nueva bajada de conexión de la autopista al puerto, reflorestamiento general del área, iluminación pública y señalización.”

Todo esto incluido en el referido costo de U$D 3.500 por familia (quedando fuera de este valor solamente la mencionada nueva conexión vial desde la autopista).”

Las viviendas estudiadas para las relocalizaciones necesarias, consideran un núcleo básico (estar y 2 dormitorios con 42m) y previsión para la expansión futura a cargo de cada habitante. Este núcleo básico es concebido como un portador de urbanidad y constituye parte componente de la nueva fachada urbana proyectada.

El estudio consideró una Lectura Macro (Inserción Urbana): considerando la relación con la ciudad y el entorno en términos de accesibilidad, infraestructura, características ambientales, de servicios, de empleo, esparcimiento, vacíos existentes, nuevas conectividades necesarias, la creación de una nueva imagen positiva del área y la definición de nuevas centralidades. Y una Lectura de las Condiciones Locales, incluyendo:

 sus diferentes centralidades

 el nivel de organización de los habitantes

 la especificidad de la mano de obra local

 las condiciones de circulación

 las áreas libres

 las áreas vedes

 las características de las edificaciones y de los usos

 las condiciones infraestructurales (áreas sujetas a inundaciones, las instalaciones cloacales y de abastecimiento de agua)

 el tratamiento de la basura

 las adecuaciones para nuevos usos, etc.

Este estudio realizado fue presentado en asamblea pública en la comunidad.


Erradicación, que no se vea lo que crea el sistema

jornal.jpg

Los primeros pobladores de la zona de la Villa 31 fueron inmigrantes europeos, llegados a principio de la década del 40. Luego, el asentamiento fue en aumento con el arribo de los obreros que trabajaban en el tendido ferroviario y se mantuvo en constante crecimiento hasta el presente. En 1958 ya existían seis barrios. Para 1970 la cantidad de familias ascendía a 20.000. Este crecimiento está fundado no solo en la carencia de políticas sociales y programas de vivienda sino en el continuo aumento de la pobreza y la desocupación. En la actualidad está formada por personas nacidas en el barrio, por gente del interior e inmigrantes de países vecinos, principalmente de Paraguay, Bolivia y Peru.

La dictadura militar aplicó un programa económico liberal que cerró fuentes de trabajo, a la vez que comenzó con la concentración de la riqueza en pocas manos. Para la que este modelo pudiese ser instalado, por un lado, se aniquiló a 30.000 personas y se intentó borrar a los excluidos del sistema económico. Así es como se planificó el plan de erradicación compulsiva de la Villa 31 que fue frenado por un juez en 1979. Pero los intentos de desalojo continuaron mientras el programa económico acrecentaba los niveles de pobreza e indigencia.


La democracia, aún, parece “desconocer” esta realidad.

villa_31.jpgEn 1990, el ex presidente Carlos Menem firmó el Plan Arraigo que permitía a los habitantes ser dueños de sus tierras pero este plan nunca se aplicó. Tanto los ex intendentes Carlos Grosso, en 1994 como Jorge Domínguez en 1996, también, aspiraron a “barrer la Villa y esconderla bajo la alfombra”. Aunque, Domínguez dio un paso más y mandó al barrio varias topadoras que destruyeron las viviendas y pertenencias de los habitantes. Por ello pasó a la historia con el apodo: Jorge “Topadora” Domínguez.

Clara, hace 12 años que vive en la “31bis” recibe la ayuda de un colegio para darle de comer a ciento cinco chicos del barrio, durante los fines de semana y recuerda con angustia el episodio de las máquinas. “Le pasaban por encima a todo, las heladeras, las cosas de la gente, y uno no tiene donde ir y lo que tiene la Villa es que nos ayudamos entre nosotros. A veces vienen los chicos y me piden algo de comer, y siempre algo hay. Hace doce años que estoy ahí y somos muchos, estamos pegados, hay casitas de hasta tres pisos.Hoy, por más que muchos no hayan venido a esta plaza, luchamos para todos y por todos los habitantes de la Villa” agregó.


El megaproyecto “Retiro 2010” o “Retiro de la Villa 31”

vista parcial de la Villa

El proyecto Retiro 2010, un plan para urbanizar una parte de los terrenos de los ferrocarriles (que circunscribe a la Villa 31), incluye la urbanización de 18 hectáreas de terrenos fiscales. Consiste básicamente en electrificar el ferrocarril San Martín y reconvertir una franja de terrenos paralelos a la Avenida Libertador, entre la terminal de trenes y Avenida Pueyrredón en un 65% a espacios públicos (calles y plazas) y el 35 % restante en zona de comercio, oficinas, hoteles y edificios que no superen los 15 pisos. Los fondos se obtendrían cediendo terrenos de Retiro que pertenecen a la Nación.

como_es_el_proyecto.jpg
`
proyecto_retiro_2010000.jpg

El desarrolló del proyecto de esa porción de la zona se le encargó a la Corporación Puerto Madero. Pero ningún funcionario ni nota periodística esboza siquiera qué va a pasar con los vecinos.

La Corporación Antiguo Puerto Madero (CAPM SA) fue creada por Decreto Nº 1279/89, concretándose la transferencia de dominio el 2 de julio de 1990. Esta sociedad constituida por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional en noviembre de 1989 e integrada por siete funcionarios nacionales y de la Ciudad de Buenos Aires, ha sido la fraudulenta destinataria de los terrenos más caros de la ciudad: primero Puerto Madero y ahora Retiro. (2) Tan solo algunos apellidos que pasaron por el directorio revelan la identidad de la Sociedad: Raúl Juan Vicco, Pedro Pou, Jorge Eduardo Corach y Raúl Juan Pedro Moneta

El plan Retiro 2010 se enmarca en un proyecto general, aún es bosquejo, que apunta a transformar las terminales de Retiro a la calle Salguero, y de Libertador al puerto. Para realizar la operación, los estudios Alberto Varas & Asociados y Baudizzone, Lestard y asociados, contratados por la Corporación para hacer el proyecto, también están realizando un boceto preliminar de lo que debiera ser el nuevo centro de trasbordo, ubicado entre la terminal del Belgrano y la terminal de micros.

Al fraude menemista, de transferir vía decreto a la CAPM SA, tierras del dominio público nacional para su venta privada, se agregó el acuerdo firmado entre Eduardo Duhalde y Aníbal Ibarra en 2002, antecedente válido de la actual propuesta sobre Retiro.(2)


Intereses frustrados

villa31_noticias_42.jpgEl propósito de reconversión del área se remonta a 1993, cuando el ex ministro de Economía Domingo Cavallo presentó un proyecto para 93 manzanas. El mismo proponía correr las vías del ferrocarril hacia la terminal de micros y reurbanizar el área. Sin embargo, la idea quedó paralizada cuando la Sociedad Central de Arquitectos junto a otros entes, se opusieron al proyecto y propusieron un llamado a “concurso de ideas”.

 En 1996 la sociedad organizó un concurso internacional y desde entonces es propulsora de la urbanización de Retiro. En ese entonces los ganadores fueron contratados por el Ente Nacional de Bienes Ferroviarios (Enabief) y serían los encargados de llevar adelante un plan de urbanización de 78 hectáreas junto con la creación de la normativa urbanística de la zona. Sin embargo, la legislatura nunca trató su aprobación.

 En 2000, por encargo de la Corporación Puerto Madero, el mismo estudio de arquitectura replanteó su proyecto original, el proyecto se extendió a más de 300 hectáreas. La idea que tenía la Corporación Puerto Madero por ese entonces era construir allí una plataforma logística de infraestructura para la ciudad, que nunca prosperó porque resultó inviable. Hasta que llegó esta nueva propuesta.

 A mediados de 2005, la corporación y los arquitectos retomaron y esbozaron la urbanización sobre la franja de 18 hectáreas sobre Av. del Libertador.

El proyecto actual aún debe ser aprobado, para que luego se ratifique la normativa y la zonificación y el Organismo Nacional de Bienes del Estado (ONABE) pueda vender las tierras.

Desde entonces algo se mantiene bajo secreto de sumario. Nadie habla de lo que pasará con los habitantes de la Villa 31. Solamente se escucha la resistencia de sus pobladores y el silencio de Estado ante una iniciativa que supone borrar del mapa, lo que las políticas de estado se encargaron de crear.


Contactos:

 Jorge Vargas 15-5499-7300 Delegado Villa 31

 Jorge Robledo 15-6042-8723 Delegado Villa 31 Bis


Anexo (1)
Anexo_1.doc

Anexo(2)
Acuerdo de Eduardo Duhalde y Anibal Ibarra 4.11.02
Acuerdo_Eduardo_Duhalde_y_Anibal_Ibarra_4.11.02.doc



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba